Vuelven Queen y Spike Lee

Escena de la película «Infiltrados en el KKKLAN». /
Escena de la película «Infiltrados en el KKKLAN».

CARLOS MARTÍNEZ

El Día de Todos los Santos (a la generación que lleva los tobillos al aire les informo que es lo que existía antes de Halloween), comienza la temporada de buen cine en España. Llegan las películas de 'prestigio' de los grandes estudios, esas que quizás no consigan grandes taquillas pero sí grandes premios que llenen vitrinas de algún productor. No olvidemos que esto del cine es negocio y arte, pero también es un juego de poder y egos.

Una que tiene papeletas para ser multinombrada en las galas de premios es 'Bohemian Rhapsody'. Con ese título es evidente que trata de la carrera de uno de los grupos más importantes del siglo pasado, Queen, con su excesivo Freddie Mercury a la cabeza.

Es imposible abarcar la inmensidad de este grupo y una figura tan fuera de límites, mito vivo de la música. La película no lo consigue, supongo que por las peripecias sufridas durante su rodaje, con el despido de su prestigioso director Bryan Singer y su sustitución por el desconocido Dexter Fletcher. El rodaje debió ser tan revuelto como las bambalinas de un concierto de rock. Destacables las actuaciones de Rami Malek y las recreaciones de los estadios llenos.

Pero falta el alma que le sobraba al grupo. El mejor favor que se le puede hacer a esta película es verla sin prejuicios, porque todas las comparaciones son odiosas.

Y si nos hemos quedado con más ganas de peinados imposibles, podemos ver el que luce John David Washington protagonizando 'Infiltrado en el kkklan' (los astutos distribuidores patrios tratan de atraer a despistados buscadores de comedias estúpidas poniéndole este título que nos recuerda a «obras maestras» como 'Infiltrados en clase').

Pero lo más interesante de esta película no es la cantidad de presupuesto que se gastaron en laca, sino como Spike Lee ha madurado en su forma de dirigir, siendo capaz de ofrecernos este relato que oscila entre 'Arde Missipi', el Blaxploitation y las buddy movies, con buenos toques de humor, usando para ello la historia de un agente de color que en los años setenta logra encabezar una operación de infiltración en el KKK.

Si una película la encabeza Gerard Butler y los productores de 'Fast and Furious', esa película resulta más sospechosa que una mesilla de noche con candado. Y eso precisamente pasa con 'Hunter Killer. Caza en las profundidades'. Una de acción y política ficción del estilo de 'Asalto a la Casa Blanca'.

Aquí el guionista debió fumarse algo más que tabaco para articular un artefacto sólo apto para poligoneros, con un submarino americano enfrentándose a los malvados rusos y tratando de liberar al presidente de Rusia de un secuestro. Un 'Air Force One' mezclada con 'Marea roja'.

Si queréis cambiar completamente de tercio, sólo tenéis que ir a una sala donde proyecten la nueva de Julio Medem (uno de los realizadores con los que más y mejor he dormido, incluida 'Lucía y el sexo').

Tras años de (afortunada para mí) sequía laboral, el vasco vuelve a su tierra para narrar una de sus filmes más interesantes, pues deja un poco al margen la introspección que lastra sus trabajos, para contarnos como una pareja joven descubre terribles secretos cuando indagan por la más reciente historia de sus familias. Eso nos cuenta 'El árbol de la sangre'.

Con su habitual Najwa Nimri, los veteranos Josep María Pou, Emilio Gutiérrez Caba y Ángela Molina, y los nuevos valores al alza Álvaro Cervantes y Ursula Corbero, en un registro muy diferente del que estamos acostumbrados en su 'La casa de papel', Medem logra hilvanar una historia sólida. La cosa empieza bien porque, algo poco habitual en el cine español, el tráiler es bueno.

A disfrutar de estos días de puente, aunque no hayamos ganado lo que Lopetegui. Que tengáis una semana de cine.

Títulos de crédito

Cuando yo era niño mi madre (debía ser como venganza anticipada por la adolescencia que le daría), me decía que la noche de difuntos los muertos de la familia dormían con nosotros. Un pensamiento muy tranquilizador para un niño que no entiende de espacios en camas de ochenta.

La cosa es que en el cine los fantasmas (como en la política) son una presencia recurrente, por eso he pensado que sería bueno hacer unas recomendaciones de películas sobre el tema. Aviso que me niego a hablar de ese escupitajo al séptimo arte que fue 'Ghost'.

Empiezo la lista con la última obra maestra de la animación que es 'Coco'; sigo con la divertida 'Ghostbusters'; el clásico 'El fantasma y la señora Muir', la historia de un amor imposible. Llegados a este punto estaréis esperando algunos clásicos de miedo, y en esas no puede faltar ni 'El orfanato' ni 'El sexto sentido', una de las películas más spolieadas de la historia, ni 'Los otros', ni por supuesto 'Poltergueist', con una niña más inquietante que la del anuncio de Vodafone One.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos