Real Murcia

Una vida para la segunda planta de la zona noble

Imagen tomada ayer de la segunda planta del estadio grana, donde estaría el gimnasio y la posible zona de ocio. / javier carrión / agm
Imagen tomada ayer de la segunda planta del estadio grana, donde estaría el gimnasio y la posible zona de ocio. / javier carrión / agm

El Murcia estudia prescindir de Cobatillas, para entrenar en Ceutí y en un gimnasio que prevé en Nueva Condomina, que también podría ser utilizado por los abonados

José Otón
JOSÉ OTÓN

murcia. La directiva del Real Murcia no para de estrujarse la cabeza para conseguir soluciones rentables y nuevas formas de financiación con las que hacer a la entidad grana más viable. Y ahora, tras solucionar el embrollo de la tienda del club y otros asuntos como la comercialización del nombre del estadio, que pasará a llamarse Enrique Roca Murcia cuando el Ayuntamiento dé el visto bueno, va a poner encima de la mesa más proyectos que busquen aliviar su economía y convertir la entidad grana en una empresa capaz de generar ingresos por varios conductos, para no depender solo de la venta de carnés y publicidad.

Por eso, Tornel y los suyos trabajan esta semana en buscar una solución global para las instalaciones de entrenamiento que posee el Murcia en Cobatillas, solución que podría afectar a su vez a zonas del aún estadio Nueva Condomina que, desde su construcción en 2006, no han sido explotadas por los gestores del club. Tras meses de análisis y estudio, los encargados del área económica del Real Murcia no terminan de ver claro que los campos de Cobatillas sean rentables para la entidad. La idea inicial era que Cobatillas registrara actividad durante ocho o diez horas diarias y no permaneciera cerrado, como actualmente, la mayor parte de la jornada. Cabe recordar que, una vez arranque la competición, el equipo que dirige Adrián Hernández entrenará cinco días a la semana (no cuenta el de partido ni el de descanso semanal), siendo tres para entrenar con intensidad y otros dos para recuperar a los futbolistas.

El club se ahorraría así los 100.000 euros anuales de los campos de la pedanía que necesitan, además, una inversión de 600.000 en reformas

Tras pensar y esbozar un proyecto que pretendía regenerar dicha instalación para que tuviera más actividad, convirtiendo los campos allí existentes en terrenos de césped artificial que también fueran utilizados por la cantera y arreglar la zona del gimnasio para que pudiera ser utilizada por los abonados del club, las previsiones parecen haber chocado con la realidad. Tampoco parece viable la puesta en funcionamiento de una cantina o restaurante para los socios y simpatizantes, pensada como fuente de ingresos para el club.

La directiva también medita poner en marcha una cafetería que ayude a generar ingresos

La directiva entiende que la instalación que adquirió Samper hace casi veinte años está demasiado alejada de la ciudad de Murcia y también de Nueva Condomina, y que se encuentra en una zona industrial que no tiene ningún atractivo comercial para los futuros usuarios granas. El proyecto, con los números en la mano y todos los condicionantes encima de la mesa, no parecer ser tan viable como la directiva pensaba en un primer momento. Por eso, ya trabaja en otras vías alternativas.

Gasto muy elevado

Los responsables granas han hecho cálculos y estiman que Cobatillas, sin arreglar, ya cuesta 10.000 euros mensuales a la entidad (más de 100.000 al año) para que solo sea utilizado unas diez horas a la semana por el primer equipo. Consideran también que modernizar el recinto para obtener más rendimiento necesitaría de una inversión de al menos 600.000 euros, cantidad que el club no puede generar en estos momentos.

Por eso hay ya una idea encima de la mesa: buscar una buena salida para dicha instalación, que el Real Murcia entrene una vez más a la semana en el futuro Enrique Roca Murcia y que, además, el Real Murcia llegue a un acuerdo de colaboración con Ceutí para que el primer equipo grana entrene de dos a tres veces por semana en el polideportivo Miguel Induráin, recinto que ha sido utilizado hasta junio por el Jumilla.

La relaciones son cordiales entre ambas partes. De hecho, años atrás, algunas de las bases del Real Murcia ya entrenaron en dicha instalación y volver allí sería una buena solución para la directiva grana mientras la entidad no pueda acometer la construcción de su propia ciudad deportiva. Tampoco es descartable, si no sale lo de Ceutí, llegar un acuerdo con la Universidad de Murcia para situar allí los nuevos campos de entrenamiento de la entidad, aunque representaría una solución a más largo plazo. Si el Murcia pudiera llegar en las próximas semanas a este acuerdo con Ceutí u otra localidad que disponga de campos de césped natural, el club acometería una obra en el estadio para reubicar el gimnasio de Cobatillas y, ya de paso, para generar nuevas fuentes de ingresos aprovechando las infraestructuras que están listas para ser usadas desde la construcción del campo en el año 2006.

Subiendo a la segunda planta del estadio, justo antes de entrar a las oficinas de Nueva Condomina, se abre una puerta a la izquierda que da paso a un espacio de varios cientos de metros que está todavía vírgen, sin terminar. Un espacio similar al que ocupa el antepalco de Nueva Condomina o toda la zona de palcos VIP del estadio. Una zona que podría ser destinada a un restaurante u otro tipo de instalaciones con las que el club podría generar ingresos. Los problemas económicos abortaron en su día los planes de Samper en esta zona, que tiene también acceso desde el aparcamiento y por las escaleras y ascensores de la parte de prensa.

La directiva grana se plantea trasladar allí, si cierra Cobatillas, el gimnasio que tiene el primer equipo en dicha instalación, dotarlo de más maquinaria y, al mismo tiempo, crear una zona fitness para diferentes tipos de actividades que pudieran utilizar los abonados de la entidad. Además y, debido a la importante cantidad de metros, el club grana podría construir un gran espacio infantil con diversas atracciones para los más pequeños que serviría, además de para celebraciones (cumpleaños, comuniones y otras), como guardería durante los partidos del Real Murcia en casa. Según el club, la inversión sería pequeña, ya que el local solo necesita el último acabado y hasta se podría poner en marcha una pequeña cafetería que diera servicio a todos los usuarios en esta zona de ocio.

El Imperial, en el estadio

Ya está tomada la decisión: el Imperial jugará sus partidos como local en Nueva Condomina, coincidiendo con los encuentros del primer equipo de Adrián Hernández. Lo hará justo después de este, al término del partido de Segunda B, emulando así lo que sucedía en el viejo estadio de La Condomina. La fórmula podría reestrenarse ahora, a partir de la segunda jornada de la Liga, tras el Real Murcia-Algeciras del 1 de septiembre.

Más