Fútbol | Segunda B

El Real Murcia está en las raspas

Chumbi, cabizbajo, durante el partido./Vicente Vicéns / AGM
Chumbi, cabizbajo, durante el partido. / Vicente Vicéns / AGM

Tras enfrentarse al San Fernando, otro rival que desnuda a los granas, el equipo es colista con 1 punto de 12 y sigue sin encontrar soluciones; los de Adrián solo latieron con fuerza en veinte minutos de la segunda parte y se mostraron impotentes en la zona de creación

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El Murcia tiene un problema como club: cuenta con un equipo técnicamente inferior a su exigencia y a lo que sus aficionados esperan de él. Aunque todo el murcianismo sabía que la plantilla hecha era de bajo coste y formada por jugadores llegados desde Tercera, con poco bagaje en Segunda B, nadie esperaba que el arranque del equipo de Adrián Hernández fuese tan pobre. Tras el choque ante el San Fernando la realidad es dura: un punto de doce posibles y otro baño de realismo a la espalda. El Murcia de la primera parte no pudo, se sintió bloqueado e impotente. El de la segunda reaccionó cuando más hundido estaba, pero se tuvo que conformar con veinte minutos de brillo que no le dieron ni siquiera para empatar un choque ante un rival que le pudo infligir aún mayor castigo.

1 Real Murcia

Lejárraga, Álvaro Rodríguez, Antonio López, Julio Algar (Álex Melgar, min. 65), Iván Pérez, Manolo, Juanra, Juanma (Meseguer, min. 65), Marcos Legaz, Peque (Dorrio, min. 73) y Chumbi.

2 San Fernando CD

Rubén Gálvez, Gabi Ramos, Fernando Pumar, Raúl Palma, Pedro Ríos (Javi Gómez, min. 56), Francis Ferrón, Hugo Rodríguez (Jorge García, min. 61), Amelibia, Lolo Guerrero, Sandro Toscano (Tomas Atti, min. 81) y Omar Perdomo.

goles
0-1, min. 45, Omar Perdomo. 0-2, min. 60, Hugo Rodríguez. 1-2, min. 68, Álex Melgar.
Árbitro
Luis Fernando Collado López (Comité Castellano-Manchego). Auxiliado por Grande Rabadán y Mecero Campos. Mostró tarjeta amarilla a Juanra, Chumbi y Lolo Guerrero.
Incidencias
Nueva Condomina, 5.501 espectadores. Césped en buenas condiciones.

Al menos, Adrián Hernández fue fiel a sus principios, tanto futbolísticos como personales. Dejó fuera a pesos pesados del equipo como Curto y prefirió citar a canteranos como Meseguer y Melgar antes que dar un puesto en el banquillo a otros jugadores que llegaron para jugar en el primer equipo, pero que no cumplen con las expectativas. Este Murcia no tiene un jugador capaz de ordenar su juego y darle profundidad. Nadie con talento para buscar un último pase que deje a los hombres de ataque con posibilidad de marcar. Alberto Rodríguez y Andy Escudero, los dos futbolistas que, en teoría, fueron fichados para ello, no cuentan para el técnico grana. Y a la falta de fútbol del Murcia, hay que sumarle los fallos personales que le han costado muchos puntos. Así, la afición grana solo tiene en la retina la primera parte de Córdoba y veinte minutos de la segunda ante el San Fernando para pensar que la dinámica puede cambiar. La próxima semana en Talavera de la Reina el Murcia puede estrenar su casillero de victorias este año. Si no, todo se puede complicar mucho más.

El detalle
El Murcia, que esta campaña afronta su decimotercera campaña en Segunda B, nunca arrancó tan mal en esta categoría.
El público
5.501 espectadores. Antes del choque el público asistente homenajeó con un minuto de aplausos a los afectados por el temporal.

En los primeros cuarenta y cinco minutos el San Fernando hizo lo que quiso con el Real Murcia. No solo marcó un gol y se fue el vestuario con ventaja, es que pudo marcar algunos más y, además ,dejó al equipo grana que se estrellara contra sus propios problemas. Sobre todo, permitiéndole que llegara a la zona de tres cuartos de campo, donde el equipo de Adrián Hernández se ahogó una y otra vez, sin generar apenas peligro en la portería de César Gálvez.

Mientras que el equipo gaditano pudo marcar en un disparo al larguero de Francis Ferrón, una falta de Omar que se fue rozando el palo y la doble oportunidad del propio Ferrón y Hugo Rodríguez que precedió al gol, el conjunto grana apenas pudo soñar con el gol con dos disparos lejanos de Marcos Legaz y Peque, escaso bagaje para un equipo necesitado de puntos.

Reacción, al menos

En la segunda mitad el Murcia tuvo otros quince minutos grises, en los que solo un disparo pegado al palo de Manolo y otro de Juanra, que se encontró con un balón muerto en el área y chutó alto, hicieron despertar a la afición grana. Hasta que Hugo Rodríguez, en otro momento de desconexión de la defensa grana, hizo el 0-2. A partir de ahí los jugadores del Murcia se despojaron de sus complejos y se volcaron sobre la portería visitante. Adrián sacó a Víctor Meseguer y Álex Melgar, dos de sus canteranos preferidos, y el juego grana se huracanó. El propio Melgar le robó la cartera a Amelibia, central visitante, y batió con un disparo potente a Rubén Gálvez (1-2), mientras que unos segundos más tarde fue Chumbi el que estrelló un disparo en el larguero.

La grada tiró de su equipo, creyó en la remontada durante unos minutos, pero la efusividad del Murcia fue perdiendo intensidad poco a poco, dejando otra vez sus carencias al descubierto. Aunque los aficionados locales pidieron penalti sobre Antonio López y Chumbi remató de cabeza en el segundo palo, la remontada quedó en un sueño, dando paso a una pesadilla.