Guardiola, Carrillo e Isi, de Nueva Condomina al fútbol de élite

Guardiola, Carrillo e Isi /LV
Guardiola, Carrillo e Isi / LV

El primero golea con el Valladolid en Primera, el segundo jugó cinco años en la categoría de plata tras dejar la casa grana y el de Cieza subió en verano con la Ponferradina

José Otón
JOSÉ OTÓN

En los últimos años del Real Murcia han salido delanteros que han conseguido dar el salto al fútbol profesional o enrolarse en alguna de las canteras más importantes de España. Dani Aquino debutó con el primer equipo del Murcia cuando tenía 16 años. Fue en Segunda, en la campaña 2006-07, a las órdenes de Lucas Alcaraz. Al año siguiente lo apadrinó Clemente en Primera, donde disputó 13 partidos y marcó un gol. Tras dos años más en Segunda, Aquino pasó por el Valladolid, Oviedo, Atlético de Madrid, Numancia y Racing de Santander.

Carrillo también debutó en Segunda con Julio Velázquez en la campaña 2013-14, aunque José Manuel Aira no confió tanto en él la temporada siguiente en Segunda B. De hecho, a pesar de ser delantero centro, lo desplazó a la banda, una posición en la que consiguió 5 goles en 1.196 minutos. Pero la falta de confianza del entrenador leonés le obligó a salir del Murcia. Carrillo jugó después cinco años en Segunda, entre el Sevilla Atlético, el Cádiz y el Córdoba.

De esta misma época son Arturo Molina e Isi Palazón, dos centrocampistas con mucho gol. El primero también debutó en el primer equipo del Murcia con Aira, en la campaña 2004-05, jugando 31 partidos en los que anotó 5 goles. La campaña siguiente marcó tres tantos, pero emigró a la cantera del Levante y de allí al Real Madrid Castilla. Volvió al equipo valenciano, donde llegó a estar convocado para un choque de Primera. El pasado verano estuvo cerca de recalar en el Alcorcón. Todavía tiene 23 años.

El ciezano también tuvo que salir del club grana por la puerta de atrás. Debutó en el primer equipo del Murcia en el curso 2014-15, haciendo 7 goles en 16 partidos. En los dos años siguientes no tuvo la confianza suficiente de los dirigentes del club y acabó marchándose a la Ponferradina, donde fue clave en el ascenso del club leonés a Segunda el pasado verano, categoría en la que ya ha debutado este curso.

Descartado por 'bajito'

El caso de Sergi Guardiola es peculiar. Criado en la cantera grana y descartado por la secretaría técnica murciana por ser 'bajito', tuvo que terminar de hacerse como futbolista en el Getafe B, Eldense, Alcorcón y Granada B, entre otros. Volvió en un mal momento personal al equipo grana y, con 10 goles en 18 partidos en 2017, salió catapultado hacia Primera, donde ya brilla.