Nueva vida, el mismo orgullo

Charlie Dean, abrazado por sus compañeros tras el 1-0. / vicente vicens / agm
Charlie Dean, abrazado por sus compañeros tras el 1-0. / vicente vicens / agm

La realidad es otra tras la marcha de parte de sus figuras, pero el Real Murcia sigue en pieEl equipo grana, cargado de jugadores jóvenes una vez más, careció de brillo e imaginación, pero se encontró con un Charlie Dean que hizo de líder

JOSÉ OTÓN MURCIA.

No se pueden tener dos cosas que son antagónicas al mismo tiempo. No se puede exigir a Pedro Cordero que desarme un equipo hecho a base de contratos de Segunda y promesas inalcanzables y, a la vez, estando en plena ebullición el vestuario y el club, que el equipo grana, cargado de canteranos y jugadores jóvenes, elabore un fútbol de altura que enamore a la grada y desarme al rival. El plan de salvación puesto en marcha por la directiva de Almela, que se ha empeñado en rebajar el coste de la plantilla en 400.000 euros, tiene daños colaterales como los que se vieron ayer. Un camino pedregoso que el Murcia tiene que superar si quiere sobrevivir muchos años más.

1 REAL MURCIA

Mackay, José Ruiz, Hugo Álvarez, Charlie Dean, Nahuel, Sergi Maestre, Miñano (Juanma Bravo, min. 88), Josema, Julio Delgado (Armando, min. 86), Santi Bernal (Chumbi, min. 57) y Manel Martínez.

0 SANLUQUEÑO

Dani Barbero, Ceballos, Álex Cruz, Pelón, José, Misffut, Abel Gómez (Javi Valenzuela, min. 88), Dani del Moral (Edu Oriol, min. 67), Nando Quesada, Mawi y Dani Güiza.

Gol
1-0, min. 74, Charlie Dean.
Árbitro
Julio Mena Gimeno (Comité valenciano). Auxiliado por Avella Escoto y García Gallegos. No mostraron tarjetas amarillas.
Incidencias
Estadio Nueva Condomina. Jornada 20 del Campeonato Nacional de Liga en el grupo IV de Segunda División B. Antes del partido se rindió homenaje a Gregorio Arnáiz, exjugador del conjunto grana.
El detalle
Por segundo partido consecutivo, Manolo Herrero alineó a cuatro jugadores menores de 23 años. Esta jornada fueron Nahuel, Julio Delgado, Josema y Santi Bernal, que sustituyó a Álex Corredera respecto a los cuatro sub-23 de la pasada jornada. El Murcia ha sumado 14 de los últimos 18 puntos jugados.
El público
7.090 espectadores acudieron ayer al estadio grana en una tarde fría.

Herrero ha perdido en solo unos días a cuatro jugadores que han resultado básicos en el dibujo del técnico jienense desde que arrancó la temporada. Al equipo grana, con la marcha de Aquino, se le ha ido el máximo goleador y el cocinero del juego ofensivo, esa pieza fundamental para que los balones llegaran desde el centro del campo a la delantera. El jugador que era capaz de hacer temblar a la defensa rival. Además también se han marchado otras piezas básicas en ataque como Alfaro, Pena y Corredera. En total, seis salidas y ninguna llegada, de momento, en un vestuario que ha tirado de amor propio para salir adelante.

Y aun así, pese a todos los problemas, el equipo grana mantiene el tipo aunque su fútbol brille menos que antes, aunque tenga que sacar los partidos con el otro fútbol, tirando de ingenio y fe. Con la victoria ante el conjunto del campo de Gibraltar el Murcia se acerca un poco más al cuarto clasificado y puede seguir mirando al futuro con optimismo, aunque la afición que acude al estadio grana ha entendido que meterse en el 'playoff' ya no va a ser coser y cantar, que lo que queda de temporada no va a ser nada fácil y que el grado de exigencia no puede ser el mismo que antes, cuando el club tenía a jugadores con salarios de Segunda. La realidad ahora es otra.

Los de Herrero, pese al torbellino en el vestuario, han ganado 4 de los últimos 5 partidos y han sumado 14 de 18 puntos

Herrero dio muchas pistas de a qué se enfrenta el Real Murcia con su alineación inicial. Otra vez alineó a más jóvenes que vacas sagradas. Forniés, Armando, Chumbi y Curto se quedaron en el banquillo, mientras cuatro jugadores menores de 23 años salían en el equipo titular y daban la talla pese a su juventud. Porque Nahuel y Julio Delgado no se escondieron y Josema, durante fases de la primera parte, tiró de sus compañeros. Incluso Santi Bernal, otro canterano que ha dado el salto y que ayer llevó el '10' a la espalda, no se escondió y se atrevió a encarar a sus rivales durante muchos minutos de la primera parte. Eso sí, estuvieron protegidos por futbolistas como Charlie Dean, Hugo Álvarez, Miñano y Maestre, que tiraron de personalidad en los momentos difíciles, cuando el partido se puso cuesta arriba en la segunda mitad. Gracias a esta coctelera, en la que se mezclaron juventud, desparpajo, intensidad, ganas, errores pueriles, casta y orgullo, el Real Murcia se hizo con una victoria vital para seguir creyendo en sí mismo, para hacer que la afición no se arrepienta de ir cada quince días al estadio grana.

De hecho, pese a todas las dificultades, el Real Murcia ha sumado cuatro victorias y un empate en los cinco últimos partidos. Y, a pesar de todos los apuros y momentos de dudas, el equipo grana doblegó a un Sanluqueño que se jugaba ayer la vida en la Nueva Condomina. El Murcia, que se aprovecha de las derrotas en casa del Linense y el San Fernando, se acerca más al 'playoff' y se coloca a un solo partido cuando restan 18 jornadas para el final de la liga regular. El equipo aprende, de momento, a sobrevivir sin Aquino, aunque le quedan por delante unas semanas duras hasta que acabe el mercado invernal y Cordero termine de reestructurar un equipo que sigue llevando en el pecho un escudo centenario y que, solo por eso, tiene la obligación de salir a ganar cada uno de los partidos que juega en Segunda B.

Un huracán con acento inglés

En la primera parte las llegadas fueron constantes, aunque casi todas acabaron con disparos lejanos y poco peligrosos. Julio Delgado y Josema se probaron desde la frontal, aunque la ocasión más clara llegó con un despeje de Ceballos, defensa rival, que pegó en Abel Gómez y casi acaba en gol de no ser por la gran intervención de Barbero, portero del Sanluqueño. El Murcia fue mejor en la primera parte, pero eso no se transformó en goles.

Pero en la segunda mitad, tras una pequeña reacción del Sanluqueño por medio de Mawi, el Real Murcia cambió de aspecto. Chumbi saltó al terreno de juego y en su primera acción casi marca de cabeza. Charlie Dean se transformó y decidió intentar ganar el partido, lo que contagió a sus compañeros, que siguieron al central inglés. Y las ocasiones claras comenzaron a llegar. Manel Martín mandó un balón a la base del palo antes de que el propio Charlie Dean, tras un centro medido de Josema, batiera de cabeza al portero visitante. Lejos de encerrarse atrás, el equipo grana tuvo ocasiones para ampliar la cuenta. Además de otro disparo de Manel cruzado, un mano a mano del delantero catalán con Barbero, que desbarató el portero visitante. Lo mejor es que, tras el ejercicio de casta de la segunda parte, el Murcia se llevó tres puntos revitalizantes que endulzan un momento duro.