Investigan si un cigarrillo electrónico provocó quemaduras graves a una paciente

Un cigarrillo electrónico./
Un cigarrillo electrónico.

La víctima, que está en estado muy grave, vio cómo se le incendiaban los tubos de oxígeno a los que estaba conectada

COLPISAMadrid

Gran Jean Booth, de 65 años, está luchando por la vida después de que se viera envuelta en llamas en una sala en el Hospital de Wythenshawe de Manchester. Según publica el diario 'The Sun' las primeras investigaciones apuntan a que el fuego pudo provocarse porque los tubos de oxígeno que tenía en la nariz se incendiaron por culpa de un cigarrillo electrónico.

Jean Booth sufre quemaduras en la cabeza y la cara que le hacen luchar por su vida. Los investigadores encontraron un cigarrillo electrónico cerca de la víctima, por lo que se teme que pudiera ser el origen del fuego. "Estamos todos en estado de shock total. Su rostro está completamente quemado", ha confesado uno de sus familiares. "Su cabeza está cubierta de vendajes y podría quedar ciega".

La familia y el equipo médico que la atiende no sabe si "va a salir adelante y, si lo hace, tendrá que pasar por un montón de operaciones para injertarle piel en las zonas quemadas". 'The Sun' señala que Jean estaba a la espera de una operación y que, al sufrir problemas respiratorios, tuvo que necesitar oxígeno a través de la nariz.

"Las enfermeras que estaban allí sólo me dijeron que ellos piensan que un cigarrillo electrónico podría ser la causa del fuego". La causa del incendio está siendo investigado por la policía, los bomberos y los jefes del hospital, aunque de momento ni confirman ni desmienten que el cigarrillo electrónico fuera la única causa del incendio.