'Aleluyas' al paso del Resucitado

La Encarnación subida hasta lo más alto por los portapasos./Jaime Insa / AGM
La Encarnación subida hasta lo más alto por los portapasos. / Jaime Insa / AGM

La Archicofradía recorre el casco viejo, con su titular y la Virgen de la Encarnación, en un mañana primaveral, en el cierre de la Semana Santa

I. R. / A. S. / P. W. R. Lorca

Con un pie en el sepulcro y el otro en el aire. Victorioso de su triunfo frente a la muerte. Así procesionó este domingo la imagen de Jesús Resucitado, de la Archicofradía de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, Asunción y Encarnación de Nuestra Señora. Lo hizo a hombros de medio centenar de portapasos. Delante, su Madre, la Santísima Virgen de la Asunción y Encarnación, también llevada a hombros por catorce mayordomos. Ambos recorrieron las calles de la vieja ciudad mientras en el cielo los cohetes anunciaban la buena nueva. Amaneció una mañana fría que se fue convirtiendo en un mediodía de primavera cuando las dos imágenes titulares de la Archicofradía del Resucitado iniciaron su periplo junto al arco de las Casas Consistoriales camino de la calle Álamo.

Poco antes, los estandartes de las cofradías de Semana Santa fueron testigos en la plaza de España del encuentro entre el hijo resucitado y la madre que lo buscaba. Aplausos, vítores y las primeras aleluyas que caían desde las Salas Capitulares de la Colegiata de San Patricio y el balcón principal del Ayuntamiento. Instantes antes, Jesús Resucitado protagonizó su salida procesional desde su sede religiosa, la Colegiata de San Patricio. De nuevo, lo hizo tras cruzar la nave central del templo. Esa que estuvo cerrada a cal y canto durante algunos años mientras se llevaban a cabo las obras de rehabilitación tras los daños que sufrió como consecuencia del terremoto. Desde la Semana Santa del año anterior, Jesús Resucitado vuelve a su capilla que comparte con su Madre y donde todo el año recibe culto bajo los mandamientos de la Archicofradía de Jesús Resucitado.

Durante la noche de este domingo, la Virgen de la Encarnación cumple con la tradición de subir en procesión hasta Santa María. El templo, aún en obras, albergará muy pronto un espacio destinado única y exclusivamente a la vela que le ofrecen los vecinos del barrio a la talla durante la noche anterior al Domingo de Resurrección. Y, quizás, la torre campanario vuelva a sonar anunciando que entre sus muros la Madre espera la marcha de su Hijo del sepulcro esquivando así a la muerte.

Propuesta recogida por el alcalde, Fulgencio Gil Jódar, durante una de las visitas a las obras de rehabilitación del monumento y planteada por algunos fieles. Las obras están afianzando la torre campanario por lo que podrá albergar una campana de mediano tamaño y así anunciar a los cuatro vientos en jornadas como la de este domingo que Jesús resucitó y que ya está en el cielo. El cortejo de Domingo de Resurrección estuvo integrado por una representación de todas las cofradías de Semana Santa.

Mujeres de mantilla

Junto a los principales estandartes también acudieron sus representantes, así como los de asociaciones y organizaciones de la ciudad. Abriendo el desfile, un nutrido grupo de niños vestidos de monaguillos que hacían sonar sus campanillas para anunciar la resurrección de Jesús. Acompañando a la Virgen de la Asunción y Encarnación mujeres ataviadas con la clásica mantilla española que este domingo era de color blanco roto en señal de alegría.

La vuelta de Madre e Hijo por la calle Álamo resultó impresionante con la Colegiata al fondo donde se recogieron ambos tronos entre aplausos y gritos de vivas y una lluvia incesante de 'aleluyas'. La imagen de Jesús Resucitado fue entregada a la archicofradía en marzo de 1801 y salió en procesión por primera vez ese mismo año. Su coste fue financiado por el importe de las limosnas, censos de aguas y rifas, entre otras actividades. Por la rifa de dos relojes se sacaron 375 reales y por la cerda 1.300 reales.

En el año 2000 se conmemoró el segundo centenario de la imagen del Resucitado. La Archicofradía llevó a cabo una rifa idéntica a la verificada en 1800. En marzo de 2002, la talla fue nombrada 'Alcalde Honorario'. Desde entonces, la imagen porta el bastón que, como 'primera autoridad', le corresponde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos