Glaxo, investigada en Polonia por supuestos sobornos

Glaxo, investigada en Polonia por supuestos sobornos

La farmacéutica, según la BBC, sobornaba supuestamente a médicos para promocionar un fármaco

EFELondres

La farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) es investigada en Polonia por supuestos sobornos de médicos para promocionar un fármaco, reveló hoy la cadena BBC. De acuerdo con el programa 'Panorama', que será emitido este lunes por la noche, once médicos y un gerente regional de GSK han sido acusados por una supuesta corrupción cometida entre 2010 y 2012.

Al parecer, un antiguo representante de ventas de la empresa dijo que a los médicos se les pagaba para promocionar el fármaco de GSK Seretide, recetado para el tratamiento del asma.

La compañía ha puntualizado que ha tomado medidas disciplinarias contra un empleado y que coopera con los investigadores.

De probarse esta práctica, la empresa pudo haber violado la Ley del Reino Unido contra el soborno, que considera ilegal que las compañías británicas instaladas en otros países sobornen a empleados gubernamentales extranjeros, señala la BBC.

"Panorama" incluye el testimonio de Jarek Wisniewski, exrepresentante de ventas de GSK en la región polaca de Lodz, que reveló que pagaban a médicos para que éstos recetaran el fármaco.

Según Wisniewski, si bien las facturas entregadas a los médicos se hacían pasar por unos servicios "educativos", consistentes en unas charlas a los pacientes sobre las medicinas, en realidad el objetivo era que se firmasen una cantidad de recetas.

Los investigadores en Lodz encontraron documentos entregados por GSK a los médicos relacionados con estos supuestos sobornos en varios centros sanitarios polacos y no hallaron pruebas de ningún tipo de servicio "educativo".

Un portavoz de la fiscalía de Lodz señaló a la cadena británica que hallaron numerosas pruebas de estos casos.

"A cambio de un beneficio financiero, los médicos favorecían el producto propuesto por la compañía farmacéutica y recetaban el fármaco", dijo el portavoz.

Según el programa, un médico ha admitido ya este caso y dijo que aceptó 120 euros por una charla que jamás concedió.

Esta no es la primera vez que la empresa se ve sumida en un escándalo por supuestos sobornos.

En China, varios directivos de GSK en el país fueron acusados de haber pagado millones de dólares en sobornos a hospitales, farmacéuticas y médicos para promover sus ventas en el gigante asiático.