Un nuevo 'Millennium'

Un nuevo 'Millennium'

CARLOS MARTÍNEZ

Si alguien seguía pensando que los suecos eran un pueblo aséptico, repleto de bondad, una Disneylandia con vocales impronunciables, tuvo que cambiar de opinión tras leer en la década pasada la saga 'Millennium' de Stieg Larsson, donde se reflejaba la podredumbre y violencia de un país tan frío por fuera como por dentro (paro ya o provoco un incidente diplomático).

Tras sus distintas adaptaciones al cine, unas más afortunadas que otras, nos llega este viernes otra de un escritor que cogió el testigo (y las Coronas suecas) tras la muerte de Larsson, David Lagercrantz, y donde su protagonista, la turbia Lisbeth Salander, en un híbrido entre Charles Bronson y Kill Bill con estilo de dominatriz.

El título de esta entrega de la saga, 'Lo que no te mata te hace más fuerte', es lo que le pasa a nuestra protagonista, encarnado espléndidamente por la poseedora de los ojos más expresivos del cine actual, Claire Foy, que interpreta a la tatuada Salander.

Los muchos que os habéis leído el libro me perdonareis que cuente a los demás (sin spoiler) el argumento. Salander es una pirata informatica, algo más que rebelde, que se ve envuelta una vez más en la lucha contra los malos, al tiempo que tiene un encuentro no muy feliz con su casi mefistofélica hermana, que, por cierto, hace normal a su hermanita.

Tras pasearnos por las cloacas del alma, viajamos a la Segunda Guerra Mundial a visitar las cloacas de la historia con 'Overlord', que era el nombre en clave que le dieron los aliados al Desembarco de Normandía.

Un grupo de paracaidistas implicados en la operación se encuentran, tras las líneas alemanas, con un laboratorio de siniestros experimentos de los nazis, y entonces es cuando la película de guerra se convierte en una de terror sanguinolento, y en una locura de largometraje. Ósea que, aviso, la cosa va deslizándose de 'Salvar al soldado Ryan' a la locura de 'Malditos bastardos', pasando por 'Saw'.

Reconozco que no es mi tipo de película, pero teniendo en cuenta que hay gente que le gusta el helado de pistacho, vota a Trump o entiende lo de las hipotecas, puede ser que este thriller haga las delicias de alguna mente perturbada.

Por si con dos thriller no era suficiente, sumamos a nuestra lista de vengadores de esta semana al padre interpretado por José Coronado en 'Tu hijo', donde hace de progenitor que quiere primero respuestas, y luego tomarse la justicia por su mano, por la paliza que ha dejado a su hijo de diecisiete años en estado vegetativo.

Miguel Ángel Vivas, su director, ya nos dejó buen sabor de boca con 'Inside', y aquí ratifica que es una esperanza para el cine de género, algo que necesita la industria nacional. Profesionales especialistas que sean capaces de sacar partido a las historias que se le ofrecen.

'Lazzaro Feliz' es una película premiada en festivales, lo digo al principio del párrafo por si queréis ir directamente al epilogo de este artículo (conozco el sarpullido que se produce cuando sale una palma de oro antes de una película). Porque ya sabéis que en los festivales a veces se premian cosas raras, y este es el caso. Una película rara pero simpática, que ha recibido críticas muy positivas. El protagonista es un chico, un hombre de bondad infinita e insobornable, pero sin alardes. A mí me recuerda mucho al Peter Sellers de 'Bienvenido Mr. Chance', y su paso por el mundo como si él fuera aceite y las personas el agua. No os pongo el tráiler porque su belleza estética os puede echar para atrás. Jugárosla, merece la pena, de verdad.

Os dejo ya que es tardísimo y estoy rozando la hora de cierre. Que tengáis una semana de cine.

Títulos de crédito

Hoy voy a pasar del cine en este epilogo semanal, haré intrusismo profesional para hablar de libros. La novela negra es una de mis debilidades (esta es de las confesables), y aprovechando lo de Millennium he de deciros que la novela negra nórdica no me llega, ni Larsson, ni Mankell, ni Nesbo, tienen «demasiados demasiados»: demasiada frialdad, demasiada distancia, demasiada soledad, demasiados paisajes helados.

Soy más de dieta mediterránea y de novelas de detectives tocando la negra. El veteranísimo Camilleri me gusta, y también su sucesor Manzini o el griego Markaris. Retratos casi costumbristas con cadáver al fondo. Pero sobretodo mi amor eterno e incondicional para Donna Leon y su maravilloso, familiar y comilón Guido Brunetti. Totalmente imprescindibles 'Muerte en La Fenice', 'Acqua alta', 'Justicia uniforme', 'Restos mortales' y 'Líbranos del bien'.

Temas

Cine

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos