Fútbol | Real Murcia

Una campaña de abonos histórica

El club anuncia por el videomarcador el nuevo récord de abonados. / vicente vicens / agm
El club anuncia por el videomarcador el nuevo récord de abonados. / vicente vicens / agm

El Real Murcia superó ayer la marca de 10.775 fieles de la temporada pasada, alcanzando los 10.825

SERGIO CONESAMURCIA

Los aficionados del Real Murcia y el propio club tenían este verano una situación que podía ser complicada con la campaña de abonos que se puso en marcha a mediados del mes de junio. El conjunto grana necesitaba más que nunca que sus fieles respondieran ante la enésima llamada de auxilio de un club centenario que no atraviesa sus mejores días. A esa situación se le unía la circunstancia de que los fichajes no iban a ser nombres de relumbrón para la categoría o que ilusionaran a la grada para estar luchando por los puestos de arriba. Lo que sí tenían garantizado los que hicieran el esfuerzo de abonarse al Real Murcia y de seguir al equipo pimentonero una temporada más es que el dinero que se recaudara sí iba a acabar en esta ocasión en las cuentas del club y que los dirigentes están centrando todos sus esfuerzos en conseguir la supervivencia. Un hecho que parece una obligación pero que no ha ocurrido en muchos momentos en Nueva Condomina en los últimos tiempos.

La respuesta por parte de los aficionados granas no ha podido ser mejor, como demuestra el hecho de que ayer, horas antes del partido contra el Villarrobledo, el club anunciara que ya se habían superado los 10.775 abonados del curso anterior con Víctor Gálvez al frente. En concreto, se han alcanzado los 10.825. Se trata de una cifra histórica porque es la más alta que ha tenido el Real Murcia en la categoría de bronce del fútbol español y hasta esta tarde puede incluso aumentar, porque es hoy cuando se cierra la campaña. Además, esos cerca de 11.000 abonados es la tercera mayor cifra para el Murcia de manera global, solo superada por los 25.000 de la temporada 2007-08 en Primera y los 16.500 del siguiente curso en Segunda, que arrancó con Javier Clemente en el banquillo.

El verano pasado al equipo llegaron jugadores como Aquino, Alfaro o Hugo Álvarez con nóminas elevadas y que, por nombre y expectativas generadas, debían hacer del equipo un claro candidato a luchar por el liderato del grupo IV de Segunda B y en general por el ascenso a la división de plata. Todo ello añadido a que en caso de conseguir ese ascenso, los aficionados que acudieran al menos al 80% de los encuentros que se disputaron en Nueva Condomina conseguirían su carné gratis para el regreso a Segunda. Una estrategia que con el paso del tiempo deja claro que a Víctor Gálvez quería ingresar la máxima cantidad posible por los abonos durante el verano sin importarle cómo iba a pagar los contratos millonarios que estaba firmando a los futbolistas.

Un cambio de modelo

Toda esta serie de condicionantes con los que afrontaban el Murcia y su afición la campaña de abonos para este curso hacen que los datos sean una lección y muestra de madurez desde la grada. Unos fieles que se han acostumbrado a vivir con incertidumbre el futuro del club cada verano y que piden un cambio en el modelo para garantizar su viabilidad, precisamente lo que la actual directiva aporta desde que cogió las riendas. De hecho, la subida en la tarifa de los abonos, que ha sido de alrededor de un 10% en casi todas las ubicaciones, no ha sido un problema para una afición que vive tan pendiente de lo que ocurra sobre el terreno de juego cada domingo como de acuerdos vitales como el que tiene que llegar antes del 31 de diciembre con sus acreedores para evitar que puedan pedir la liquidación.

«Nos vamos aproximando a lo que queremos»

Adrián Hernández no podía estar más satisfecho con la victoria del Real Murcia ayer contra el Villarobledo. Además es la segunda consecutiva tras la conseguida la semana pasada contra el Talavera. «Nos vamos aproximando poco a poco a lo que queremos. Es un partido que se nos ha puesto de cara. El equipo ha tenido la solidez defensiva que estábamos buscando y hemos sabido sufrir en los 15 o 20 minutos en que ellos nos han apretado en la primera parte», explicó el técnico.

El entrenador del Real Murcia reconoció que «el equipo tiene la moral muy alta porque ve que el trabajo va dando sus frutos», a la vez que indicó que «nunca hemos tenido dudas, pero sí había preocupación por el miedo escénico en Nueva Condomina». Sin embargo, la buena racha de resultados no es motivo de euforia para Adrián. «Euforia ninguna. Ahora iré a ver a mi mujer, me tomaré una cerveza y después a trabajar, porque tenemos que ir a Vélez Málaga y esta noche tenemos que decidir muchos aspectos sobre el partido. Tenemos un 33% de victorias, que es muy poco, y queda mucho por mejorar». En el Murcia consideran muy importante poder jugar la Copa del Rey y su técnico lo recalcó. «Ahora mismo solo pienso en el partido de la Copa Federación y ya después me pondré todas las horas que queden con el UCAM».