«Queremos trasladar lo irracional de la composición al escenario»

«Queremos trasladar lo irracional de la composición al escenario»

La banda sevillana, una de las imprescindibles del indie pop español, presentan en Cartagena los temas de su último trabajo, 'Salto horizontal', con un formato tan íntimo como especial

ALBERTO FRUTOS

«¡Viva el corazón! ¡Muera la impostura!». Maga lo tienen claro y ante semejante declaración de intenciones, ubicada en una de las canciones más sobresalientes de su último disco, llevarles la contraria sería el colmo del absurdo y lo innecesario. Mucho mejor sumarse a la fiesta del regreso, a la reconciliación con las musas, al punto final del paréntesis, a la despedida de la penúltima estación del calendario del silencio. Y es que, dos años después de publicar la revisión de su excelso debut, aquel 'Maga' conocido como 'Álbum Blanco', y seis desde que entregaran la última colección de canciones originales ('Satie contra Godzilla'), los sevillanos volvieron al estudio en 2017 con 'Salto horizontal', un trabajo con el que la banda se buscaba, reencontraba y renovaba desde un conjunto de pequeños grandes hallazgos como las palmas que acompañan la melodía de la estupenda 'Domingo' o el precioso violín que arropa 'Esmeralda', entre muchos otros. Una manera de hallar un mapa diferente e inesperado dentro de la propia canción, de la personalidad intransferible, del eterno retorno. Su concierto en Cartagena, enmarcado dentro de la iniciativa Live The Roof, supone una oportunidad perfecta para volver a caer en esa inconfundible tela de araña musical que Maga lleva tejiendo desde hace casi dos décadas. A continuación, charlamos con su líder, un encantador y reflexivo Miguel Rivera.

-Estamos ante un disco, 'Salto horizontal', que conjuga muy bien la épica y la delicadeza, lo delicado y lo dramático. ¿Creen que la clave para encontrar el equilibrio entre conceptos a priori tan alejados está en los detalles?

-La verdad es que no sabría decirte cuál ha sido el secreto para que estas canciones terminaran tomando la forma que tienen, aunque es cierto que nos dio mucha seguridad contar con la producción de Ángel Luján, algo nuevo para nosotros ya que no habíamos trabajado antes con un productor. El caso es que nosotros preparábamos las maquetas y se las mandábamos con la seguridad de que él conseguiría encontrar el tornillo adecuado para girar. En ese sentido, no teníamos que entregar las canciones envueltos en celofán, sabíamos que él las iba a diseccionar y estudiar hasta intuir el mejor camino que podían tomar.

-Tras su regreso, ¿encontraron muchos cambios en el panorama musical nacional? ¿Alguno les impactó de manera especial?

-La actitud de los grupos nuevos, su mentalidad y lo claras que tienen las ideas desde el principio. Todo es mucho más medido, más profesional, algo muy diferente a lo que ocurría en los noventa, cuando todo era más amateur. Además, está claro que aspectos como la promoción, con la ayuda de las redes sociales, ha mejorado mucho.

-¿Consideran que existe mucha diferencia entre la energía que puede tener una banda que está empezando con la que puede desprender una que vuelve después de una pausa?

-Por supuesto, son dos energías diferentes. Ni mejor ni peor, pero diferentes. Al final, la experiencia te da unas cosas y la inmediatez del principiante otras. En nuestro caso, seguimos ofreciendo al público las ganas de exprimir todavía más nuestro universo, algo para lo que es esencial el papel que juegan la música que hemos escuchado durante estos años, las películas que hemos visto, los libros que hemos leído o las experiencias que hemos vivido. Y está claro que esas influencias las maduramos de una manera más pausada que cuando teníamos veinte años. De hecho, este es el camino que queremos buscar con el nuevo disco que ya estamos preparando, no ofrecer esa inmediatez de un grupo juvenil, sino encandilar a la gente a través de la expansión de nuestra música y de una serie de ambientes que no son tan fáciles de lograr sin la experiencia de muchos años de trayectoria.

-Por último, me gustó mucho un concepto que pude leer en sus redes sociales y que hacía referencia al acto de 'descomponer canciones'. ¿A qué se refieren exactamente?

-El objetivo es trasladar lo irracional de la composición al escenario y al repertorio habitual. Queremos aprovechar que andamos con ese espíritu positivo y liberado que llega cuando estás trabajando en nuevos temas, una etapa en la que estás especialmente abierto a nuevas ideas. Se trata de empezar a tocar e ir viendo lo que va pasando, descomponiendo la canción, viendo lo que hay dentro de ella, diseccionándola y soltándola como si lanzáramos unos dados, sin saber lo que va a salir. Es un concepto que da cierto vértigo, pero lo disfrutamos mucho. Lo hicimos por primera vez hace unos días en Valencia y queremos repetirlo en Cartagena.

Maga en Cartagena

Cuándo
Sábado 8, a las 21.00
Dónde
Terraza Restaurante Eszencia (El Batel)
Cuánto
12€

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos