La cofradía del Resucitado y el Ayuntamiento de Lorca negocian cómo acabar la sede del paso

Irene Mondejar, presidenta de la Archicofradía de Jesús Resucitado./Paco Alonso / AGM
Irene Mondejar, presidenta de la Archicofradía de Jesús Resucitado. / Paco Alonso / AGM

La construcción del edificio de la calle Zapatería, ejecutado al 80%, lleva dos años paralizada por falta de fondos de la hermandad

INMA RUIZ LORCA.

La Archicofradía de Jesús Resucitado no puede hacer frente a la construcción del edificio que albergará su sede en la calle Zapatería, muy cerca de la colegiata de San Patricio, en pleno corazón del casco histórico. El inmueble comenzó a construirse en 2014 con fondos municipales sobre un solar propiedad de la cofradía, y, aunque las obras están ejecutadas al 80%, la falta de fondos de este paso de Semana Santa hace imposible que puedan culminar. Lo dijo a 'La Verdad' la presidenta de la archicofradía, Irene Mondéjar, que no ocultó su preocupación por la situación del proyecto. «Estamos deseando terminar la obra, que debería haber finalizado hace dos años», reconoció Mondéjar. «Queda muy poco, pero lo que falta es muy costoso», dijo.

Por eso, la archicofradía explora con el Ayuntamiento fórmulas de colaboración que permitan terminar la sede. Las negociaciones comenzaron hace varios meses, según reveló a 'La Verdad' el concejal de Patrimonio, Francisco García. «Estamos tratando de firmar un convenio» con la archicofradía para ayudarles económicamente a terminar el edificio a cambio de «la cesión de uso por un tiempo determinado de parte del bajo del inmueble», expuso el edil. Los servicios jurídicos del Ayuntamiento están estudiando los términos del acuerdo que incluiría el compromiso del Consistorio de aportar los 70.000 euros necesarios para la instalación del ascensor, de la carpintería metálica y del equipamiento del edificio.

El Ayuntamiento espera el pronunciamiento de la cofradía. «El dinero está apartado» afirmó García, que señaló que el escollo de la negociación estriba en la necesaria contraprestación que tiene que obtener la Administración local «a cambio de sufragar una obra privada».

El Consistorio ofrece 70.000 euros a cambio del uso de parte del inmueble

El proyecto está a falta de la instalación del ascensor, la carpintería y el equipamiento

Ahora la pelota está en el tejado de la entidad religiosa, que deberá decidir si acepta el ofrecimiento y las condiciones del Ayuntamiento o si busca otro tipo de financiación externa. La presidenta del Resucitado alberga la esperanza de que el acuerdo salga adelante, porque si dispusieran del dinero las obras podrían estar terminadas en un plazo «de como máximo tres meses», pero, de momento, la hermandad no acepta los términos de cesión que propone el Consistorio, por lo que seguirán negociando.

Un convenio del año 2007

En mayo del año 2007, el entonces alcalde, Leoncio Collado, del PSOE, firmó en las salas capitulares de la colegiata de San Patricio un convenio con Mondéjar, que ya entonces era presidenta de la archicofradía, por el que el Ayuntamiento aportaba la cantidad de 150.000 euros para colaborar en la construcción del edificio.

El inmueble comenzó a levantarse con ese dinero siete años después sobre un solar de 114 metros cuadrados. La planta baja servirá para guardar los tronos de las imágenes titulares de la cofradía; la primera planta albergará un museo, una sala de reuniones y despachos y en la segunda estaba previsto la construcción de grandes armarios para guardar los enseres y vestidos del paso. Si concluyen las obras el edificio, estará abierto durante todo el año.