Locura por el gazpacho de David López

La nueva carpa alberga más de una decena de expositores con las mejores tapas y vinos. / alfonso durán / agm
La nueva carpa alberga más de una decena de expositores con las mejores tapas y vinos. / alfonso durán / agm

La tapa del reconocido chef y el tataki y codillo de La Cava de Royán cautivaron al público que asistió a la primera cita del congreso culinario

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

Lo dice el cocinero David López (Local de Ensayo y Comida de Familia), con la sonrisa propia de guardarse un as bajo la manga: «El secreto del gazpacho manchego con caza y setas es marcar la carne a la brasa y después pasarla por leña para darle el toque pastoril». Sí, pero algo más deberá tener este delicioso manjar cuando todo el que lo prueba se echa las manos a la cabeza. «¡Qué cosa más rica! ¡Está de muerte!», comentaban ayer un grupo de amigos de Murcia, Alcantarilla y Cabezo de Torres, cuando la preciada tapa entró por sus bocas para después llegarles al corazón. Sara, José, Laura, Olga, Carmen y Pedro se quedaron presos de ese sabor y de la fabulosa carne que ofrecía el expositor de José Díaz.

La Calle de la Tapas abrió ayer sus puertas por primera vez en esta edición de Murcia Gastronómica para acoger a miles de amantes de la gastronomía tradicional y moderna, que se dieron cita desde el mediodía en el edificio anexo al auditorio Víctor Villegas para probar las novedades culinarias de la Región. Y fue un éxito. Porque tanto los restaurantes y bares como las bodegas y empresas supieron conquistar a los murcianos y visitantes que ayer pasaron por este congreso. De hecho, una de las principales novedades de este año es la carpa que hay habilitada en el exterior del recinto, con más de diez 'estand', y que rebosó de gente.

De Cartagena llegó María, de 81 años, con una fuerza impropia para una mujer de su edad. Oiga, y estaba más a gusto que nadie comiendo tapas y hablando con sus amigas, Concha y Ana, que la acompañaban. «¡Que sepas que yo tengo esta cara de felicidad porque lo que más me gusta en el mundo es comer y viajar. Es la primera vez que vengo aquí y estoy alucinando», confesaba. Y no había nada que pudiera borrar la sonrisa de su cara, sobre todo cuando pegaba un bocado a la aguja de cerdo criado con castañas que servía la firma José Díaz. «Esto está para chuparse los dedos. Te voy a decir una cosa. Yo saco estas fuerzas porque trabajo todos los días en mi huerto, y además me conocen en todo el pueblo porque soy la única abuela que pasea en bicicleta por el monte. Hasta vinieron los de la televisión a hacer una entrevista porque a mi edad cultivo guisantes». ¡Toma ya!

Las frases

Javier Torregrosa. Empresario
«El tartar de plancton es lo mejor; tiene unos sabores que están bastante equilibrados».
Juan Antonio Marín. Profesor
«Me encanta venir cada año para ver a mis amigos y pasar un rato agradable con mis hijas».
Marta Muñoz. Profesora
«El foie de salazón me ha encantado; me gusta la feria por los buenos vinos que hay».
Rocío Méndez. Publicista
«Lo mejor de Murcia Gastronómica es el ambiente y la variedad de platos, sin ninguna duda».
María José Ibáñez. Enfermera
«He venido a ver el concurso de 'gin-tonic' y la verdad es que lo estoy pasando genial».

Los minutos pasaban y cada vez llegaban más personas a la Calle de las Tapas. Otro de los grandes reclamos fueron los platos que sirvieron los chefs del restaurante La Cava de Royán. El codillo con miel y romero, el tartar de calabaza, el tataki de atún y la carrillera fueron tapas indispensables en una jornada de estreno a lo grande. Así lo comentaban Chusa y Maribel, dos amigas unidas por el golf y la gastronomía. Y entre bocado y bocado de tartar, no faltaron risas ni ganas de fiesta.

La Sardina, al pie del cañón

Algunos miembros de la Agrupación Sardinera de Murcia no se perdieron el encuentro. El presidente, José Antonio Sánchez, y Alfonso Tormo, estuvieron tomando un aperitivo en el expositor de Nueva Cocina Mediterránea, en cuyo mostrador no faltaban marineras, croquetas y otras tapas de buen ver. Y allí, Estrella de Levante en mano, el presidente sardinero susurró a sus colegas que «estamos ya con los preparativos del año que viene. Va a ser el no va más para todo el mundo». Mientras tanto, Benito Párraga Palazón, compañero de trabajo de Tormo, hacía de relaciones públicas y estaba al tanto para que a ninguno de sus colegas le faltara de nada. Y en medio de aquella conversación cataban con alegría los vinos de Santa Elena, Juan Gil y Andrés Mora Distribuciones.

A su lado estaba José María Gil, asesor de prestigio y adepto a la gastronomía y el buen vino. Y allí, degustando las tapas del expositor, confesaba: «Hacía tiempo que no probaba cosas tan buenas como las que se ofrecen en esta feria. Es un sitio espectacular para venir con la familia».

Varios grupos de alumnos de Escuelas de Hostelería de la Región visitaron ayer la Calle de las Tapas para empaparse bien de las últimas tendencias y tomar nota de los secretos culinarios que están a la orden del día. Raúl, Lorena, Miguel y Álvaro, de Cartagena, aprovecharon para tapear una vez que finalizó una ponencia sobre el cordero segureño.

«Hemos venido porque queríamos aprender trucos, ver tendencias... Y al final nos vamos a ir bien servidos; ahora sabemos que se pueden usar otras partes del cordero que no sean solo las chuletas, y hemos visto cómo se presentan los platos como Dios manda», aseguraban entre una muchedumbre de bocas selectas y hambrientas. Otros alumnos, como Guillermo y Germán Mendoza, acompañados por su profesor del Grado Medio de Gastronomía y Cocina del IES La Flota, Dario Torchio, tomaban nota de las últimas modas culinarias. «Es un placer estar aquí. Gracias por traernos», le decían al maestro, que estaba al tanto de todos los detalles de los platos.

Los dos expositores de Salzillo no dejaron de servir sus más preciados cafés una vez que los buches estaban bien llenos. Y en medio de la Calle de las Tapas quedaban dos escenas curiosas. A un lado, Fina, productora ejecutiva de Maskeline, que no paraba de reír junto a su amiga Marta porque alguien la había confundido. Y no paraba. Al otro, una dulce niña llamada Claudia acababa de probar por primera vez el gazpacho de David López. Y aquella felicidad duró en más de uno hasta bien entrada la noche, pues la tarde se alargó con las copas premium de Flair Club. El baile continúa hoy.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos