Cómo tratar las úlceras bucales

Las aftas de origen traumático pueden estar causadas por una herida con el cepillo de dientes, por ejemplo. /
Las aftas de origen traumático pueden estar causadas por una herida con el cepillo de dientes, por ejemplo.

Aunque se desconoce su origen, se cree que estas ‘heridas’ tan molestas están relacionadas con el estrés, la falta de vitaminas y reacciones inmunológicas, entre otros

REDACCIÓNnavarra

Se las conoce como aftas o úlceras bucales y se trata de una serie de lesiones que aparecen en la mucosa oral de la boca, como su propio nombre indica. Suelen ser redondeadas, con un centro amarillento rodeado de una especie de halo rojizo y un tamaño de entre 3 y 8 mm.

Los primeros síntomas son ardor o picor intenso, lo que sucede entre 1 y 3 días antes de que podamos ver la lesión. Y suelen ser muy dolorosas. Lo interesante es que se curan espontáneamente en unas dos semanas. De hecho si esto no sucede así o se repiten con demasiada frecuencia se debe acudir al médico para descartar que haya una enfermedad subyacente.

Origen

De causa desconocida, los expertos de la Clínica Universidad de Navarra afirman que «se cree que están relacionadas con una reacción inmunológica frente a las bacterias comunes de la flora bucal, falta de vitaminas, estrés, cambios hormonales y alergias alimentarias, aunque también existe cierta predisposición genética».

En el caso de las aftas de origen traumático, estas suelen derivarse de una herida causada por el cepillo de dientes, una prótesis, una mordedura, beber o tomar alimentos muy calientes

Tratamiento

Habitualmente no requieren de tratamiento, aunque se agradece aliviar el dolor y reducir la inflamación.

Para ello, y según la Clínica Universidad de Navarra, es recomendable evitar las comidas muy condimentadas y los alimentos de fuerte sabor ácido, como los cítricos, hasta que se curen.

También existen anestésicos locales que reducen la sensibilidad al dolor como la lidocaína al 2% en ejuagues orales cada 3 horas o antes de las comidas.

Para reducir la inflamación se pueden usar antiinflamatorios tópicos.

Para acabar, se pueden emplear corticosteroides en forma de tabletas, geles, enjuagues siempre que se haya consulatdo a un experto. Estos sulene contener agentes antiifecciosos y antisépticos que actúan contra las bacterias de la boca previniendo las sobreinfecciones.

 

Fotos

Vídeos