Fútbol | Real Murcia

Una cita que reabre heridas del pasado

Eddy pugna con el jugador del Córdoba Juanlu, en el partido disputado en el Nuevo Arcángel el 11 de junio de 2014. / LV
Eddy pugna con el jugador del Córdoba Juanlu, en el partido disputado en el Nuevo Arcángel el 11 de junio de 2014. / LV

El Murcia visita mañana el Nuevo Arcángel, campo en el que disputó en 2014 la ida de las semifinales del 'playoff' a Primera antes de descender a Segunda B en los despachos

SERGIO CONESAMurcia

Cuando el Real Murcia salte mañana al césped del Nuevo Arcángel de Córdoba, la mente de todos sus aficionados viajará hasta junio de 2014 de manera inevitable. Los murcianistas recordarán que antes de esta travesía, que ya va por seis años en el desierto de la categoría de bronce del fútbol español, estuvieron a punto de tocar el cielo. Sin apenas tiempo para asimilarlo, pasaron de luchar por el ascenso a Primera División a viajar hasta Ferrol, exiliados en el norte y con un equipo hecho a toda prisa, para intentar volver a Segunda. Nunca lo han olvidado, pero sí han intentado que esa herida se cierre y que aquel verano en el que se confirmó el descenso a las puertas de la Liga de Fútbol Profesional quede atrás como si nunca hubiera existido.

Sin embargo, en las camisetas granas será imposible no ver un once formado por: Casto, Molinero, Truyols, Mauro Dos Santos, Álex Martínez, Toribio, Dorca, Eddy Silvestre, Wellington Silva, Saúl y Kike García. Por supuesto, en el banquillo visitante Julio Velázquez dirigirá al equipo que formó el Chuti Molina como director deportivo. Aquel partido acabó con empate a cero, con Truyols salvando bajo palos el gol del Córdoba.

El partido de vuelta en la Nueva Condomina no pudo empezar mejor con el penalti sobre Eddy, pero falló Saúl y en la siguiente jugada marcó el exgrana Pedro para los andaluces. Empató Wellington Silva con un golazo que puso al Murcia a un gol de la final por el ascenso. Pero de nuevo, cuando mejor parecía el partido para los granas, Raúl Bravo, de cabeza, hizo el 1-2 definitivo. Supo la afición grana, pese al golpe, valorar el gran año de aquel equipo que en verano solo pensaba en salvarse y despidió a los suyos entre aplausos. Lo que no sabían en ese momento es todo lo que tenían que sufrir durante las siguientes semanas.

«El club merece estar sí o sí en el fútbol profesional»

Julio Velázquez recuerda esa campaña en el equipo pimentonero como una gran experiencia: «Arrancamos con el objetivo de la permanencia y conseguimos entre todos un año histórico, no solo a nivel de resultados, también por lo que transmitíamos sobre el terreno de juego. Nos quedamos muy cerca del ascenso a Primera». El técnico reconoce que le tiene «mucho cariño al club, a la ciudad y a una de las mejores aficiones, como para mí es la del Real Murcia. Ahora, viendo desde la distancia que el equipo compite en Segunda B me da pena porque el club merece estar, sí o sí, en el fútbol profesional y, desde mi punto de vista, en Primera». Después de entrenar en el Real Betis, Os Belenenses de Portugal, Alcorcón y el Udinese en Italia, está buscando su próximo destino tras rechazar ofertas este verano.

El paso de los años no ha borrado de la cabeza de Julio Velázquez aquel enfrentamiento: «El partido de ida fue muy igualado, ninguno de los dos quería perder la eliminatoria en la ida. El segundo encuentro fue de extremos, tuvimos la mala fortuna de no anotar el penalti que condicionó la eliminatoria. Ellos marcan, pero nosotros tenemos una fase en la que nos pudimos llevar el partido. Y justo cuando mejor estábamos aquella transición acaba con gol de Raúl Bravo. Fútbol, una lástima, pero no puede borrar la gran temporada que hicimos con todas las dificultades que había».

El técnico destaca el número de futbolistas de aquella plantilla que han jugado en Primera como Kike García, Saúl Berjón, Eddy Silvestre, Álex Martínez, Molinero, Mauro Dos Santos o Wellington Silva. Eso demuestra, a su juicio, «el gran trabajo que hicimos. Desde Chuti Molina en la dirección deportiva, hasta el resto del cuerpo técnico, pasando por los jugadores con la comunión que tuvieron durante todo el campeonato y el resto de trabajadores que formamos una gran familia».

Imágenes del Córdoba-Real Murcia, disputado en el Nuevo Arcángel el 11 de junio de 2014. / LOF

«No le he dado vueltas a aquel penalti»

Saúl Berjón fue uno de los mejores futbolistas de ese curso, aunque injustamente para algunos su recuerdo sea el del penalti fallado, con 6 goles y 20 asistencias: «Sigo desde la distancia al Real Murcia y compré acciones. Fue un año espectacular y la pena fue no culminarlo con el ascenso. No le he dado vueltas a aquel penalti, me tocó tirarlo y por desgracia fallé». El atacante juega en el Real Oviedo por tercera temporada consecutiva. De la Nueva Condomina salió para jugar en el Eibar en Primera y también ha estado en México en el Pumas: «Era un equipo hecho para mantener la categoría, pero te recuerda el fútbol y la Segunda que nunca puedes ponerte una meta concreta porque no sabes hasta dónde puedes llegar. Los nombres no eran los más llamativos, pero al final muchos llegamos a jugar en Primera». Como curiosidad, otro miembro de la plantilla grana en la temporada 2013/14 como Dani Bautista es ahora el delegado de campo del Real Oviedo en el que juega Saúl.

El centrocampista catalán Albert Dorca era otro de los fijos en el once del Real Murcia. Llegó a la capital del Segura tras descender a la categoría de bronce con el Racing de Santander y después de cinco años en el Girona. «La temporada fue buenísima, fue un equipo hecho a última hora, pero nos juntamos un grupo de futbolistas de mucho nivel y se hicieron las cosas muy bien desde el inicio. Lo recuerdo con mucho cariño, siempre que hablo de Murcia digo maravillas porque para mí fue un año muy bueno. La lástima fue lo que pasó el año siguiente. De los días más duros para un futbolista, estábamos convencidos de seguir en Segunda y que sería un año normal. Estábamos muy ilusionados, pero fue muy duro para nosotros y más para el club», indica el futbolista ahora del Alcorcón. Dorca señala que «en la ciudad se vivía un ambiente del bueno, del que te ayuda a ganar partidos, perder la eliminatoria y que todo el estadio aplaudiera todavía me hace emocionarme al recordarlo. Son cosas que te quedan y para mí es un recuerdo increíble».

«Sigo muy de cerca todo lo que sucede en el Real Murcia»

En el medio era habitual que Dorca estuviera acompañado por Dani Toribio, que se ha vuelto a reencontrar este verano con el Chuti Molina tras firmar por el Racing de Santander. A pesar del paso de los años sigue pendiente de la situación del club grana: «Estoy informado de la actualidad del club e incluso compré acciones para ayudar, así que sigo muy de cerca todo lo que sucede en el Real Murcia. Sé que ha habido cambios en la propiedad del club y hasta ahora ninguno ha dado la cara por el Murcia. Espero que ahora eso cambie por la afición y por los trabajadores que merecen el máximo respeto», explica el centrocampista.

Toribio no duda al señalar el descenso como «uno de los peores momentos de mi carrera deportiva». Para el futbolista es «una pena ver que ahora se enfrentan en Segunda B estos equipos, pero seguro que es un encuentro vibrante y el Murcia tiene que ir dando pasos para volver cuanto antes pueda a Segunda». También alaba a la hinchada murcianista: «Es una de las aficiones referentes y tanto en las buenas como en las malas han demostrado estar siempre con su equipo».