Los expertos coinciden en que estar al día con la vacunación de los niños es fundamental

Una visita al pediatra antes del comienzo del curso puede prevenir una reducción del rendimiento escolar

LA VERDADCOMUNIDAD VALENCIANA Y MURCIA

Más vale prevenir que curar. El popular dicho se vuelve especialmente importante en lo que concierne a nuestros hijos, uno de los grupos poblacionales que más hay que vigilar ante el riesgo de contraer algunas enfermedades muy evitables, por otro lado, si los padres se preocupan por mantener el calendario de vacunación de los niños al día.

Todos los expertos coinciden en la importancia de comprobar este hecho antes de comenzar el curso escolar. De lo contrario, corremos el riesgo de 'resucitar' enfermedades que ya se creían erradicadas del primer mundo, como puede ser el caso, recuerda la doctora María Mínguez, jefa del Servicio de Pediatría de Quirónsalud Torrevieja, del brote de sarampión que ha recorrido Europa recientemente. La vacunación adquiere una importancia capital si pensamos en la protección que ofrece no sólo al vacunado, si no, como hace notar la doctora, «también y de forma indirecta a personas vulnerables que por edad (bebés), embarazo, o por padecer enfermedades que contraindican la vacunación, están expuestos a enfermedades contagiosas prevenibles».

Los especialistas coinciden en el avance que han supuesto las vacunas para la esperanza y la calidad de vida de las personas, especialmente en la etapa infantil. Al administrar una vacuna, enseñamos a nuestro cuerpo a defenderse de las futuras amenazas. La doctora Carmen Otero, responsable de la sección de enfermedades infecciosas de la Unidad de Pediatría Integral del Hospital Quironsalud Valencia, explica que «las vacunas son productos biológicos que contienen uno o varios antígenos que se administran con el objetivo de producir un estímulo inmunitario específico frente a gérmenes causantes de enfermedades infecciosas y prevenir así, secuelas y mortalidad. »Este estímulo,« continúa, »lo que pretende es simular la infección natural y así generar una respuesta inmunitaria específica en el niño vacunado. De esta manera cuando el niño se vuelva a enfrentar a una nueva exposición a ese microorganismo, el riesgo de enfermar será el mínimo posible».

Además, un porcentaje alto de vacunación entre la población provoca una protección extra incluso a aquellos que no se han vacunado, siempre que éste alcance al menos el 95%. De este modo, se crea así el efecto conocido como «inmunidad de rebaño» que hace referencia a esa eficiencia de las vacunas sobre el colectivo, ya que muchos miembros debidamente vacunados impiden la transmisión de la enfermedad entre unos sujetos y otros. En este sentido, la doctora Otero aconseja no bajar la guardia, ya que «médicos y expertos coinciden: se ha bajado la guardia y la tasa de vacunación en muchos países europeos está por debajo del 95%, el porcentaje recomendado».

Del mismo modo, no solo es importante cumplir con el calendario de vacunación estipulado, es muy recomendable contemplar vacunas opcionales como puede ser el caso de la vacuna antimeningocócica B, como recuerda la doctora Marta Granados, pediatra del hospital Quirónsalud Murcia: «Aunque afortunadamente la incidencia de enfermedad meningocócica es nuestro país es baja, se trata de una enfermedad muy grave, por lo que la Asociación Española de Pediatría recomienda vacunar a todos los niños a partir de los 2 meses de vida».

Como complemento a la vacunación, es altamente aconsejable llevar a los niños al pediatra antes de que comiencen las clases. Esta visita permitirá actualizar la cartilla de salud y puede ayudar mucho a corregir algunos malos hábitos que se adquieren en la infancia en lo que respecta a la alimentación o el sueño, además de permitirla detección de posibles problemas de salud antes de que vayan a más o detectar posibles problemas de visión que pudiesen afectar al rendimiento escolar del niño. En este sentido, la doctora Granados cree que es mejor no demorar esta visita para poder así permitir a los chicos comenzar cuanto antes con su rutina diaria para no alterar después los horarios ni afectar a su rendimiento académico.

El grupo Quirónsalud

El grupo hospitalario Quirónsalud es hoy referencia en gran cantidad de especialidades. La oncología, la cardiología, la endocrinología, la ginecología y la neurología son algunas de ellas, en cuyo conocimiento los profesionales de Quirónsalud siguen avanzando día a día gracias a los más de 1.600 proyectos de investigación que se mantienen en marcha por todo el territorio nacional. Se podría destacar la labor del Instituto de Investigación Sanitaria de la FJD, que tiene el honor de ser el único centro investigador privado acreditado por la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación. Además, Quirónsalud está comprometido con la docencia, y ocho de sus hospitales son universitarios.

En total, el grupo cuenta con más de 35.000 trabajadores distribuidos en 120 centros sanitarios, 45 de ellos hospitales, muchos de ellos de gran prestigio, como el Centro Médico Teknon, Ruber Internacional, Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, Fundación Jiménez Díaz, Hospital Quirónsalud Barcelona, Hospital Universitario Dexeus, Policlínica de Gipuzkoa, etc. Todos estos centros están profundamente interconectados, de modo que el trabajo conjunto permite un avance más firme y rápido en la adquisición de conocimientos y experiencias que hacen a este grupo cada día más capaz de afrontar los retos que se le plantean. Con una capacidad de albergar a 6.800 pacientes, lidera el ranking de los grupos hospitalarios en España y se sitúa en el podio europeo, en el que ocupa el tercer lugar.

Más información en: www.quironsalud.es

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos