Fútbol | Real Murcia

Toca pensar en Cádiz tras un duelo insulso

Juanma avanza con el balón ante la presión de un rival, en el amistoso disputado este sábado contra el Villareal B./Vicente Vicéns / AGM
Juanma avanza con el balón ante la presión de un rival, en el amistoso disputado este sábado contra el Villareal B. / Vicente Vicéns / AGM

El empate en el último test, antes del estreno liguero contra el filial gaditano, muestra que el nuevo Murcia está lleno de ilusión, pero falto de experiencia

José Otón
JOSÉ OTÓNSan Pedro

El Real Murcia puso este sábado el punto y final a una pretemporada que deja, en general, buenas sensaciones, pero que también demuestra que el Real Murcia tendrá que pelear mucho esta temporada para estar en la zona alta de la clasificación. El equipo de Adrián Hernández va sobrado de ilusión, pero no tanto de experiencia y de jugadores que puedan decidir partidos. Quizás dependa en exceso de la inspiración de futbolistas como Chumbi, Curto y Legaz, entre otros, para conseguir los objetivos de forma holgada, aunque también tiene en su plantilla un grupo de jóvenes que tienen todas las cualidades para explotar.

0 Real Murcia

Tanis Marcellán, Álvaro Rodríguez, Edu Luna, Julio Algar, Kevin García, Manolo, Juanma Bravo, Alberto Rodríguez, Marcos Legaz, Peque y Álex Melgar. También jugaron Lejárraga, Antonio López, Juanra Martínez, Josema, Curto, Alberto Toril, Armando, Andy Escudero, Víctor Meseguer, Rubén Gómez y Escribano.

0 Villareal B

Diego Lázaro, Ratiu, Esmorís, Iván Morante, Sofian Chakla, Sergio Lozano, Juan Cruz Agüero, Iván Martín, Álex Millán, Baena y Daniel Villa. También jugaron Migue Leal, Akale, Carlos Blanco, Collado, Goyo Medina, Fran Álvarez, Beitia y Pepe Castaño.

Árbitro:
Jorge Díaz Escudero. Mostró tarjeta amarilla a Alberto Rodríguez, Juanma Bravo, Armando, Migue Leal, Juanra Martínez, Escribano y Pepe Castaño.
Incidencias:
Campo principal del complejo Pinatar Arena, 1.300 espectadores.

Son los daños colaterales de la economía de guerra en la que se encuentra la entidad y de la obligación de no acometer contrataciones ni gastos que luego no se puedan pagar. Pero lo que también deja en evidencia las cinco semanas de trabajo del nuevo Real Murcia es que el cuadro grana de este curso va a pelear en todos los partidos, que se va a dejar el alma en cada campo y que también necesitará el apoyo de la grada en los momentos duros, cuando la juventud nuble la buena toma de decisiones y agarrote las piernas de unos futbolistas que están obligados a soportar la presión del escudo de un club que vive momentos históricos.

Una prueba exigente

El choque contra el Villarreal B, el séptimo de la pretemporada, fue utilizado por Adrián Hernández para hacer las últimas pruebas antes del inicio de Liga. Dio varias pistas respecto al que puede ser el primer once titular oficial de la temporada en el choque contra el Cádiz B, aunque también dejó muchas preguntas en el aire. En la portería Tanis Marcellán parece contar con más posibilidades de jugar de inicio que Lejárraga, igual que los laterales Álvaro Rodríguez y Kevin García, que también apunta a titular tras las molestias de Iván Pérez.

Manolo y Juanma Bravo, que fueron los mediocentros de inicio contra el equipo castellonense, parecen tener el puesto asegurado, mientras que otro que parece indiscutible es Marcos Legaz, cargado de calidad pero necesitado de amor propio y partidos. Pero poco más. Falta por saber si Julio Algar y Edu Luna serán la pareja de centrales y también si Alberto Rodríguez será el tercer centrocampista. El resto de puestos parecen estar en el aire y tendrá que decidirlos Adrián Hernández en la última semana de entrenamientos antes de jugarse los puntos, aunque seguro que el que se duerma perderá su sitio.

El choque de este sábado no fue una oda al buen fútbol y se notó el cansancio en las piernas de algunos jugadores. En los primeros cuarenta y cinco minutos brillaron por parte grana Marcos Legaz y Álvaro Rodríguez. El primero dejó detalles de su calidad en varias jugadas de ataque, mientras que el segundo se mostró contundente en defensa, tapando incluso un error de Luna que pudo acabar en gol de no haber sido por la intervención del madrileño. El choque arrancó marcado por la intensidad sin balón de los dos equipos. La primera ocasión fue para Iván Martínez, murciano en las filas del Villarreal, que disparó alto. Por parte del equipo grana fue Peque el que creó la primera ocasión con un disparo que se fue desviado. Eso sí, la mejor oportunidad grana de la primera mitad la tuvo Álex Melgar, que tras acomodarse el balón después de un saque de esquina disparó ligeramente desviado desde la frontal del área. El Villarreal B tampoco hizo más que los granas.

Para la segunda parte Adrián Hernández dejó sobre el césped a varios jugadores de la primera parte como Peque, Alberto Rodríguez, Bravo, Álvaro Rodríguez y Kevin. La entrada de Curto le dio aire al ataque grana, que también contó con Josema tras el descanso. Aunque la primera gran ocasión fue para el Villarreal B, que tras un error de Antonio López, que se estrenaba este sábado en un partido de pretemporada, disfrutó de un disparo del murciano Goyo Medina que paró Lejárraga. El propio Medina, a los veinte minutos de la segunda parte, volvió a generar otra clara ocasión de peligro que el portero grana, con la punta de los dedos, desbarató otra vez.

La mala noticia llegó cuando Antonio López, que no había podido disputar minutos hasta ahora por un virus estomacal, pidió el cambio a los pocos minutos de estar en el campo por una molestia muscular. El de Puerto Lumbreras decidió parar por precaución. Por lo demás, el Murcia se mostró contundente en la parte final, los jugadores que salieron desde el banquillo se mostraron con ganas y apretaron al filial castellonense, que siempre suele acabar en los puestos altos del grupo III. A partir de ahora llega la hora de la verdad, cuando cada partido será una final para el Real Murcia.