Marisa Valle Roso: «La vida es pura contradicción»

Marisa Valle Roso/daniel pedriza
Marisa Valle Roso / daniel pedriza

La cantante asturiana presenta en Murcia su nuevo disco, 'Consciente', donde juega con acierto las cartas de la tradición y lo contemporáneo

ALBERTO FRUTOS

Marisa Valle Roso rima cada uno de sus pasos con los ecos que recorren cada esquina de Langreo (Asturias), su ciudad natal. Desde su primer trabajo discográfico, 'Un pasu más', firmado junto a su hermano, hasta su última y notable entrega, 'Consciente', pasando por el estupendo 'De lo fondero l'alma', la artista ha tratado de equilibrar la balanza entre lo acogedor y lo renovado, lo tradicional y lo contemporáneo, el ayer y el pasado que vertebra el mañana. Y lo ha conseguido. Por eso, sus canciones suenan acogedoras como una cabaña en medio de la nieve, un retiro en mitad del desierto artificial, una mirada encontrada entre la ensordecedora multitud. Música con la que se llora añorando y con la que se añoran los llantos que eran de verdad. Una artista que crece a cada movimiento sin dejar de observar el mundo tras el cristal del hogar. La virtud de no olvidar la primera huella. Charlamos con ella.

Marina Valle Roso. Murcia

Cuándo
Viernes 12, a las 21.30 horas
Dónde:
Auditorio y Centro de Congresos Víctor Villegas
Cuánto:
12€

-En 'Consciente' nos encontramos elementos que parten del folclore más característico hasta llegar a otros géneros como el jazz, el pop o la bossa nova. ¿Cómo se planteó en un primer momento esta fusión de estilos y géneros?

-Este disco no deja de ser el resultado de todo lo vivido durante años. Vengo del folclore y la mayor parte de mi vida me dediqué a ello, por lo que representa mi columna vertebral. Mis inquietudes musicales me llevaron a querer experimentar con otros géneros como el flamenco, el fado, la música sudamericana e incluso a interesarme mucho más por la canción de autor y el pop.

-Con este trabajo, además, se estrena como compositora. ¿En qué momento y por qué decidió dar este salto?

-Componer es algo muy nuevo, nunca me imaginé que podría llegar a cantar algo que saliera de mí. El último empujón para animarme a hacerlo me lo dio Rozalén hace unos cuatro años. Ella es una grandísima cantautora y me recomendó componer porque cuando cantas algo tuyo lo sientes de otra manera. Y es verdad, aunque todavía me falta mucho por aprender como compositora.

-¿Cree que convendría subrayar más la importancia de la tradición y las raíces entre el público joven?

-Sí, mucho más y creo que en la educación está la clave. Hay un gran desconocimiento del folclore entre los más pequeños. También soy de las que pienso que si les vendes el folclore a los jóvenes con un traje o vestido más actual es mucho más fácil que te lo compren.

-En estos tiempos de contradicciones, ¿cree que ser consciente se parece cada vez más a un acto de inconsciencia?

-La vida es pura contradicción. Este disco se titula 'Consciente' porque, entre otras cosas, estoy más segura que nunca de lo que quiero hacer y qué camino tomar, pero al mismo tiempo habrá muchos que me estén calificando de inconsciente por hacer lo que estoy haciendo.

-A nivel musical, ¿cuál es el reto al que más le apetece enfrentarse en el futuro?

-Me planteo retos a corto plazo siempre. Ahora me estoy animando a acompañarme con la guitarra. Quizás sería bonito algún día, aunque me encanta rodearme de músicos maravillosos, poder defender un concierto yo sola.

-¿Cree que una artista termina alguna vez de encontrar su sitio o, al contrario, considera que la inquietud siempre resulta un factor más positivo?

-A esta profesión no le favorece la monotonía. Hay que estar continuamente reinventándose y es muy difícil conformarse con un mismo sitio, por lo que si lo encuentras no creo que sea por mucho tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos