Especial Cultivos

Murcia dispone de 1,72 hectáreas destinadas al cultivo del cannabis

Según la Aemps está destinado para fines medicinales y su exportación. En total, España cuenta con 4,03 hectáreas repartidas entre Andalucía, Cataluña, Valencia y la Región de Murcia
ERIK COLLADO

La Región de Murcia dispone de 1,72 hectáreas de cultivo destinadas para al cannabis medicinal y su exportación al extranjero, según la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS). A esto, se suman 2,31 hectáreas de parcelas destinadas en Andalucía, Cataluña y Valencia para el mismo fin. «En total, según una respuesta parlamentaria del Gobierno, España tiene más de 4 hectáreas (40.326 m2) destinadas al cultivo del cannabis legal», subraya Erik Collado, CEO de Growbarato.net, uno de los growshop online con mayor tráfico de España y Latinoamérica.

Un tipo de plantaciones que, según recuerda E. Collado, «en España está prohibido el cultivo de cannabis medicinal a no ser que la AEMPS te otorgue una autorización». Asimismo, añade que el «cultivo terapéutico nunca ha estado cien por cien prohibido». El proceso de autorización se rige mediante la Ley 17/1967 sobre Estupefacientes y la orden de 1963 donde se marcaba las normas para el cultivo de plantas estupefacientes. Un tipo de normativas demasiado anticuadas y, por ello, «es necesario estructurar una legislación actualizada para los cultivo de cannabis medicinal, una realidad que nuestros políticos no pueden ignorar», exige el CEO de Growbarato.net.

El cultivo medicinal del cannabis en España «ha formado parte de nuestra historia hasta su prohibición y satanización en el siglo XX, y ahora vuelve a estar en boga gracias al revuelo levantado desde la legalización del cannabis medicinal en Uruguay, Canadá, EE.UU. y entre otros países».

«Estamos, ahora mismo, en periodo de precampaña electoral y PSOE, Podemos y Ciudadanos tienen la oportunidad de incorporar en su programa electoral una regulación del uso terapéutico del cannabis», remarca E. Collado. Un primer paso para su legalización total y «un modo de conseguir votos de este sector poblacional y, además ayudará a romper con este tabú que ha durado demasiado tiempo», añade Collado.

En esta línea, completa Collado, todavía estamos lejos de llegar a la situación de Alemania, que legalizó el uso medicinal de la marihuana en 2017 y, recientemente, aprobaron la creación de plantaciones locales para asegurar el suministro local y así reducir la dependencia de las importaciones. «Un tipo de negocio del que España todavía está lejos pero que podría beneficiar gracias a su clima», señalo E. Collado. Un negocio que, según la consultora Cowen&Co se estima una valoración de 45.000 millones de dólares para el 2026 y de 75.000 millones de dólares en 2030 en EE.UU.

DRONABINOL Y NABILONE

Según el informe del Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías, España dispone de medicamentos compuestos por cannabinoides: el dronabinol y el nabilone. Ambos destinados para tratar pacientes con vómitos y nauseas producidas por la quimioterapia y el VIH/SIDA.

Asimismo, y desde 2010, España dispone del Sativex, un medicamento «destinado al tratamientos de pacientes con esclerosis múltiple y para mejorar los síntomas relacionados con la rigidez muscular», explica el CEO de Growbarato.net. El principio activo del Sativex es una combinación de dos extractos de Cannabis sativa L, (delta-9-tetrahidrocannabinol y cannabidiol) en una solución para administración como spray oral y que «se utiliza cuando otros medicamentos no han ayudado al paciente a mejorar la rigidez muscular».

Actualmente España dispone de cinco plantaciones con objetivos didácticos y medicinales autorizadas por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios. Cuatro para cultivos de cannabis sativa con fines de investigación (una de ellas con un contenido inferior al 0,2% de THC), una autorización para la producción y fabricación de cannabis sativa y sus productos. Además, la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios estudia ocho nuevas solicitudes de cultivo de cannabis para uso medicinal y la investigación.

Los cultivadores con licencia de la AEMPS tienen que presentar toda la documentación sobre su cultivo. Desde el origen de las semillas, el contenido de THC y CBD de las plantas y la finalidad del cultivo. Además, de señalar las parcelas e instalaciones que se utilizarán y las medidas de seguridad a adoptar para el cultivo.

Estas plantaciones deben de destinarse solo para fines médicos y científicos o de investigación y, «es imprescindible incorporar en la solicitud de AEMPS la información del fabricante autorizado que recibirá la cosecha», completa E. Collado.

Concretamente, las entidades autorizadas por la AEMPS con fines de investigación son: Cáñamo y Fibras Naturales, S.L; CIJA Preservation, S.L; DJT PLANTS; Phytoplant Research, S.L y la Universidad Politécnica de Valencia. Por último, la producción y fabricación de Cannabis y sus productos, la entidad autorizada es Alcaliber, S.A.

Más información en:

Growbarato.net