El Ayuntamiento negocia con dos empresas la gestión de las sillas de Semana Santa

Operarios de Sillas Gil descargan asientos, en una foto de archivo. / A. GIL
Operarios de Sillas Gil descargan asientos, en una foto de archivo. / A. GIL

El concejal Manuel Mora da por hecho que habrá que rebajar el canon de licitación para garantizar la prestación del servicio, como el año pasado

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Una vez que quedó desierto el concurso público para la gestión de las sillas y tribunas de Semana Santa, cuyo plazo de presentación de propuestas acabó el pasado jueves, el Ayuntamiento ha acelerado la maquinaria para buscar una empresa interesada en prestar el servicio. De momento, según fuentes municipales, negocia con dos firmas. Previsiblemente, según indicó ayer el concejal de Hacienda, Manuel Mora, esto implicará «una reducción del canon, como ocurrió en 2018». Esa cantidad es desde hace varios años de 70.000 euros, una cuantía que va íntegramente a las cofradías.

La opción de sacar de nuevo el concurso público, como barajó el Gobierno local al conocer el resultado de la convocatoria, fue descartada ante la cercanía del comienzo de las procesiones y la premura de cerrar cuanto antes la prestación de ese servicio. Porque «lo primero para nosotros es garantizar que cuando empiecen los desfiles de Semana Santa las sillas estén instaladas como todos los años», añadió Mora, tras la reunión de la Junta Local de Seguridad celebrada en el Palacio Consistorial.

Sin garantías

Los hosteleros critican a Castejón porque «nosotros podríamos haber dado el servicio»

El pasado año, el Consistorio convocó el concurso tres semanas antes de los desfiles y la empresa que lo ganó renunció a pocos días del montaje. Eso obligó al Ayuntamiento a buscar otra. A través de la modalidad de negociación, como hace ahora, llegó a un acuerdo con Sillas Gil. Pero ésta puso como condición para trabajar una rebaja en el precio de la concesión de 30.000 euros.

«Tenemos que negociar, porque no nos vamos a meter ahora en otro procedimiento de licitación, porque tampoco tenemos garantías de que se resolverá de manera satisfactoria», señaló el edil.

Por su parte, el presidente de la Junta de Cofradías de la Semana Santa, Francisco Pagán, confesó que no está preocupado ante esta situación, «porque sabemos que el Ayuntamiento le dará una solución». «La adjudicación no ha sido posible vía concurso, pero sí que cabe la adjudicación directa, como ya ocurrió el pasado año», señaló. Confía en que una de las dos empresas con las que el Consistorio negocia ahora se quede finalmente con el servicio.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería (Hostecar), Juan José López Escolar, volvió a arremeter contra el Gobierno de Ana Belén Castejón, por su gestión «nefasta» de este asunto. «Nosotros podríamos haber dado el servicio», dijo. López recordó que Hostecar estaba dispuesto a prestar ese servicio en condiciones más favorables para el Ayuntamiento y las cofradías.

Con antelación y sin esperas

También dijo que la empresa malagueña que les ayudó a hacer el proyecto para instalar sillas en el recorrido de las procesiones les propuso hace unos días «la cesión de 8.000 asientos e incluso la aplicación para móvil y tableta para que los ciudadanos pudieran alquilar las sillas con antelación y sin esperas». Y añadió: «Lo teníamos todo listo para ofrecer el servicio y de paso quitar al Ayuntamiento un problema, pero aun así no nos hicieron ni caso. Es incomprensible que ahora estemos así».