El mal tiempo no impidió el encuentro

Encuentro entre Jesús Resucitado y la Virgen de la Encarnación en la plaza de España. / Jaime Insa / AGM
Encuentro entre Jesús Resucitado y la Virgen de la Encarnación en la plaza de España. / Jaime Insa / AGM

El cortejo se suspendió por la amenaza de lluvia, pero El Palero recorrió las calles del casco histórico en su trono en andas. Las imágenes de Jesús Resucitado y la Encarnación procesionaron hasta la plaza de España

INMA RUIZ LORCA

La mañana del Domingo de Resurrección amaneció gris, tanto, que la Archicofradía de Jesús Resucitado decidió suspender la procesión de su titular por las calles del casco histórico. Esta ha sido la única de las procesiones del ciclo procesional lorquino que no se ha podido celebrar esta Semana Santa debido al mal tiempo. Se realizó, sin embargo, el tradicional encuentro entre Jesús Resucitado y la Virgen de la Encarnación en la plaza de España a la hora prevista.

Nuestra Señora de la Encarnación en su trono, llevado por 14 mayordomos, aguardó la llegada del Resucitado en el arco de la calle Cava, mientras la imagen de Roque López, conocida como El Palero, inició su recorrido desde la puerta principal de la colegiata de San Patricio. En su trono en andas adornado con azucenas y rosas rojas, la imagen que Roque López tallara en 1800 apareció luminosa en la plaza de España ante el aplauso y los vítores del público que contemplaba la escena. Los portapasos acercaron los tronos frente a frente en el momento del encuentro y cientos de aleluyas, pequeños papeles de colores con mensajes sobre la resurrección, cayeron desde las salas capitulares de la colegiata de San Patricio en señal de alegría.

Formaron parte de la sencilla comitiva mujeres ataviadas con la clásica mantilla española, en color blanco por la resurrección de Jesús, y un nutrido grupo de niños y niñas vestidos de monaguillo, con túnica roja y encaje superpuesto.

El resto de cofradías no participó en el acto religioso por la mala previsión meteorológica

Delante de los tronos, el grupo de Coros y Danzas de Lorca interpretó la jota lorquina. Los vistosos refajos, bordados con flores de colores dieron un aire festivo y de alegría a la fría mañana de abril. La Archicofradía de Jesús Resucitado estreno las capas de los 15 Misterios del Rosario, realizadas en raso blanco con el anagrama de María bordado en oro. Las llevaron las mujeres cofrades que acompañaron a la imagen de la Encarnación. En esta ocasión, por la inestabilidad meteorológica, no participó ninguna representación del resto de cofradías, como suele ser habitual, ya que la Archicofradía de Jesús Resucitado no decidió hasta el último momento si celebrar o no el acto religioso.

Segundo centenario

La talla de Roque López cumplió su segundo centenario en el año 2000. La escultura representa a Jesús con un pie en el sepulcro y otro en el aire. Viste manto de amplio vuelo y porta en su mano izquierda un estandarte en señal de su victoria frente a la muerte. En 2002, El Palero fue nombrado Alcalde Honorario de la ciudad. Desde entonces, porta el bastón que le corresponde como primera autoridad de Lorca.

La corporación municipal acompañó a la talla de Roque López en su breve salida de la colegiata

La pequeña procesión de Domingo de Resurrección fue acompañada por una representación de la corporación municipal, que encabezó el alcalde, Fulgencio Gil, y que precedió al regreso de las imágenes a la colegiata donde, a mediodía, se ofició una eucaristía con la que se celebró la Pascua. Desde este lunes y hasta el miércoles, el templo de San Patricio acogerá la celebración de un triduo en honor a Jesús Resucitado. Los actos religiosos comenzarán a las 20.30 horas.