Jinetes y aurigas reinaron en la carrera

Los Cuatro jinenes del Apocalipsis que aparecieron perfectamente caracterizados. / p. a. / agm
Los Cuatro jinenes del Apocalipsis que aparecieron perfectamente caracterizados. / p. a. / agm

I. R. / A. S. / P. W. R.Lorca

Jaleados por el público de las tribunas, en las que pareció recuperarse el calor de otras épocas, los jinetes y aurigas reinaron en la carrera en la noche del Viernes Santo. Carros al galope que quedaban a solo unos centímetros del que les predecedía y caballistas que llevaban sus monturas hasta lo más alto del cielo. Los etíopes demostraron que no todo está inventado y se les vió disfrutar mientras paseaban de pie, boca abajo y saltando de uno a otro lado de sus caballos, que no llevaban montura, o llevando a un tercer compañero entre dos asido por los pies. Blancos y azules hicieron todo un alarde en el que era palpable la mano de los actuales presidentes, ambos amantes del mundo del caballo. El dinamismo fue absoluto y los animales de alta escuela y de las mejores cuadras del país pusieron una y otra vez el graderío en pie. Como los caballos de Mahón que se pasearon a dos patas en grupo.

El público tuvo que estar muy despierto para ver el tránsito continuo de carros y caballerías de uno a otro lado. Las mujeres se hacen un hueco no solo como caballistas o aurigas sino también como palafreneras demostrando que esto es territorio de todos. Entre los que desfilaron estuvo el pregonero de la Semana Santa 2018, Pepín Liria, que como hace años otra pregonera, la consejera Adela Martínez-Cachá, disfrutó siendo protagonista.

 

Fotos

Vídeos