El BOE publica los nombres de los 4.427 españoles asesinados en Mauthausen

El BOE publica los nombres de los 4.427 españoles asesinados en Mauthausen
Efe

La iniciativa forma parte de las medidas recogidas en la Ley de la Memoria Histórica como reparación a los más de 10.000 españoles deportados a los campos de concentración nazis

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este viernes el listado más completo de los españoles fallecidos en los campos de concentración de Mauthausen y Gusen, un total de 4.427 víctimas, para que los familiares y los allegados puedan presentar alegaciones y correcciones en el plazo de un mes. Transcurrido este periodo de alegaciones serán inscritos como fallecidos en el propio Registro Civil Central, condición que hasta hoy aún no tienen.

Según informa el Ministerio de Justicia, la información recogida por la Dirección General de los Registros y del Notariado procede de los libros correspondientes que se custodian en la sede del Registro Civil Central sobre los españoles que fallecieron en estos campos de concentración nazis y ha sido cotejada con otras bases de datos para realizar las comprobaciones pertinentes. El edicto contiene dos direcciones webs a través de las cuales los interesados podrán acceder al listado definitivo y presentar las alegaciones que consideren oportunas.

La mayoría de las víctimas eran republicanos que huyeron a Francia en los últimos meses de la Guerra Civil y que se integraron en las tropas francesas que combatían a los nazis. Cuando Hitler invadió el país galo, fueron llevados a los campos de concentración. Barcelona es la provincia de origen con más presos en Mauthausen, 469. La siguen Madrid (242), Córdoba (232), Murcia (214), Huesca (210), Tarragona (209) y Toledo (176).

Gutmaro Gómez Bravo, el profesor de la Universidad Complutense de Madrid que ha dirigido el proyecto, explica el camino recorrido por los libros en los que aparecen los nombres de quienes estuvieron en el campo de concentración de Mauthausen, conocido como el campo de los españoles. «En primer lugar, los libros fueron custodiados por los norteamericanos y después se hicieron cargo de él los franceses, que fueron los que liberaron el campo. En 1952 se lo dieron al Gobierno de Franco, que se encargó de esconderlos porque no tenía ningún interés en que se conocieran», explica.

Pero los historiadores sabían que esos libros existían porque otros países como Polonia los habían recibido tras la caída de los nazis y no los ocultaron. «Llevábamos tiempo detrás de ellos y por fin, el año pasado, el Ministerio de Justicia nos dio acceso», recuerda Gómez. Eran diez libros que estaban en el Registro de Madrid y que tenían información muy detallada. «Los alemanes lo inventariaban todo: nombres, apellidos, lugares de nacimiento y fechas de defunción. Obviamente, había errores de transcripción y por eso se abre ahora un plazo para que las familias lo puedan cotejar», agrega Gómez Bravo.

El historiador asegura que hay constancia de que otros 600 españoles estuvieron en Mauthausen, aunque no aparecen en estos libros. El reto, ahora, es encontrar la información del resto de los campos para completar el registro de los españoles.

Reparación a las víctimas

Esta iniciativa forma parte de las medidas recogidas en la Ley de Memoria Histórica como agradecimiento y reparación a los más de diez mil españoles que fueron deportados a los campos de concentración nazis, desprovistos de su nacionalidad española por decisión del gobierno franquista, declarados apátridas y de los cuales más de cinco mil perdieron allí la vida.

El Consejo de Ministros, en su reunión del pasado 26 de abril de 2019, aprobó la instauración del día 5 de mayo como día del homenaje a los españoles deportados y fallecidos en Mauthausen y en otros campos y a todas las víctimas del nazismo en España.

Más información