Los tronos a hombros se exhiben durante cuatro horas en la apertura california

Trono de la Despedida, con los andamios de Santa María de fondo. /ANTONIO GIL / AGM
Trono de la Despedida, con los andamios de Santa María de fondo. / ANTONIO GIL / AGM

Los andamios y la malla protectora en la fachada de Santa María de Gracia generan los comentarios del numeroso público presente en la salida

C. R. CARTAGENA

La Cofradía California se recreó anoche en su primera representación por las calles de Cartagena, animada por la presencia masiva de público y una buena temperatura que invitaba a no anticipar el final de la jornada que más intensamente viven los procesionistas y los amantes de las tradiciones de la ciudad. Aun así no hubo retrasos y la procesión del Cristo de la Misericordia y María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos estuvo en la calle el tiempo previsto: algo más de cuatro horas.

A las nueve de la noche abrieron las puertas de Santa María de Gracia para iniciar con puntualidad el desfile penitencial. Los comentarios de los espectadores en la calle del Aire iban dirigidos al aspecto que ofrece el templo parroquial, con su fachada cubierta de andamios y una malla protectora de color amarillo. Es la novedad este año. Pero fue ponerse en marcha el cortejo y la gente se entretuvo en los detalles de la procesión: en el bello bordado del estandarte de la cofradía, en la simpática marcialidad de los pequeños granaderos, en la frescura de los nazarenos más jóvenes a la hora de repartir estampas y caramelos y, cómo no, en el desfile de los tercios, casi todos femeninos, y en el paso de los tronos a hombros.

La procesión iba encabezada por la representación del tercio de mujeres del Prendimiento, con el estandarte de la hermandad y el carro bocina. Por detrás desfilaron marciales los granaderos infantiles, precediendo a las penitentes del tercio histórico de la Oración en el Huerto, dejando a su paso un reguero de cera quemada, de los cirios que portaban al cuadril. A los espectadores les sigue llamando la atención su estética dieciochesca. No ocurre lo mismo con su trono alegoría de los Dolores de la Virgen, que casi siempre pasa inadvertido.

Las penitentes de la Virgen california, con el grupo escultórico de Jesús y María en casa de Lázaro, padecieron la brisa que se levantó cuando desfilaban por la calle del Cañón para doblar a Mayor.

El tercio femenino del Ósculo acompañó al trono de la Despedida de Jesús, seriamente portado por sus damas portapasos. El procesionista del año 2019, Rafael Ruiz Manteca, ejerció por primera vez en procesión como nuevo presidente de esta histórica agrupación.

Con las marchas 'Virgen del Tura' y 'Misericordia Señor', la agrupación musical de Molinos Marfagones guió el desfile del tercio de penitentes y el trono con la imagen del Santísimo y Real Cristo de la Misericordia. La talla de Hernández Navarro fue acompañada por un grupo de promesas. Cerró el desfile el único palio de la Cofradía California, el de la Virgen del Rosario, llevado con mucho rigor por su grupo de caballeros portapasos. Cerró el desfile a modo de piquete militar la sección de honores de la Agrupación de Granaderos.