Enric Peidró: «En Murcia hay una grandísima afición a la música»

Enric Peidró Swingtet /SARA CERRADA TOLEDO
Enric Peidró Swingtet / SARA CERRADA TOLEDO

Enric Peidró y su septeto graban 'Live at Jazzazza!' las noches de viernes y sábado en el cada vez más relevante club de jazz de Algezares

JAM ALBARRACÍN

Live at Jazzazza!' es el título del disco que este viernes por la noche y el sábado se grabará en directo en el club de jazz del mismo nombre, sito en Algezares. Una ocasión especial que ha sido posible gracias al interés de los gestores de Jazzazza por consolidarse en el circuito nacional de clubes de jazz. Y un disco que se registrará totalmente en acústico «no solo para conseguir resultados óptimos en la grabación sino también para preservar la pureza de la música». El protagonismo recaerá sobre el Enric Peidró Swingtet, jazz de corte clásico que bebe del swing de los años 30 y 40, antes con la intención de actualizar el lenguaje que de la mera recreación. Vienen en formato de octeto, al incorporar como invitado al guitarrista neoyorkino Glenn Krytzer.

Curiosidades del mundo de la música. Llamo al saxofonista Enric Peidró para la pertinente entrevista y lo encuentro algo contrariado. Se dirige en coche a Zaragoza, donde actúan, pero el fuerte viento de esta pasada semana les ha volado un baúl que llevaban atado al techo de la furgoneta y lo ha tirado por un viaducto en la provincia de Teruel. Al día siguiente volvemos a hablar y me cuenta que han regresado y, jugándose el tipo, han localizado el baúl. Destrozado, pero con su interior a salvo. Han tenido buena suerte con el cofre, la misma que tendrán los aficionados al jazz que esta noche o mañana consigan entrada en Jazzazza.

Cuándo
Viernes 8 y sábado 9, a las 22.00 horas.
Dónde
Jazzazza Club. Calle Ramón y Cajal, 4. Algezares (Murcia).
Cuánto
20/25/30 &euro (con disco).

-¿Cómo surge la idea de hacer un 'Live at Jazzazza'?

-El otro día lo comentaba con Jota [Baeza, gerente del club] y no nos acabamos de aclarar si fue idea suya o idea mía. No sé si me dijo en algún momento que quería hacer un disco en directo o si se lo propuse yo, que tenía ganas, porque un directo suena diferente. La relación que hemos tenido ha sido siempre muy cordial y enriquecedora para ambas partes. Pero vamos, todo surgió así, en una conversación informal y mira cómo ha terminado.

-Terminado, aunque recién empieza. Se ha implicado hasta el punto de ser coproductor.

-Exactamente. Porque así te motivas más. A mí me gusta mucho su manera de hacer y a él también le gusta mi música. Es coproducido no solo entre él y yo, sino con todo el grupo.

-¿Qué repertorio escucharemos, habrá alguna pieza nueva?

-No, no, voy con un repertorio totalmente nuevo para el disco. Estamos de gira desde hace unas semanas, con Glenn Krytzer como invitado, que ha venido desde Nueva York y se está acoplando perfectamente. Estamos rodando todo esto y va a llegar muy bien preparado.

Glenn Krytzer

-¿Por qué precisamente Glenn Krytzer?

-La verdad es que tenía muchas ganas de tocar con él, es un músico que he escuchado bastante y sobre todo en el tipo de swing que tocamos echaba de menos tener esos sonidos de guitarra rítmica, de alguien que dominara ese lenguaje y Glenn lo hace a la perfección. Entramos en contacto un poco por casualidad hace un año o así, por las redes sociales, y le propuse que viniera a hacer unos conciertos. De hecho en ese momento ni siquiera se había planteado lo de la grabación. Escuchó al grupo, le gustó y me dijo que sí.

-Tampoco hubo problemas cuando le comentó esta opción de grabar, quiero suponer.

-Nada, ningún reparo por su parte. La verdad es que estos días en los conciertos ha perdido un poco el rol de invitado, en el mejor de los sentidos, porque ha encajado tan bien en la banda, tanto a nivel humano como profesional, que se ha convertido en uno más de nosotros.

-No es demasiado habitual la guitarra en el jazz swing... O al menos, no imprescindible.

-Hombre, sí que fue habitual en la época, lo que pasa es que a partir de los años 50 deja de utilizarse por esa dualidad de guitarra y piano, uno de los dos instrumentos toma las riendas y suele ser más el piano. Lo que pasa es que en la música que nosotros tocamos, que es una actualización contemporánea del swing de los años 30 y 40, la guitarra sí que está muy presente y tiene un rol relevante.

Sin revival

-Hablamos de jazz swing actualizado y guiado por el saxo, básicamente.

-Sí, nosotros tenemos ritmos más bien clásicos y tocamos swing de pequeño formato, aunque nuestro concepto está bastante alejado del revival. Todos los solos son originales. Buceamos un poco en el legado e intentamos redescubrir muchas composiciones. Y por supuesto la creatividad y la implicación son nuestra meta. Más que recrear el estilo o hacer un refrito del mismo, intentamos más bien actualizar ese lenguaje.

-Su estilo es bastante melódico.

-Sí, nosotros en general el enfoque que tenemos es bastante melódico. Que sea creativo e imaginativo pero al mismo tiempo que pueda ser también accesible y que la gente pueda disfrutarlo. Intentamos mantener ese espíritu popular de los orígenes del jazz. No olvidemos que el jazz es una música popular por definición.

-La importancia de los clubes de jazz. En la Comunidad de Murcia tenemos dos festivales de nivel, San Javier y Cartagena [de mucho nivel, eh, puntualiza], pero salvo en Jazzazza, es complicado ver conciertos de jazz.

-Bueno, pero eso es porque la labor que está haciendo Jota y que se hace en un club de jazz es muy dura y a nivel financiero difícil de competir. La suerte que tiene Jota, además de su talento como gestor, es que cuenta con un público no solo de jazz, que también, sino más abierto. En Murcia hay una grandísima afición a la música y también -algo que tampoco lo hay en todos los sitios- un concepto de apoyo a la música que pasa por acudir a los conciertos. De tal manera que cuando se unen estas dos cosas se consigue que iniciativas como las de Jota, de mantener una programación estable, puedan llegar a buen puerto. Con mucho sacrificio, eso sí.

 

Fotos

Vídeos