Proteínas contra el hígado graso

Grupo de investigadores del Ciberobn./
Grupo de investigadores del Ciberobn.

Dos supresoras tumorales, investigadas en oncología, regulan también la cantidad de grasa que almacena el hígado, según un estudio español

L. ONTIVEROSmadrid

Dos proteínas, que actúan como supresoras tumorales en estudios oncológicos, son reguladoras de la cantidad de grasa que almacena el hígado, lo que podría revertir la esteatosis, una enfermedad que podría derivar en cirrosis y cáncer. Según un estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (Ciberobn), se ha comprobado la labor de las proteínas p53 y p63 en el metabolismo, lo que hasta ahora era prácticamente desconocido.

«El estudio muestra por vez primera que la activación de p53 y la inhibición de p63, y más concretamente una isoforma específica llamada TAp63, reducen la acumulación de grasa en el hígado de modelos animales con esteatosis, dado que disminuye la síntesis de los lípidos», afirma el investigador Rubén Nogueiras, adscrito al Departamento de Fisiología e integrante del grupo de Metabolismo Molecular de la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

Por su papel como supresoras tumorales, se había documentado la capacidad de p53 y p63 como factores de transcripción, regulando el ciclo de desarrollo celular, la capacidad de proliferación o como inductores de la muerte celular programada (apoptosis). Sin embargo, este trabajo, publicado en la revista Nature Comunications, abre la posibilidad de revertir la esteatosis, una enfermedad progresiva asociada a enfermedades como la obesidad y la diabetes tipo II.

Además, la investigación firmada también por Begoña Porteiro, corrobora que pacientes con esteatosis presentan niveles elevados de p63, «por lo que los resultados pueden ser clínicamente relevantes», afirma Nogueiras, cuyo equipo ha contado con la colaboración del Center for Cooperative Research in Biosciences del País Vasco (CIC Biogune), el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBERehd), el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), del Hospital Universitario de Salamanca y de la Universidad de Córdoba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos