Fútbol | Real Murcia

Marejada en la Grada de Animación

Miembros de Raijos Granas animan al Murcia durante un partido de la pasada temporada. / guillermo carrión / agm
Miembros de Raijos Granas animan al Murcia durante un partido de la pasada temporada. / guillermo carrión / agm

El grupo Raijos Granas se niega a estar junto a Ultras Murcia porque busca una zona «sin violencia»

SERGIO CONESAMurcia

El Real Murcia lanzó su campaña de abonos en el mes de junio con la idea principal de conseguir la mayor cantidad posible de dinero para hacer frente a todos los pagos pendientes que tiene el club y que la afición demostrara el apoyo a un proyecto serio y que busca la estabilidad de la entidad centenaria. También estaba entre los objetivos de la nueva directiva lograr que la grada recuperara el colorido y que el ambiente y la presión del público fueran un estímulo para el conjunto pimentonero y una dificultad para sus rivales en Nueva Condomina. Por todo ello, decidió crear una Grada de Animación detrás de la portería del fondo sur que contagiara al resto del campo con sus cánticos. Con un descuento de 20 euros sobre la tarifa general, todos los que quisieran formar parte de ese sector tenían que comprometerse a ver el encuentro de pie y animando al equipo, colaborar a la hora de hacer pancartas y cuidar los materiales de animación. Además, tenían que firmar unas condiciones de acceso y permanencia y que la Policía Nacional les diera el visto bueno de forma individual.

El consejero Álvaro Ruiz asegura que han colocado una cámara especial en la zona para grabar lo que suceda

En total, alrededor de 200 aficionados están apuntados en esa zona. Pero, cuando faltan apenas unas horas paras el primer partido en Nueva Condomina, mañana a las 18.30 contra el Algeciras, el grupo Raijos Granas ha decidido lanzar un comunicado en el que pide la dimisión de dos consejeros del club, Álvaro Ruiz y Chema Cano, que son los encargados de gestionar esa Zona de Animación. El motivo es que no quieren compartir la zona con Ultras Murcia, porque buscan «una grada apolítica y sin lugar para la violencia», según su comunicado, que añade, además, que compartieron ubicación con ellos durante varios años teniendo que hacer frente «a insultos, amenazas e intimidaciones, radicalismo político, robos de material y agresiones físicas en ese periodo».

El consejero del Real Murcia Álvaro Ruiz explica la situación: «Cuando estudiamos la campaña de abonos proponemos esta medida, al mismo tiempo que Raijos Granas se pone en contacto con nosotros con una propuesta de Grada de Animación en la que nos exige que expulsemos a Ultras Murcia. Al mismo tiempo, la peña Los Chatos y el grupo La Only, que no están en Ultras Murcia ni con Raijos Granas, piden una zona en la que quieren a todo el mundo. Trabajamos con todos y Raijos Granas nos presenta unas normas, que son las que hemos usado en un 98%». Ruiz aclara que no va a dimitir, ni tampoco Chema Cano, a la vez que señala que «la iniciativa es un acuerdo del Consejo y todos apoyan la creación de esa Grada de Animación. Nosotros estamos en conversaciones con todas las partes desde mayo o junio, porque otros consejeros están con otras cosas, pero es una zona creada por el Consejo, no por nadie en concreto. En Raijos Granas saben estas condiciones desde el principio, pero han decidido abonarse allí para no perder su sitio».

Consultas a la Policía

Para el consejero grana, «la seguridad es lo primero en cualquier zona del campo. Por ello hemos consultado a la Policía Nacional si el grupo Ultras Murcia como tal está recogido en el listado de la Oficina Nacional de Deportes (OND) como grupo radical y nos dicen que no. Hablamos con Ultras Murcia, les presentamos las normas y nos dijeron que querían estar en la grada sabiendo que tenían que firmar las normas y aceptar todo lo que dicen, que como principio básico es renunciar a la violencia». Ruiz señala como ejemplo de todo ello que han colocado «una cámara especial, que vale 3.000 euros, para grabar las imágenes de la Grada de Animación. Además, hemos habilitado un buzón de denuncias anónimas por si hay cualquier tipo de insulto, amenaza o pelea, poder identificarlos y expulsarlos sean de un grupo u otro».

Preocupación

Desde Raijos Granas indican que el comunicado llega tras muchas reuniones: «Se nos ha puesto entre la espada y la pared porque llega el primer partido y estamos preocupados. Álvaro nos ha mentido continuamente y no sabe lo fuerte que está Ultras Murcia en la calle». Además, no entienden que todo el mundo se centre «en que pedimos las dos dimisiones, pero se olviden del resto del texto». Este grupo de aficionados murcianistas explica que es difícil estar juntos en la misma zona sin que haya entendimiento: «Por ejemplo, cuando sacamos un 'tifo' no puede haber gente debajo. Nosotros nos responsabilizamos de evacuar a los aficionados, pero con esta gente debajo no, porque no nos hacen caso».

«Hablamos con todas las partes desde mayo o junio y Raijos sabe las condiciones desde el inicio», explica

Tampoco se ponen de acuerdo Álvaro Ruiz y Raijos Granas con la calificación de Ultras Murcia por parte de la Policía. «Ellos están registrados en Madrid como un grupo ultra, según nos han confirmado en varias ocasiones desde la Policía. Los mismos agentes nos dijeron la temporada pasada que nosotros estábamos bien detrás de la portería y Ultras Murcia en el córner», explican desde Raijos Granas a la vez que aclaran que mañana van «a animar al 200%, como siempre que juega el Real Murcia».

Más