La próxima Junta de Accionistas, para el inicio de noviembre

La directiva de Tornel ha puesto luz a los números de Raúl Moro, De la Vega y Gálvez, y presentará las cuentas de los dos últimos ejercicios en un mes

José Otón
JOSÉ OTÓN

Era uno de los grandes escollos que tenía el grupo de Tornel desde su llegada al club en noviembre de 2018: desenmarañar todas las cuentas y movimientos de dinero de los dos últimos ejercicios, en los que las directivas de Moro, García de la Vega y Gálvez manejaron la contabilidad grana a su antojo, sin que la transparencia, la viabilidad de la sociedad y la mesura económica fueran las principales características de su gestión.

Para formular las cuentas del curso 2017-18, el actual Consejo grana ha tenido que hacer un sobreesfuerzo debido a la escasez de información aportada por los exdirectivos y algunos movimientos difíciles de explicar en una sociedad que estaba al borde del abismo. Los números del ejercicio 2018-19, ya con la nueva directiva liderando el Murcia en gran parte del mismo, son «esperanzadores», según los propios consejeros, debido a los ingresos publicitarios, el pago de obligaciones corrientes con las administraciones públicas y la importante reducción de deuda aplicada a parte del ejercicio, lo que situará a la entidad grana cerca del equilibrio patrimonial.

Noventa días vitales

Un éxito en la gestión que puede quedar refrendado de forma total a partir del próximo 1 de enero, si los gestores granas levantan un concurso de acreedores en el que están trabajando enconadamente una parte de la actual directiva y algunos miembros de las áreas de dirección como Emilio García y Paco Martínez Rivas.

En la reunión del Consejo celebrada ayer en las oficinas de Nueva Condomina se formularon las cuentas de los dos últimos ejercicios, que deberán ser aprobadas en una Junta de Accionistas que se celebrará el primer fin de semana de noviembre. En esta Junta también se podrían producir cambios en el Consejo, aunque todavía no están decididos. En todo caso, Tornel ha repetido desde su llegada que necesita a su lado a consejeros con músculo económico o capaces de atraer capital a un club que ha pasado de estar muerto a latir de nuevo.