FÚTBOL | REAL MURCIA

El verano más austero no frena a la grada

Aficionados del Murcia, el pasado domingo, en el duelo ante el Algeciras. / Vicente Vicéns / AGM
Aficionados del Murcia, el pasado domingo, en el duelo ante el Algeciras. / Vicente Vicéns / AGM

Pese a la humildad del nuevo proyecto, el Murcia anuncia que ha roto la barrera de los 10.000 abonados

SERGIO CONESAMURCIA

La afición del Real Murcia batió el verano pasado todos los récords del club en Segunda B en lo que a abonados se refiere. Un total de 10.775 murcianistas pasaron por caja para pagar su carné y apoyar al club centenario. Había ilusión tras haber regresado a casa uno de los mejores jugadores de la categoría de bronce como Dani Aquino, junto a futbolistas importantes como Jesús Alfaro y Hugo Álvarez. Así se superó la anterior marca histórica de abonados del club en Segunda B con 8.876 en el curso 2010-11, que acabó con el ascenso a Segunda con Iñaki Alonso y jugadores del nivel de Kike García, Juan Aguilera, Iván Amaya, Alberto Cifuentes y Richi.

Sin embargo, desde el inicio nada fue bien para el Real Murcia del curso pasado. El proyecto de los Gálvez resultó ser cualquier cosa menos un proyecto serio. En enero llegó la desbandada de futbolistas ante la falta de liquidez y el final de temporada casi roza el desastre que habría supuesto un descenso a Tercera. Además, no está claro el paradero del dinero dejado por los 10.775 abonados.

Con todos esos antecedentes, este verano ha tocado vender y practicar una austeridad que casi nunca es bien recibida por la grada, además de ajustar las ofertas económicas a los futbolistas a una cantidad que permitiera pagarles cada mes. Sin embargo, el club anunció ayer que ha rebasado la muralla de los 10.000 abonados, una noticia que supone un gran espaldarazo y llega pese a que esta vez solo haya 700.000 euros para la primera plantilla. El Real Murcia ha optado al fin por la cordura, tras varios años jugándosela a la carta del ascenso y a aumentar más la deuda, y la grada así lo reconoce con su apoyo.

Apuesta local

El club grana ha apostado así por el mercado regional y la cantera. Algo que se venía pidiendo desde algunos sectores de la afición y que parecía la única situación lógica en una situación tan delicada. Sin embargo, solo los resultados en el césped dirán si esa apuesta ha sido totalmente correcta o ha podido ser excesiva en el intento de 'murcianizar' al equipo.

Y es que, de las incorporaciones realizadas este verano, una gran mayoría son murcianos: Edu Luna, Antonio López, Iván Pérez, Manolo Alberto Rodríguez, Juanra y Peque. Además, otros que no lo son jugaban ya en la Región como Álvaro Rodríguez y Dorrio en el Lorca, en el que además estaba el segundo técnico grana, Israel Vicente, y Julio Algar, que es el hijo del director deportivo. Solo con Alberto Lejárraga, Kevin, Andy Escudero y Toril la secretaría técnica grana ha fichado a jugadores que no son murcianos o no jugaban en una equipo de la Comunidad. Todos ellos dirigidos por otro murciano como Adrián Hernández, que durante todo el verano ha sido quizá, junto a Chumbi, el hombre más aclamado del nuevo proyecto.

Pese a todo, la afición del Real Murcia, en una lección de madurez, ha dado una respuesta contundente a esta situación. El club grana anunció ayer que ya hay más de 10.000 abonados. El objetivo ahora es superar la cifra del curso pasado con Víctor Gálvez. Los 10.000 carnés que se han expedido en los distintos puntos de venta es una cifra que adquiere más relevancia si cabe al ser comparada con los últimos cuatro años que el equipo grana jugó en Segunda. En el verano de 2009 se alcanzaron los 10.200 abonados y doce meses después la cifra se situó en 10.002. Ya en 2012 se quedó en 7.785 carnés y el último, el recordado curso en Segunda con Velázquez, se hicieron un total de 7.813.

A por los 12.000

La campaña está abierta hasta final de mes y el reto marcado por el club es el de alcanzar los 12.000 abonados. El siguiente examen para la afición puede estar en la reacción si los resultados no son los esperados. Durante el verano se ha visto un alto nivel de apoyo a los fichajes y al nuevo proyecto, sin embargo en Nueva Condomina llegaron los primeros pitos en la segunda parte frente al Algeciras el domingo. El bagaje de un punto de seis no es el mejor, pero la temporada acaba de empezar y hay tiempo para cambiar.

Más