Patatas belgas y burguer

SERGIO GALLEGO

En la calle Vara del Rey, en plenas tascas de Murcia, ha abierto un nuevo local de comida rápida con la firme intención de darnos de comer patatas fritas como mandan los cánones. Se llama Belgian Frit Chip y su secreto es cocinar dos veces unas buenas patatas frescas. Primero con el aceite a fuego lento para que se hagan por dentro y, poco después, a fuego alto para darle unos tonos dorados en el exterior. Además, utilizan aceites especiales dando como resultado una patata diferente, aunque en mi caso, el cucurucho de patatas que me sirvieron no quedaban crujientes, sino flácidas y blandas. Las hamburguesas están bien, sin ser nada del otro mundo, aunque sí que es cierto que el precio del menú completo -seis euros- merece una visita y probar suerte con las patatas.