Salve Grande de esperanza

Los hermanos mayores y autoridades abren paso al clero, dentro de Santa María./Antonio Gil / AGM
Los hermanos mayores y autoridades abren paso al clero, dentro de Santa María. / Antonio Gil / AGM

El capellán californio envía un mensaje de alegría y certidumbre en el homenaje de los procesionistas a la Virgen del Primer Dolor

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOLCartagena

En una noche de fútbol europeo, que siempre suele restar afluencia a cualquier convocatoria, los procesionistas llenaron Santa María de Gracia para dar testimonio de devoción mariana en el principal acto litúrgico que organiza la Cofradía California en Cuaresma. La Salve Grande a la Virgen del Primer Dolor dejó pequeña la iglesia de la calle del Aire en otra de las celebraciones destacadas de este tiempo preparatorio para los hermanos de las cuatro hermandades penitenciales de la ciudad. La cuenta atrás para el Viernes de Dolores, primer día de procesiones, ya ha comenzado.

La ceremonia arrancó con la procesión claustral encabezada por el estandarte californio, precediendo a las filas de alumbrantes y al clero, desde la capilla del Prendimiento hasta el altar mayor de Santa María. La Agrupación Musical Sauces, dirigida por Andrés Pérez Bernabé, interpretó 'In Memoriam' para llevar a los procesionistas hasta los pies de la Virgen. En el lugar más destacado del templo lució María del Primer Dolor, con sus mejores galas, en un escenario dominado por penachos de luz y de flor. Estaba escoltada por siete granaderos.

La alcaldesa, Ana Belén Castejón, la presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver, y la consejera de Transparencia, Noelia Arroyo, encabezaron una larga lista de invitados que, sentados en las primeras filas del templo, escucharon predicar al capellán californio, Francisco de Asís Pagán, sobre los dolores y las lágrimas bienaventuradas de la Virgen. De María dijo que, a pesar de su sufrimiento, es «fuente de alegría y de esperanza para todos».

La Coral Polifónica Carthagonova, dirigida por Pedro Andrés García, fue la encargada de entonar la Salve Grande compuesta por el sacerdote Manuel Hernández Espada. Lo hizo acompañada al órgano por Ibán Huertas San Millán. Aunque tan imponente o más sonó la salve popular con la que concluyó el acto, con los fieles convertidos en una sola voz y, por primera vez en toda la noche, sin murmullo ni sonidos de teléfonos móviles rompiendo la solemnidad del momento.

Como es tradición, el capellán bendijo los próximos estrenos en procesión: los nuevos banderines para el tercio infantil de la Coronación de Espinas y unas sayas para el Señor de la Sentencia.

Una empresa de Murcia llevará la gestión de las sillas

La Mesa de Contratación del Ayuntamiento de Cartagena propuso ayer la adjudicación del servicio de alquiler de sillas de las procesiones a la única empresa que ofertó en el concurso público convocado para ello, tras comprobar su solvencia técnica y conocer su oferta económica, que mejora en cinco mil euros el canon inicial de 70.000. La adjudicación por dos años a Multiservicios Festeros SLU, con sede en Murcia, tendrá lugar en una Junta de Gobierno Local que se convocará en breve para que pueda comenzar a trabajar antes del Viernes de Dolores, día de comienzo de los desfiles.