Los mordiscos más melosos

Murcianos y visitantes llenaron ayer el edificio anexo al auditorio para probar las tapas. / GUILLERMO CARRIÓN / AGM
Murcianos y visitantes llenaron ayer el edificio anexo al auditorio para probar las tapas. / GUILLERMO CARRIÓN / AGM

La gran variedad de platos que ofrecieron los bares, bodegas y firmas conquistan a miles de asistentes en la tercera jornada del evento culinario

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

Inma, una joven de la pedanía de Torreagüera, tenía claro ayer que quería pasar un día «espectacular». Y no paró hasta que lo consiguió. Entró a la Calle de las Tapas de la mano de su novio, José Antonio. «Hemos venido a disfrutar de la gastronomía y a divertirnos. Estamos probando un vino de Juan Gil que está muy rico. Y nos acabamos de comer una 'burger', deliciosa, de Nicolás y Valero», confesaba con una pasmosa tranquilidad y una eterna sonrisa. Pero José Antonio, que en ese momento parecía encontrarse saciado, dijo que había estado muy a gusto y que no sabían si iban a terminar la tarde con un 'gin-tonic' entre las manos. ¡Qué osado! «¿Cómo que no? Cariño, a mí me apetece una copa luego, y no todos los días viene uno a un sitio así». El poder de la mirada de ella le hizo cambiar de opinión a él, que accedió a la propuesta. Mientras tanto, el cantante Fran Ropero probaba sonido en la carpa exterior de los cafés Salzillo. Y entonaba unos versos recordando al desaparecido Antonio Vega: «Se dejaba llevar / se dejaba llevar por ti...». Sí, José Antonio se dejó llevar para hacer feliz a su novia.

Miles de asistentes llenaron ayer la Calle de las Tapas en una tercera jornada de Murcia Gastronómica llena de mordiscos melosos. Primero, porque las más de 150 tapas distintas que prepararon los expositores estaban más que conseguidas. Segundo, porque la gente se quedó encantada y saciada con los platos. Y tercero, porque la tarde de domingo, con sol y buena temperatura, se alargó hasta bien entrada la noche en un marco único.

Desde primera hora de la tarde, junto al expositor de Bodegas Carchelo, se encontraban las familias Olivares-Jiménez y Sánchez-Moratón, que llegaron desde Albacete y Murcia. No era la primera vez que pisaban el congreso culinario. «Llevamos dos años consecutivos viniendo y cada vez nos quedamos más asombrados con las tapas. Nos ha encantado la carrillera de La Cava de Royán y los bocadillos del Parlamento Andaluz», confesaban, en medio de un mar de bocas hambrientas. «Ahora, tenemos que reconocer que lo mejor es la cerveza Estrella de Levante, que la sirven bien fría, como a nosotros nos gusta», apuntaba una de las más jóvenes de ambos grupos, mientras uno de los murcianos discutía en tono de broma sobre si los vinos de Albacete eran mejores o peores que los de Jumilla.

A unos escasos diez metros de ellos estaban Paco y Rosa, que ya son unos clásicos de la Calle de las Tapas, pues no hay año que no visiten los expositores. «Hemos probado el codillo, la cerveza, algún vino... y seguimos para bingo», contaban en medio de cómplices sonrisas y miradas de amor. ¡Qué bonito!

Carnes hechas al punto

Los minutos continuaban su carrera en los relojes mientras la gente aguardaba en los estands para seguir comiendo. Dos de los espacios que más tirón tuvieron ayer fueron José Díaz y Francisco Rosa Cárnicas. En ambos puntos sirvieron más de 350 kilos de carne en total. De hecho, el éxito fue tal que todo el mundo quería una tapa de entrecot, pollo, lomo o burger como plato final. Sí, para terminar la comida a lo grande. «Es que esto tiene mucho fundamento. La carne está espectacular», decían José María y Fina, una pareja de cartageneros que confiesan ser «carnívoros». Y Juan Páez, del restaurante Los Habaneros, estuvo ofreciendo tapas de alta cocina de la mano de Ricardo Fuentes.

«Las migas que hacen en La Cava de Royán son diferentes y están bastante ricas».

«Las migas que hacen en La Cava de Royán son diferentes y están bastante ricas». Raúl Sánchez - Comercial

«Lo mejor es que hay una gran variedad de tapas y de diferentes tipos de cocina».

«Lo mejor es que hay una gran variedad de tapas y de diferentes tipos de cocina». irene Campillo - Estudiante de turismo

«Me encanta el ambiente de este congreso. Estoy seguro de que voy a repetir».

«Me encanta el ambiente de este congreso. Estoy seguro de que voy a repetir». Alfonso Cutillas - Funcionario

«He flipado con muchas tapas; me quedo con el tartar de El Albero, que está delicioso».

«He flipado con muchas tapas; me quedo con el tartar de El Albero, que está delicioso». Irene Aldeguer - Administrativo

«La carne de José Díaz es un puntazo; me ha gustado porque está muy tierna y sabrosa».

«La carne de José Díaz es un puntazo; me ha gustado porque está muy tierna y sabrosa». Isabel Ramírez - Ama de casa

No se quiso perder la cita ayer Alfonso López, propietario del grupo Postres Reina, que también integra la marca de cafés Salzillo. Acudió a la Calle de las Tapas junto a su hija Amparo y una amiga de esta. «Lo mejor de este tipo de eventos es el contraste de productos y sabores; tener tan cerca y al alcance de la mano una gran variedad de tapas es genial», puntualizaba. Su hija sabía que, después de comer, «lo mejor es tomarse un café Salzillo». Y llevaba razón, porque los expositores de la firma se llenaron de adeptos al café de primera.

La tarde tuvo un marcado carácter musical, y la fiesta se prolongó, como viene siendo habitual, hasta bien entrada la noche. Las barras del estand de Flair Club rebosaron de fiesteros con ganas de probar las copas 'premium' y los cócteles que sirven en esta firma, todo ello a ritmo de música. Y en el expositor exterior de Salzillo actuó el cantante Fran Ropero, que consiguió que todo el mundo disfrutara bailando y coreando canciones propias y algunas versiones de flamenco-pop. Oiga, y qué espectáculo, sobre todo cuando cantó 'Echo de menos', de Kiko Veneno; 'Bolleré', de Raimundo Amador, o la aclamada 'Godella', de Dúo Orquesta Regalices. Chapó. Hoy, más tapas.

 

Fotos

Vídeos