'Toy Story 4' contra Godzilla

Fotograma de Toy Story 4.

CARLOS MARTÍNEZ

Sé que todos estamos hartos de partes de sagas de éxitos cinematográficos, de alargamientos artificiales de historias que no saben terminarse, pero que acaban siendo tan eficaces como los alargamientos de pene.

Pero hoy estamos de suerte porque llega el final (o no, que diría Rajoy) de una de las mejores series de animación de la factoría Pixar. Y es que aterriza en nuestros cines 'Toy Story 4'. Lo peligroso es que la 3 ya nos pareció una obra maestra (¿alguien no se emocionó con la escena en que van a ser incinerados? El que levante la mano no tiene corazón), así que está lo tiene difícil para estar a su altura. Claro que tenemos la garantía Pixar detrás, lo que nos asegura un guion de hierro, unos personajes con más profundidad que la que se le supone a un juguete y una calidad artística fuera de toda duda.

Una vez más la panda se reúne, como siempre al servicio de un niño, para correr otra trepidante aventura para rescatar a uno de ellos. Por supuesto nos reencontraremos con personajes tan entrañables como Woody, Buzz, Rex o, mi favorito, Señor Patata (la imagen perfecta de una tienda de ortopedia). Seguro que, como en cada entrega, nos presentarán a unos cuantos más que serán tan buenos como los anteriores. Por supuesto hay que ir a verla, aunque sea con los dedos cruzados para que no se estropee la saga.

Godzilla también es protagonista de otra serie de películas míticas, pero de serie B, desde que en Japón empezó a destruir Tokio, algo aún más habitual que la del Capitolio en las películas americanas.

Y aunque en los Estados Unidos han tratado de llevarlo a su terreno, ninguna de sus versiones ha triunfado. Pero Hollywood es inasequible al desaliento y lo vuelve a intentar con 'Godzilla: Rey de los monstruos', convertido aquí en el salvador de la humanidad, sumida en un Armagedón de monstruos. La 11 de 'Stranger Things', Millie Bobby Brown, la protagoniza con su habitual mezcla de dureza, dulzura y misterio. Ciencia ficción para los incondicionales.

Tras tanto blockbuster os hablo ahora de dos películas de esas que pondrán en la sala B de algún cine, y luego acabaran poniendo en TCM. La primera es 'El secreto de las abejas', una hermosa película británica que transcurre en los años cincuenta del pasado siglo en un pequeño pueblo a donde llega una doctora nueva, que inicia una relación con la madre de uno de sus pacientes, con el consiguiente escándalo.

Adecuada para preparar el ambiente a las fiestas del Orgullo Gay, lo cierto es que es más una historia de amor imposible que una obra reivindicativa. Hay que destacar la preciosa fotografía y el trabajo de sus actrices. A mí, por ambiente y por el clima claustrofóbico y castrante, me recordó a 'La librería'.

Algún día alguien tendrá que hacer un post sobre las películas que tienen Toscana en su título. La palabra Toscana es como un mantra que mundialmente es considerado como una sinónimo del dolce far niente, la erótica de lo bello, de tomar el sol con un vino fresco sobre una mesa de mármol con una mansión deteriorada detrás.

'Un atardecer en la Toscana' es un nombre trampa. Si buscas ese pasar la vida con delectación, no lo encontrarás, porque estamos ante un ejercicio de reivindicación intelectual, y ese trocito de Italia sólo es un decorado. Un bello paisaje donde una libre pensadora ganadora de un Nobel la lía parda con unas declaraciones, haciendo que ese paraíso donde se había refugiado, ese mundo, esa burbuja en la que vivía, se vea sacudido desde los cimientos. Una película para pensar.

Ha empezado el verano, ya sabéis lo que eso significa, un paréntesis en la vida que tenemos que intentar que sea feliz. Poneros a ello. Que tengáis un verano y una semana de cine.

Títulos de crédito

Pixar es la sucesora de Disney como la gran factoría de animación del cine mundial. Supongo que por eso Disney la compró hace años.

Esta empresa es responsable, no sólo de las mejores películas de animación de la historia, sino de algunas obras maestras de todos los tiempos. Entre ellas, sin duda, 'Toy story 3' (2010), la mejor tercera parte nunca realizada. 'Up' (2009), que sólo con esos minutos que resumen una vida ya merece pasar con letras de oro en el libro del cine. 'Wall-E' (2008), la mejor película muda (en la mayor parte de su metraje) en décadas. Y 'Del revés' (2015) es uno de los films más complejos y que logra contar cosas muy difíciles de forma muy sencilla. Los dibujos ya no son sólo para niños.

Temas

Cine