Fútbol | Segunda B

El Murcia toma aire en Talavera

Josema disputa el balón con Juanra./LOF
Josema disputa el balón con Juanra. / LOF

El equipo grana se quita una losa de encima en un choque en el que sufrió en la primera parte y en el que demostró su casta tras el descanso

José Otón
JOSÉ OTÓNTalavera

El Murcia llegaba enfermo a Talavera, ni siquiera le valía el empate tras sumar un punto de cuatro e instalarse en el fondo de la tabla en un arranque liguero nefasto. Por eso Adrián Hernández tiró, a pesar de la lesión de Chumbi en el calentamiento, del once más experimentado posible, con futbolistas más preparados para la batalla que algunos de los que llegaron este verano. Y el equipo grana, tras una segunda parte seria, sumó su primera victoria que le permite levantar el vuelo y tomar aire.

Pese a la victoria, el Murcia sigue mostrando muchas de las carencias del inicio del curso, pero ya lo mira todo con otro color. Su fútbol aparece a ráfagas y su figura es inconsistente por momentos, aunque en la segunda parte da motivos para la esperanza. Tiró de oficio y transformó el desorden y descontrol del inicio del choque en una buena gestión del resultado que le permite trabajar con más tranquilidad esta semana y soñar con sacar a la institución grana de un lugar que no le corresponde.

1 CF Talavera

Óscar Santiago, Expósito, San José (Javi Alonso, min. 73, San José), Gerrit (Ángel López, min. 64), Reguera, Pablo Aguilera, Alberto Oca (Cristian, min. 53), Zamorano, Juanra, Sergio Rodríguez y Samu Corral.

2 Real Murcia

Lejárraga, Álvaro Rodríguez, Antonio López, Armando, Juanra (Edu Luna, min. 41), Iván Pérez, Manolo, Juanma Bravo, Josema, Víctor Curto (Peque, min. 66) y Alberto Toril (Legaz, min. 69).

GOLES
1-0, min. 13, Pablo Aguilera. 1-1, min. 27, Josema. 1-2, min. 49, Curto, de penalti.
Árbitro
Santos Pargaña (Colegio andaluz). Auxiliado por García Lozano y Santizo Álvarez. Mostró tarjetas amrillas a Alberto Oca, San José, Zamorano, Juanma Bravo y Expósito.
Incidencias
Estadio Municipal El Prado, terreno de juego en malas condiciones. 1.200 aficionados, cerca de cincuenta llegados desde Murcia.

Adrián Hernández puso un once cargado de sorpresas. Con Curto, Armando y Josema en el equipo titular, desaparecidos en la últimas semanas, y un sistema de tres centrales, con Armando, Antonio López y Juanra en el centro de la zaga. Del equipo se cayó Marcos Legaz, que había sido uno de los mejores en las últimas semanas, tras sacrificar Adrián Hernández a sus extremos. Para colmo, a la revolución del entrenador grana hubo que sumarle la baja en el calentamiento de Chumbi, que obligó a Toril a salir de inicio. Pero pese a la revolución, los primeros veinticinco minutos de juego del Murcia fueron lamentables.

El Talavera parecía un aspirante claro al 'playoff' que poco a poco se comía a un rival acomplejado, timorato. Pablo Aguilera, un descarte grana, llegaba con facilidad a la meta de Lejárraga, errático en las salidas. Otra vez el Murcia apuntaba en la peor dirección posible. Oca y Zamorano también llegaban con facilidad a la meta grana, hasta que a los trece minutos el propio Aguilera encontró un hueco entre los centrales para batir al portero grana. El Murcia era un equipo débil, sin músculo, ingenuo.

Oca tuvo el 2-0 en un disparo pegado al palo y el segundo parecía cercano, hasta que Óscar Santiago, el portero local, se apiadó del Murcia y en una mala salida de balón hizo un regalo a Josema, que sin portero hizo el empate con un fuerte disparo. El Murcia resurgió y disfrutó de diez minutos en los que tuvo al Talavera acorralado. De hecho, en una ocasión muy clara, Toril demostró que le viene grande la camiseta del Murcia con una ocasión que debió ser el 1-2. Después el propio Toril, con un cabezazo lejano, hizo trabajar a Santiago, mientras que Manolo disfrutó de la última ocasión grana de la primera mitad con una falta que se fue al lateral de la red. Después, como si de los primeros compases se tratar, el Murcia se diluyó y volvió a estar a merced de un Talavera con personalidad, más vivo.

Nada más arrancar la segunda mitad el Real Murcia se encontró con un regalo. El defensa San José, en una acción sin aparente peligro, hizo penalti sobre Curto, que ni siquiera miraba a la portería toledana. La pena máxima la materializó el delantero tarraconense, que ajustó el disparo al palo izquierdo de la portería local. El equipo grana solo tenía que tirar de casta para mantener el resultado, ampliarlo si era posible y agarrar la primera victoria, la mejor medicina para un equipo en plena crisis.

El Murcia pudo evitar el sufrimiento final. Adrián Hernández se vio obligado a cambiar a Juanra, Toril y Curto, todos con molestias físicas, por lo que el equipo grana tuvo que tirar de casta y contener al Talavera. Josema tuvo el 1-3 en las botas en un mano a mano con Óscar Santiago, mientras que tras unos buenos minutos del Murcia, que intentó adormilar a su rival sin dejarle tocar el balón, volvió a disfrutar de grandes ocasiones. Pero Iván Pérez, el propio Josema y Peque, entre otros, no estuvieron acertados y no consigueron matar a un rival que apretó hasta el final pero que se encontró con la mejor versión de un Murcia que debe comenzar a crecer y rescatar el crédito perdido en el inicio de Liga.