Vicky Gastelo: «Luminoso es la palabra clave para definir este disco»

Vicky Gastelo / Mela Revuelta
Vicky Gastelo / Mela Revuelta

La compositora cántabra presenta en Murcia su nuevo álbum, un 'Lo he vuelto a hacer' en el que se deja mecer por la luz de la esperanza en un disco con más guitarras y menos lamentos

JAM ALBARRACÍN

También Vicky Gastelo ha hecho suyo el que cada vez más es uno de los lemas del momento: esperanza para tiempos difíciles. La cantante, multiinstrumentista y compositora cántabra decidió abrir las ventanas y dejar que entrase la luz antes de empezar a escribir las canciones que finalmente han acabado configurando 'Lo he vuelto a hacer', su quinto larga duración, que mañana sábado presenta en Murcia.

No teman sus fans: sigue habiendo esos medios tiempos marca de la casa y tampoco es que Vicky se haya mudado a los mundos de Yuppi, pero ahora la mirada refleja en positivo, las melodías brillan sin recogimiento y hay más guitarras y menos lamentos. Un disco producido por Pablo Cebrián, Bori Alarcón y Carlos Goñi quien, además de colaborar en su primer single, 'El sitio', pone a disposición su sello (El Dorado) para la publicación del disco. Vicky Gastelo está contenta. Celebrémoslo.

Vicky Gastelo. Murcia

Cuándo
Sábado 10, a las 22.00 horas.
Dónde
Café de Alba.
Cuánto
14 €

-Dice que este quinto disco ha supuesto «una auténtica renovación musical y personal» para usted. ¿En qué sentido?

-En muchos sentidos. Personal, porque cambié de ciudad y me fui a vivir a Barcelona, cambié la lluvia del norte por la luz del Mediterráneo y eso me ha influido muchísimo a la hora de escribir. También venía de pasar una etapa complicada y todo eso supongo que me hizo cambiar un poco la perspectiva. Bastante fastidiada es ya la vida, así que la premisa fue que no salieran cosas tristes, que no brotara demasiada melancolía, que de ese lado ya he escrito mucho. Me esforcé en dar otro mensaje, que era el que yo sentía: el de positivismo, energía, esperanza. Hay malos ratos pero también otros buenos.

-¿Y en el apartado estrictamente musical?

-Bueno, venía de hacer varios discos sola, autoeditados, y quería contar con gente que aportase otra visión, otra manera de enfocar las cosas. Y luego no quería abundar en los medios tiempos, que es algo que me sale de una manera muy natural y que le encanta a la gente, pero que yo sentía que ese tipo de temas ya los había hecho. Entonces cogí la eléctrica, pedales, distorsión, efectos, me senté más al piano, abandoné un poco la guitarra acústica y me esforcé en hacer temas más 'uptempo', volver un poquito más al pop y buscar otras canciones y otros vestidos.

-Un disco luminoso pero que tampoco calificaría como chispeante o eufórico. No es la alegría de la huerta.

-No, no, no, tampoco es eso. Pero sí que se ve y se transmite la esperanza. Creo que luminoso es la palabra clave que define este disco. Hay temas de amor, de desamor, pero ya desde el principio empiezo con 'París', que es una reflexión, un voy a ver si estoy viviendo la vida que quiero vivir. O al menos de la manera en que quiero vivirla. Es como una lección: está muy bien dedicarse a los demás, pero primero está uno mismo. Y después me encargaré de ti.

-Lo ha vuelto a hacer. El de la música es un mundo bonito pero a veces algo desagradecido. ¿En algún momento pensó en arrojar la toalla? ¿Va por ahí el título?

-No, bueno, verás... Cuando terminé el anterior disco, hice un par de años gira y, no sé, no quería seguir la misma inercia: ahora otro disco para volver a tocar en los mismos sitios. Necesitaba parar y ver qué quería hacer y hacia dónde ir. Y paré y pensé en lo que me ilusionaba en ese momento. Me fui dejando llevar sin calcular mucho las cosas y a ver dónde me llevaba esto. Y de repente me di cuenta de que tenía otra vez un puñado de canciones y decidí que me volvía a meter en el mismo fregado. Renovada la ilusión, me dije: pues lo vuelvo a hacer.

-Quizá 'Pensando en azul' sea la que mejor ejemplifica la nueva mirada, desde el miedo al cambio a la esperanza del nuevo rumbo.

-Sí, 'Pensando en azul' es donde empiezo un poco con el disco, a saber que quiero llevarlo por ahí. Con ese tipo de canción, de volver un poco al pop-rock y el espíritu de sentir que va a salir bien. Hay una imagen de un cuento de Bucay en esa canción, este que es un animal que le tienen atado muchos años y cuando le sueltan el animal se sigue quedando allí. Por miedo. Y yo no me quería seguir quedando ahí. Había muchos estereotipos que yo misma me había marcado y que esta vez no quería seguir.

-Veamos: tiene una linda voz, ha mostrado su solvencia en discos y colaboraciones, ha escrito para Marta Sánchez, Malú, Mónica Molina, Sara Connors o la puertorriqueña Ednita Nazario, quien con su tema 'Para el peor amante' llegó al top 8 del Billboard Latino. ¿No dice la lógica que el éxito comercial le debe una?

-Pues supongo que sí. A veces lo pienso y no sé si es que mi camino tiene que ir así, despacito y con buena letra, o que a lo mejor con mucho más éxito no sería feliz [ríe]. A lo mejor esta es la fórmula perfecta para ser feliz y poder vivir de la música y con la música. No lo sé, yo me siento muy reconocida y valorada. Me siento afortunada.

-En otros ámbitos musicales tal vez sea diferente (pop, indie), pero parece que en el apartado de la canción rock (o folk-rock), ser mujer no juega a favor. ¿Ha llegado a sentir algo así?

-Sí [rotunda]. Una chica que cante en un grupo 'poppie' o que sea la imagen de un grupo, fenomenal, no tiene ningún problema, pero en el nuestro no es así. No sé la razón, si la supiera ya habría hecho algo para cambiarlo, pero cuesta más convencer a la gente, probablemente haya más prejuicios. Pero yo hace tiempo siento que tengo mi sitio. Al principio no era así, pero ahora, según las estadísticas de las redes, el 50% del público que escucha mis canciones son chicos.

Temas

Murcia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos