Museos, pero también tronos

Un grupo de turistas y visitantes fotografía el trono de la Santísima Virgen de la Piedad, en la iglesia Santa María de Gracia. / antonio gil / agm
Un grupo de turistas y visitantes fotografía el trono de la Santísima Virgen de la Piedad, en la iglesia Santa María de Gracia. / antonio gil / agm

Británicos y americanos incluyen en sus rutas por la ciudad visitas a Santa María de Gracia, para ver preparativos y conocer la historia local

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

A Mary Archer le llamó la atención el interior de la Iglesia de Santa María de Gracia, cuando, a mediodía, acompañada de su marido y unos amigos, pasó por la calle del Aire de camino al Teatro Romano. Su curiosidad le hizo entrar, como a muchos otros turistas que ayer, además de ver los museos de Puerto de Culturas se acercaron al epicentro de la Semana Santa de Cartagena, a ver los tronos y, de paso, a conocer algo más de la cultura de España.

«Es bonito» se atrevió a decir en un español enmarañado. Con su cámara no paró de hacer fotos a la Piedad y de inmortalizar un momento especial en su parada en Cartagena. Archer es británica, como la mayoría de los turistas que viajaban en el crucero 'Azura', que trajo a la ciudad a 3.700 personas.

EL DATO

5.565
son los turistas que llegaron ayer a Cartagena a bordo de los cruceros 'Azura', de la compañía P&O Cruises, y 'Horizón', de Pullmantur Cruises. En el primero de ellos iban 3.737 pasajeros, la mayoría británicos, y en el segundo, 1.828, la mayoría españoles.

Los turistas de esa nacionalidad y los estadounidenses «son los que más se interesan por las procesiones de Cartagena. Tanto es así que la mayoría de las veces, en las excursiones que realizamos tenemos que parar en la iglesia para que vean los tronos», contó a este diario la secretaria de la Asociación de Guías de Turismo de la Región de Murcia, María José Pérez.

Significado de los desfiles

Esta profesional, como los muchos que trabajaron ayer, sabe que estos días, además de incluir en sus excursiones el Museo del Teatro Romano, el ascensor panorámico y el Barrio del Foro Romano, entre otros, tendrá que satisfacer la curiosidad de sus clientes con una visita a Santa María de Gracia, para explicarles en qué consisten los desfiles pasionales. También piden conocer un poco de «historia» y el «significado» de las procesiones.

A su llegada se dan cuenta del ambiente que se vive en la calle, por eso, preguntan en los puntos de información, en los museos y a los guías turísticos. «Los que pueden quedarse por la tarde, suelen esperarse a ver alguna procesión. Les llama poderosamente la atención el ritual y enseguida entienden el sentido religioso», añadió María José Pérez.

Idéntica situación se encuentra durante estas fechas la empresa organizadora de excursiones The Best Day. Una de sus gerentes, Isa Alcaraz, sabe muy bien que una visita obligada en Cartagena ahora es la del templo de la calle del Aire. «Nosotros tenemos organizadas las actividades desde hace mucho tiempo. Y aunque vamos muy justos, ahora los turistas nos piden parar. Sobre todo, los que más interés muestran son los británicos».

A bordo del 'Horizon', de la compañía Pullmantur Cruises, llegaron otros 1.800 turistas procedentes de Málaga, cuyas procesiones son también muy conocidas. Por su cuenta entró a ver los tronos del Lunes Santo, Patricia Soler. «No estaba organizado, pero al pasar frente a la iglesia, hemos visto que había mucha gente. Al entrar nos ha sorprendido. Los tronos son muy bonitos», contó.

Como ella, hoy casi mil turistas de dos cruceros tendrán la oportunidad de conocer el ambiente del Martes Santo. Ochocientos arribarán en el 'Prinsendam' y otros doscientos, en el 'Le Bougainville'. Por los desfiles también se interesan bastante los visitantes nacionales, que optan por Cartagena para pasar unos días de descanso, tanto los que se alojan en los hoteles urbanos como en los de La Manga.

Más