Fútbol | Real Murcia

Una de cal y otra de arena

El murcianista Peque pugna con Seth en el Cádiz B-Real Murcia del pasado domingo. / lof
El murcianista Peque pugna con Seth en el Cádiz B-Real Murcia del pasado domingo. / lof

El Real Murcia ha arrancado el curso con tres victorias y otras tantas derrotas en las seis temporadas consecutivas que acumula en Segunda B

SERGIO CONESAMurcia

El Real Murcia sigue dando una de cal y otra de arena en sus estrenos ligueros en Segunda División B desde que comenzó este periodo, que ya va por la sexta temporada en la categoría de bronce del fútbol español. Y es que desde el verano de 2014, con el descenso administrativo, alterna una victoria y una derrota en su primer partido. El paso de las jornadas ha sido el que ha determinado realmente el lugar del equipo cada temporada y no un inicio que puede ser engañoso.

Precisamente en 2014, en el que el Real Murcia arrancó en la segunda jornada tras aplazar la primera por todos los problemas derivados de bajar en los despachos, consiguió una victoria frente al Racing de Ferrol (1-2) con un tanto de José Luis Acciari. Un año después, de vuelta al Grupo IV tras un curso 'desterrado' con los equipos del norte, caía en su estreno contra el Marbella (3-1). Paco García comenzó en 2016 con un importante triunfo en la Nueva Condomina teniendo como rival al Mérida (2-0) y doce meses después Sanlúcar empezaba en casa con un traspié contra el recién ascendido Écija (0-1). El proyecto de los Gálvez con Manolo Herrero como entrenador arrancó contra el Sanluqueño con victoria (1-2) y el pasado domingo el Real Murcia de Adrián Hernández perdía en Cádiz (2-1).

El equipo grana quiere ganar el domingo al Algeciras para evitar que cunda el desánimo

Tras la mencionada victoria en el debut del curso 2014-15 con Aira llegó una derrota en casa contra el Celta B (0-1). Le seguirían dos victorias más antes de la derrota en el partido aplazado con el Logroñés. A partir de ahí el Real Murcia despegó con seis victorias y un empate. La segunda campaña con Aira tuvo un inicio más complicado y después de tres jornadas con un empate y dos derrotas, el conjunto grana era colista con un punto después de perder en el Artés Carrasco frente a La Hoya Lorca. La reacción fue todavía mejor y en los siguientes 23 partidos el club grana consiguió la increíble cifra de 17 victorias, 5 empates y solo una derrota. En total, 56 puntos sobre 69 posibles.

Inicio engañoso

La victoria del equipo de Paco García en su estreno dejó unas buenas sensaciones que no se cumplieron con el paso de las jornadas. Una derrota en la primera salida contra el Villanovense (1-0) y una victoria con La Hoya Lorca (2-0) dio paso a tres semanas sin conocer la victoria. El equipo, que contaba con muchas limitaciones en su plantilla hasta el desembarco de Moro y Deseado Flores con excesos económicos, no acabó de levantar cabeza hasta que llegó Vicente Mir al banquillo y una revolución en el mercado de invierno. El curso 2017-18, con Manolo Sanlúcar, arrancó mal y el paso de las jornadas solo dejó como aspecto positivo las victorias en Copa del Rey que acabaron con un enfrentamiento contra el Barça. Una sola victoria en Liga en las primeras 7 jornadas, frente al Ejido (4-1), le costó el puesto al entrenador grana, que fue sustituido primero por Víctor Basadre y luego por José María Salmerón.

Los resultados

2014-15:
Ferrol, 1 - Real Murcia, 2
2015-16:
Marbella, 3 - Real Murcia, 1
2016-17:
Real Murcia, 2 - Mérida, 0
2017-18:
Real Murcia, 0 - Écija, 1
2018-19:
Sanluqueño, 1 - Real Murcia, 2
2019-20:
Cádiz, 2 - Real Murcia, 1

La temporada pasada lo deportivo fue lo menos importante, excepto en las primeras semanas antes de que la presencia de los Gálvez se hiciera muy incómoda. Tras la victoria en el debut, los de Manolo Herrero cosecharon 6 empates y 3 victorias en Liga. Unos números que colocaban al equipo en 'playoff', tras muchas dudas por el exceso de empates. Después, los problemas internos, que tuvieron su punto álgido tras la derrota con el Recreativo Granada, acabaron con las aspiraciones en lo deportivo.

Ahora, el equipo de Adrián Hernández tiene que superar esa derrota inicial e ir ganando confianza y puntos en el nuevo proyecto grana que quiere evitar situaciones como la del curso pasado y conseguir estabilidad y un futuro para el club.