Canto para glorificar en forma de Salve a la 'Virgen guapa'

Un momento de la Salve a la Amargura, ayer./Jaime Insa / AGM
Un momento de la Salve a la Amargura, ayer. / Jaime Insa / AGM

Los blancos protagonizan el cierre del ciclo pasional con un emotivo acto en la capilla del Rosario

P. W. R. / I. R.LORCA

La capilla del Rosario volvió a abrirse anoche para recibir a los blancos que en forma de Salve entonaron un canto de alabanza a su titular, la Virgen de la Amargura. Este tradicional acto, el último del ciclo pasional lorquino, es una cita ineludible para la cofradía, una cariñosa despedida a la 'Virgen guapa' con la que finaliza la Semana Santa.

Al terminar la misa, los mayordomos que han formado parte de los cortejos se colocaron frente al trono de la talla de Sánchez Lozano con los hachones y crucetas con los que han procesionado. Fue en modo de agradecimiento por la protección recibida durante la Semana Santa.

Las estrofas de la Salve comenzaron a salir de las emocionadas voces de los presentes mientras miles de pétalos de rosas caían desde la cúpula de la iglesia como viene sucediendo cada Domingo de Resurrección desde hace décadas. La bella escena se repite pero siempre conmueve a los blancos que, embelesados, miraban a la Amargura entre una fina cortina de flores deshojadas.

Al finalizar, los piropos a la Virgen salieron espontáneos: «¡Viva la Virgen guapa!», «¡Viva la que mira al cielo!», «¡Viva la reina de los claveles!», mientras los asistentes dedicaban un sonoro aplauso a su titular, la que da sentido al Paso Blanco y por la que merecen la pena todos sus desvelos, sacrificios y cientos de horas de trabajo en la casa del paso.

Después, los mayordomos salieron con su bandera hasta el exterior del templo donde la Agrupación Musical Virgen de la Amargura empezó a tocar los himnos, 'El Tres' y 'Guapa'. Su insignia ondeó al aire al son de cornetas y tambores renovando el entusiasmo de los blancos. Llegó el momento de la despedida, las puertas de la capilla se cerraron, concluyendo así la Semana Santa que tan gratos momentos ha brindado a la cofradía.

Pero el adiós durará poco, ya que tras unos días de descanso comenzarán los preparativos de lo que está por llegar, la Semana Santa del próximo año, la de 2019.

 

Fotos

Vídeos