Mi patria

SERGIO GALLEGO

Los nombres propios que han pasado por Murcia Gastronómica, el potencial de los ponentes murcianos, los talleres, la comida, las máquinas novedosas de las empresas murcianas, los embutidos de Tomás Écija, las setas de David López o los vinos; el gran trabajo de la asociación de Sumilleres, las parrillas de Aitor Arregi, Fran de Jota Ele en la quinta fila, las entrevistas de Bernardo Cabrera, los periodistas, la nueva carpa, la terraza, las comidas Michelin, El Poli, el ronqueo del Hispano o el MiniGourmet.

Las conversaciones con Albert Raurich sobre Ferran Adrià, la alegría de Velandrino en el escenario, la profesionalidad de Chacón, Ángela y compañía o la incondicionalidad de Andrea, Pamies, Alberto y demás responsables de la feria. La fría Estrella de Levante, los vinos de Yecla, el chófer del congreso, Massotti, África, la humildad de Maralba, las preguntas de Vigara; el ravioli trufado, la carrillera o la carne a la brasa, el asiático...

Las fotos de Enrique, las maravillosas crónicas de Pachi, Rosa, Marta, Rebeca y Nito o los retratos de Nacho, Guillermo, Marcos, Andrés o Vicente; la templanza de Alicia, el ímpetu de Carmen Nieves, Bea, Elena, Antonio, Lourdes o Ascen para hacer cualquier cosa que se preste. El delicado gusto y profesionalidad de Antonio de Salzillo, Domingo de Schweppes, José Díaz, Panasa, Makro, los pasteles de Fran y Valerio, el chocolate de Andrés y, sobre todo, los voluntarios. ¡Gracias a todos aquellos que hacen posible Murcia Gastronómica! Esta es mi patria, fuera no hay nada.

 

Fotos

Vídeos