La Verdad
Real Murcia
Samper, en el palco de la Nueva Condomina.
Samper, en el palco de la Nueva Condomina. / Vicente Vicéns

Un nuevo verano con la soga al cuello

  • Hacienda y la AFE son las dos guillotinas sobre el futuro del Murcia; el club puede bajar si no resuelve sus deudas este mes

Jesús Samper afronta un verano complicado por delante en el que va a tener que estrujar su billetera y su ingenio. El presidente del Real Murcia ha de hacer frente a asuntos de extrema gravedad que tiene encima de la mesa. Más allá del mensaje catastrofista de Javier Tebas, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, en el que señaló al Real Murcia y al Zaragoza como equipos con riesgo grave e inminente de ser descendidos, la realidad de la entidad murciana es que está con el agua al cuello. En el choque contra el Castilla que cerraba la liga regular, una empresa de Gijón acreedora del equipo grana embargó la taquilla. Fueron en total 50.000 euros, de los que 11.000 fueron destinados a Hacienda en concepto de impuestos y otros 39.000 a la empresa ejecutante.

La taquilla del pasado domingo, superior a los 200.000 euros, fue destinada a tapar agujeros y a ingresarle una nómina más a la plantilla, la del mes de mayo, que llegará hoy a las cuentas de los jugadores. Samper ha sido fiel a su última plantilla y, aunque en algún momento de la temporada tuvo dos nóminas pendientes, siempre ha cumplido. Nada que ver con la campaña anterior en la que los jugadores se fueron de vacaciones con cinco nóminas pendientes. Tras cobrar mayo, la plantilla que llevó al Murcia al 'playoff' solo tendrá pendiente el mes de junio, que deben cobrar en breve.

Pero lo más gordo está por llegar. Antes del 30 de junio el Real Murcia está obligado a llegar a un acuerdo con Hacienda para solventar una deuda de más de siete millones de euros. De esta deuda, una pequeña parte pertenece al concurso de acreedores, pero el grueso se generó después de febrero de 2009, con los grana ya en concurso.

La cifra inicial que Hacienda quería cobrar sí o sí era de diez millones de euros, y ya ha embargado los 2,5 millones que la Liga pagó al Real Murcia por los derechos televisivos de la temporada y otros ingresos que el club tenía que percibir. Si no hay un acuerdo en este mes de junio, Javier Tebas estará preparado para empujar al Real Murcia hacia el pozo de la Segunda B en la asamblea de la Liga del 25 de julio. Además de Hacienda, el Real Murcia tiene una deuda con la Seguridad Social cercana a los 900.000 euros que no es ejecutable actualmente.

Si Samper consigue llegar finalmente a un acuerdo con Hacienda, le quedará un segundo 'match ball' que superar a finales de julio. Su enemigo será la AFE, la Asociación de Futbolistas Españoles. Tras recibir en junio de 2013 más de treinta denuncias de exjugadores del Real Murcia que no habían cobrado sus emolumentos del ejercicio 2012-2013 y de algún curso anterior, Samper consiguió llegar a un acuerdo con un buen número de ellos para aplazar y fraccionar la misma. Después desembolsó la cantidad restante a los jugadores que no quisieron llegar a un acuerdo y salvó una situación terminal.

Denuncias de diciembre

Tras el descenso administrativo del Guadalajara, consiguió quedarse en Segunda. Las denuncias sumaron más de un millón de euros y Samper había conseguido, pagando y llegando a acuerdos, que todos las retiraran. Pero el pasado mes de diciembre, los jugadores que habían accedido a fraccionar la deuda en el verano de 2013, se vieron obligados a denunciar al club grana porque Samper no había cumplido su palabra seis meses atrás. De hecho, las denuncias impidieron al Real Murcia de Velázquez fichar al central y al mediapunta que necesitaba el pasado mes de diciembre. Las denuncias siguen en poder de la AFE, el club grana fue el único de los 42 equipos de Primera y Segunda que no las solventó y este verano podrían aumentar en número si ha incumplido algún acuerdo más.

Cabe recordar que la deuda del Real Murcia, según Tebas, ronda los 45 millones de euros, una cantidad que se obtiene de sumar los cerca de 23 millones que aún le quedan a Samper por desembolsar del concurso de acreedores (ha pagado el primer plazo y el segundo casi al completo), la mayor parte de los siete millones de euros que el equipo grana debe a Hacienda y que están fuera del concurso, además de otras deudas generadas después de febrero de 2009, fecha en la que el club se declaró en situación concursal.