El agua se queda con el Resucitado

El Piquete de Artillería pasa desfilando frente a la iglesia de Santa María de Gracia, desde donde sale la Virgen del Amor Hermoso. /J. M. Rodríguez / AGM
El Piquete de Artillería pasa desfilando frente a la iglesia de Santa María de Gracia, desde donde sale la Virgen del Amor Hermoso. / J. M. Rodríguez / AGM

La Cofradía blanca suspende la procesión, la tercera que es cancelada esta Semana Santa. La lluvia previa y las malas previsiones impiden que el desfile del Domingo de Pascua salga a la calle, salvo el Encuentro y la Salve

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

Pese a la pena, la desolación y el desconsuelo, este domingo los Resucitados tenían una buena noticia que celebrar, que Jesús había vuelto a la vida. Y como no lo pudieron hacer como de costumbre, en la calle y con una procesión alegre en la que el color blanco inunda, durante cinco horas, el casco antiguo de la ciudad, lo hicieron en la iglesia de Santa María de Gracia. Rodeados de cientos de procesionistas, vecinos y turistas festejaron el triunfo de la vida sobre la muerta, con un Encuentro entre María y su hijo envuelto en una emoción «amarga», como dijo el hermano mayor, Ramón Pérez Saura, en el interior del templo, tras los actos celebrados en un Domingo de Pascua «triste».

«El año que viene saldremos con más alegría, si cabe, que este año, pero no podíamos poner en riesgo el patrimonio conseguido durante más de 75 años por un día. Hoy, nuestra alegría debe ser que Cristo ha resucitado y tenemos que celebrarlo», añadió Pérez Saura.

Ramón Saura: «El año que viene saldremos. No podíamos poner en riesgo el patrimonio logrado en 75 años» Cientos de vecinos y procesionistas se acercaron a Santa María a ver los tronos

La lluvia de esta semana se quedó con el Resucitado. El mal tiempo aguó la fiesta y el júbilo de un día, que recuerda a aquel de 2011, cuando también tuvieron que suspender el desfile. Fue la tercera procesión de esta Semana Santa cancelada por las inclemencias meteorológicas. Las otras dos fueron el Santo Entierro y la Vera Cruz, ambas de la Cofradía Marraja.

Gabinete de emergencia

La víspera, los hermanos se citaron para tomar la decisión a primera hora de la mañana. El parte del tiempo no auguraba nada bueno y «debido a la previsión de lluvia durante todo el día», el gabinete de emergencia, compuesto por el hermano mayor y la Junta de Mesa, decidió cancelar el cortejo pasional.

La noticia corrió por las redes sociales y los teléfonos móviles como la pólvora. Pronto, desde las diez de la mañana, Santa María comenzó a llenarse de cofrades. Las lágrimas y el desconsuelo se apoderaron de muchos de los que allí estaban, como una de las penitentes de la Virgen del Amor Hermoso María Velasco. «Somos la última procesión de la Semana Santa de Cartagena y el último trono en recogernos. Estamos muy tristes, pero bueno, es algo que no podemos evitar. El año que viene seguro que saldremos», dijo.

Afectada también se vio a la presidenta de la Agrupación de Nuestro Padre Jesús Resucitado, Marién García. «Hoy hay muchos sentimientos encontrados, porque tenemos la tristeza de que no hemos podido procesionar, pero también tenemos la alegría de haber compartido con el pueblo de Cartagena nuestro mensaje», dijo.

Los Resucitados se quedaron sin procesión, pero no sin el Encuentro entre Jesús y la Virgen. Antes se ofició una breve liturgia, que estuvo presidida por el capellán de la Cofradía, Miguel Solana. Él fue el encargado de recitar la oración 'Regina Coeli', el ángelus que se reza en Semana Santa. Tras ello, se celebró un 'Vía Lucis', una oración que ayuda a reflexionar y meditar sobre la resurrección de Jesucristo y las apariciones de este. Fue un breve resumen de lo que esta Cofradía pone en la calle cada Domingo de Pascua.

Media hora muy sentida

En una corta homilía, Solana animó a los suyos por no haber podido sacar la procesión y les alentó a «ganar» a la desesperanza, para trabajar «desde hoy», para que el año próximo «podamos disfrutar de los desfiles». «Ojalá - añadió- que Jesús nos conceda el sol luminoso, para disfrutar de un día glorioso», concluyó. También tuvo un momento de recuerdo por los más de doscientos fallecidos en Sry Lanka (Asia) en varios atentados en hoteles e iglesias, donde numerosos cristianos celebraban el Domingo de Resurrección.

El mal tiempo provoca pérdidas «importantes» en bares y restaurantes

Bares y restaurantes del centro, los más beneficiados siempre por las procesiones de Semana Santa, comienzan a hacer balance de los desfiles de este año y a falta de los últimos datos, ya contabilizan pérdidas «importantes», en algunos casos. El presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Cartagena (Hostecar), Juan José López, cree que puede ser uno de los peores años desde hace más de una década. «No recuerdo que nos lloviera los tres últimos días de las procesiones. Muchos habían comprado género para esos días y contratado a extras. Todo ello suponen pérdidas», dijo a 'La Verdad'.

Un ejemplo de ello se vivió ayer. Los negocios de hostelería tuvieron casi todo el día sus terrazas vacías y sus locales, a medio gas. Tan mal les fue el día, que la mayoría de ellos cerraron después de la hora de la comida. Algo similar ocurrió el sábado y el viernes por la tarde noche, cuando fueron suspendidas las procesiones del Santo Entierro y la Vera Cruz. Entonces, los hosteleros también recogieron sus veladores antes de lo previsto y el interior de sus establecimientos apenas registraron unas cuantas mesas ocupadas.