Una tonelada de carne a cachitos

La Calle de las Tapas volvió a llenarse ayer de amantes de la gastronomía moderna y tradicional. /nacho garcía / agm
La Calle de las Tapas volvió a llenarse ayer de amantes de la gastronomía moderna y tradicional. / nacho garcía / agm

Profesionales y adeptos a la cocina moderna y tradicional se dejan ver en el último día de una feria por la que han pasado más de 30.000 personas

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

No siente el brazo, pero José Joaquín Sánchez saca fuerzas de cualquier sitio para seguir cortando, sin parar, pequeños trozos de churrasco de ternera y de cerdo, de Carnimur, en el expositor de José Díaz. «Llevo cuatro días sin echar el freno, y aquí sigo», relata, mientras la plancha de leña Ofyr continúa poniendo a punto otros chuletones. Fuera del mostrador, decenas de asistentes esperan con reclamo los preciados manjares.

La Calle de las Tapas vivió ayer su cuarta y última jornada de esta edición, que volvió a ser un rotundo éxito. En el edificio anexo al auditorio de Murcia se dieron cita profesionales de la restauración, empresarios y visitantes que no quisieron perderse la traca final y aprovecharon para intercambiar opiniones, coger ideas culinarias, saludar a amigos y comer como reyes.

Más de 30.000 personas, según la organización, han pasado por este congreso culinario en esta séptima edición. Y los hosteleros remarcan el éxito que han tenido sus firmas y productos en la Calle de las Tapas. La plancha de leña Ofyr cocinó una tonelada de carne. Francisco Rosa vendió más de 400 kilos de deliciosas hamburguesas y entrecots de primera elaborados en el horno Josper, cedido por Panasa. Estrella de Levante gastó más de cien barriles de cerveza durante los cuatro días. Salzillo sirvió más de 10.000 cafés, Nicolás y Valero vendió alrededor de unas 10.000 tapas, y todos los expositores agotaron existencias en algún momento de Murcia Gastronómica, como en La Cava de Royán.

Así lo ven

Tania Romero. Camarera
«Me quedo con el ambiente que hay en este evento y la variedad de vinos que sirven aquí».
Antonio Martínez. Comercial
«Me ha encantado el tartar de atún de La Cava de Royán y la cerveza Estrella de Levante».
José María González. Hostelero
«La gastronomía de la Región se une en este evento, y eso es bueno para el sector».
María Antonia Trujillo. Cocinera
«Los clientes son cada vez más exigentes, y aquí hay mucho talento en las cocinas».
Natalia Gómez. Camarera
«Me encanta la gente, los talleres, el ambiente, la variedad de las tapas... Todo está bueno».

«Nosotros hemos venido a las charlas y a las ponencias para tomar nota de todo, ya que hay muchas demostraciones», comentaban varios alumnos de la Escuela de Hostelería de Cartagena. Cerca de ellos, en el expositor de Makro, el jefe de cocina del restaurante El Churra, Juan Antonio García Gil, deleitaba a los visitantes con una ensalada de dorada con pimientos asados, una marinera de calabaza de Guinea, un tataki de salmón con melón y helado de wasabi, y un espectacular guiso de trigo con frutos del mar. ¡Olé! Y Joaquín Noguerol, del bar ceheginero El Sol, acudió para «ver las nuevas tendencias de los restaurantes».

Quienes se pegaron un buen festín, por la alegría que llevaban encima y lo cómodos que estaban, fueron los miembros que componen la familia de La Cábila. El gerente, Alejo Almagro, decía a sus empleados que observaran las nuevas combinaciones de sabores. «Este año la feria me está gustando mucho más que otros años, porque hay mucha más variedad de tapas», confesaba.

No faltó a la cita el propietario del restaurante Jota Ele, Fran González, que asistió a varias ponencias. «Son muy interesantes para aprender buenos trucos sobre cómo cocinar los alimentos», aseguraba.

Un final a lo grande

El gran éxito de esta edición fue tal que muchos de los hosteleros no querían que Murcia Gastronómica cerrara sus puertas. «Aquí el tiempo se pasa muy pronto», comentaba una pareja, después de haber llenado sus buches en la Calle de las Tapas. Y por la tarde, los bares bajaron las persianas, felices de haber participado en la mayor experiencia culinaria de la Región. Un final con muy buen sabor de boca.

¡Hasta el próximo año!

 

Fotos

Vídeos