Real Murcia

Sergi Guardiola, un caso aislado en el último lustro grana

Sergi Guardiola, el pasado domingo, tras marcar con el Valladolid. / AFP
Sergi Guardiola, el pasado domingo, tras marcar con el Valladolid. / AFP

Solo el ariete criado en Jumilla se ha afianzado en la élite del fútbol español de los jugadores que han pasado por el equipo tras el descenso administrativo

José Otón
JOSÉ OTÓN

El dato es demoledor y deja en evidencia a los directores deportivos que han mandado en el club en los últimos cinco años, tras el descenso administrativo a Segunda B. De todos los futbolistas que han vestido la elástica del Real Murcia en esta última travesía en Segunda B, solo uno ha logrado llegar a Primera después, mientras que 11 han conseguido ascender a Segunda. Es una cantidad baja para una entidad que ha visto pasar cerca de 120 futbolistas en este espacio de tiempo y que ha dejado patente que decidió apostar, para volver al fútbol profesional, por jugadores cuyas carreras iban cuesta abajo y no en clara progresión ascendente.

Al que mejor le ha ido después de jugar en Nueva Condomina es a Sergi Guardiola, uno de los escasos futbolistas a los que el último Real Murcia, el de más tiempo seguido en Segunda B, ha relanzado su carrera. Guardiola, nacido en Manacor pero criado en Jumilla, llegó al conjunto grana en el mercado invernal de la temporada 2016-17. Lo hizo de la mano de Deseado Flores y cobrando un sueldo astronómico (cercano a los 80.000 euros por seis meses), a pesar de que llegaba desde el fútbol australiano y apenas tenía cartel. Fue por defender la camiseta grana media temporada. Jugó 18 partidos y marcó 10 goles, aunque, tras terminar el curso con la eliminación del equipo en la segunda ronda del 'playoff', puso rumbo al Córdoba, de Segunda. Allí jugó 40 partidos y marcó 22 goles, lo que le abrió las puertas de Primera. En el primer curso en la élite militó en el Getafe y en el Valladolid, marcando solo tres goles. Este año apunta mejor, puesto que en el primer partido con el equipo pucelano ya ha marcado un gol, clave en la victoria castellana en el Benito Villamarín contra el Betis.

EXGRANAS

12
son los futbolistas, de entre los casi 120 que han pasado por el Murcia en los últimos cinco años, que juegan en el fútbol profesional (1 en 1ª y 11 en 2ª).
10
son los jugadores que pasaron por el Murcia en el último lustro y están en ligas extranjeras como las de Irán e India.

De los exfutbolistas granas de estos pasados cinco años que han llegado a Segunda, resulta curioso que muchos salieran del club grana por la puerta de atrás. Como Paris Adot, que, tras ser criticado y poco valorado en el Real Murcia de Paco García, ha terminado finalmente encontrando su sitio en Segunda y juega en el Alcorcón. Rafa de Vicente e Iván Crespo, otros dos futbolistas que tampoco dejaron una gran huella en Nueva Condomina, militan actualmente en el Racing de Santander del Chuti Molina y Víctor Alonso (Segunda), mientras que Fernando Martínez, criado en la cantera grana y poco querido por la afición, es actualmente portero suplente del Almería. Jairo Izquierdo, que jugó en el Murcia en la campaña 2014-15, milita ahora en el Girona, mientras que el defensa ilorcitano Josema defiende los colores del Extremadura.

Los casos más dolorosos son los de Isi y Biel Ribas, que fueron despedidos por el Murcia y ahora brillan en Ponferrada y Fuenlabrada

Es evidente que el Real Murcia no podía retener a un futbolista como Sergi Guardiola, aunque sí debió tener más vista con otros como Isi Palazón, que no contó para Deseado Flores, pese a tener contrato en vigor, y que tras varios años de pelea, ha llegado al fútbol profesional con la Ponferradina, a la que ayudó con varios goles vitales en la pasada fase de ascenso. Álvaro Rey es otro futbolista que apenas dejó huella en Murcia, donde jugó solo 5 partidos de grana en 2015. El pasado domingo marcó un gol con el Mirandés en la vuelta del equipo burgalés a Segunda División.

Aunque la situación más llamativa, y puede que la más dolorosa, para la afición grana fue la presencia de tres exmurcianistas en el once inicial del Fuenlabrada (Biel Ribas, Prieto y Jeisson), equipo que también ha debutado en Segunda el pasado fin de semana con victoria en Elche. En el caso del portero, el Murcia no pudo salir más perjudicado por la gestión de su entonces director deportivo, Toni Hernández. El valenciano despidió unilateralmente al guardameta mallorquín teniendo un año más de contrato en vigor como grana y a pesar de haber sido uno de los más regulares de la campaña 2017-18. Ribas denunció el caso ante la justicia, que le dio la razón y condenó al club a pagarle 107.000 euros por despido improcedente. Así, la pasada campaña ganó el sueldo que le pagó el Fuenlabrada, la indemnización abonada por la directiva de Tornel y los premios por conseguir el ascenso al fútbol profesional con el club madrileño.

Experiencias fuera

Otros futbolistas que pasaron en estos cinco años por el Murcia están en Primera y Segunda, pero de otros países. Chamorro y Fran Morante juegan en el Bagan de la India, mientras que Carrillo lo hace en el Hapoel Be'er Sheva de Israel. Misma competición en la que militan David Mateos (Hapoel Ra'anana) y Golobart (Maccabi Netanya). Dani Aquino y Gerard Oliva están en el Piast Gliwice y Cracovia, respectivamente, de la liga polaca, y Chrisantus marca goles en Irán, ejercieno de delantero del Zob Aman. Hervin Ongenda defiende la camiseta del Botosani rumano, mientras que Fede Vega milita en el Saint Gilloise de Francia.