Comienzan los actos del Tiempo Jubilar de la Virgen de las Huertas

Acto de apertura del Tiempo Jubilar, ayer. / j. insa /agm
Acto de apertura del Tiempo Jubilar, ayer. / j. insa /agm

La Patrona estrenó un nuevo manto, donado por el Ayuntamiento con motivo del 75 aniversario de su coronación canónica

I. RUIZ LORCA.

Cuenta la leyenda que los soldados lorquinos se encomendaron a la Virgen de las Huertas para vencer la batalla de los Alporchones en 1452. En esta fecha, cargada de simbolismo para la ciudad, comenzaron los actos del Tiempo Jubilar, concedido por la Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede en honor a la Patrona al cumplirse el 75 aniversario de la coronación canónica de la imagen.

El acto se celebró en el santuario patronal y estuvo presidido por el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes.

En el Tiempo Jubilar se podrán obtener indulgencias plenarias en fechas señaladas como todos los domingos del mes de mayo, el 8 de septiembre en la fiesta de la Patrona, el 22 de septiembre en la misa con motivo de la peregrinación de la imagen a la parroquia del Carmen, el 26 de noviembre, fecha del 75 aniversario de la coronación, y el 22 de marzo de 2020 en la celebración de la clausura del Tiempo Jubilar.

Para obtener las indulgencias se deberán cumplir los requisitos acostumbrados de confesión, oración y comunión, además de visitar el santuario patronal. El dinero obtenido por los donativos durante este Jubileo irá destinado al economato Mambré, que gestiona Cáritas en Lorca.

Dentro de las actividades culturales y religiosas del Tiempo Jubilar destaca la celebración de una concentración de Hermandades de Gloria de la Diócesis de Cartagena, que reunirá a decenas de cofradías religiosas murcianas.

Para el alcalde, Fulgencio Gil, el Tiempo Jubilar tiene que ser aprovechado para convertir la ciudad en «un destino clave para el turismo sacro a nivel nacional», siguiendo la estela de otros jubileos como el de Caravaca de la Cruz.

Con motivo del Jubileo, la imagen estrenó un nuevo manto, de color azul, regalo del Ayuntamiento y bordado por alumnas de un taller de empleo municipal. Su diseño está inspirado en los primeros bordados realizados en la ciudad en el siglo XVIII.