Los blancos llevaron a la carrera la fuerza del Imperio Romano y el lujo de Egipto

Cuadriga de uno de los emperadores romanos avanzando a gran velocidad por la carrera./ P. Alonso / AGM
Cuadriga de uno de los emperadores romanos avanzando a gran velocidad por la carrera. / P. Alonso / AGM

El Paso Blanco estrenó los mantos del faraón Siamón y de la princesa Naamah que lucieron en carros ligeros durante el cortejo bíblico

INMA RUIZ Lorca

Los carros del faraón Siamón y de la princesa egipcia Naamah se dieron ayer su primer baño de masas en la procesión del Viernes de Dolores. El Paso Blanco cerró su participación en el primer desfile con dos piezas de estreno, estos singulares mantos de estética egipcia que lucieron los personajes en carros de combate inspirados en los del antiguo Egipto.

La presencia de la infantería romana caldeó a la tribuna blanca, que se entregó al poderío de los carros de los emperadores Octavio, Teodosio, Licinio y Constantino, quienes avanzaron a gran velocidad por Juan Carlos I, dejando tras de sí una estela de polvo.

Los blancos se rindieron ante los elegantes movimientos de la caballería de Roma inspirada en los 'Equites singulares augusti' (la caballería personal de los emperadores en campaña). Esta lujosa caballería ha sido completada este año con el estreno del manto de Ascanio, conocido como Julo, hijo de Eneas y de Creusa y miembro de la estirpe real de Troya. Bordado sobre raso de color púrpura, se une a los de Eneas, Dido, Elio y Lavinia, que fueron estrenados la pasada Semana Santa.

Las notas del himno de la cofradía, 'El Tres' interpretadas por la banda de cornetas y tambores, la banda de Mayordomos y la agrupación musical Virgen de la Amargura provocaron el delirio blanco. Mientras, los abanderados hacían ondear al aire el emblema de la cofradía, levantando de sus asientos en las tribunas a cientos de blancos, que esperaban ansiosos la primera procesión del ciclo pasionario lorquino para vitorear y entregarse entusiasmados a su cofradía.

El estandarte y los nazarenos del Rosario completaron el cortejo bíblico del Paso Blanco en la procesión del Viernes de Dolores presidida por la Hermandad de Labradores, Paso Azul.