Enoexperiencias por bodegas y viñedos

Noelia Rodríguez, directora de Enoturismo, y Rosana Madrid, enóloga e impulsora del proyecto, durante el vino de bienvenida ante los viñedos de la bodega, en el valle de la Hoya del Carche. /Guillermo Carrión/ aGM
Noelia Rodríguez, directora de Enoturismo, y Rosana Madrid, enóloga e impulsora del proyecto, durante el vino de bienvenida ante los viñedos de la bodega, en el valle de la Hoya del Carche. / Guillermo Carrión/ aGM

Un acercamiento al entorno natural del Altiplano con el vino de la DO Jumilla como principal guía

Pepa García
PEPA GARCÍA

Bajo el lema 'Awaken your five senses' ('Despierta tus cinco sentidos') y la premisa de que el origen de la calidad está en la tierra, Rosana Madrid Romero, enóloga, directora e impulsora de la Bodega Madrid Romero, abrió las puertas de esta empresa vitivinícola de la DO Jumilla hace ahora un año, «aunque el proyecto enológico comenzó hace tres», cuenta.

Situada en la cara sur de la Sierrecica de Enmedio -incluida en el LIC Sierra del Buey- y frente a la Sierra del Carche -Parque Regional-, esta nueva bodega extiende sus viñedos en pleno valle de la Hoya del Carche, 38 hectáreas a pie de cava que son la niña de los ojos de la promotora de esta iniciativa. «Hemos emprendido un camino lento pero con pasos firmes», defiende Rosana. Y presume de que en solo un año ya han obtenido 11 medallas en diversos certámenes, entre ellos el Concurso Mundial de Bruselas y el certamen internacional Mujer y Vino, además de «buenas puntuaciones» del mejor sumiller del mundo en 2007, Andreas Larsson, y de la Guía Peñín.

Enamorada de la tierra, pasión heredada de su padre, Mariano Madrid, «el mayor productor de pimiento de Europa», y del vino -dejó a un lado su carrera de periodista y dobladora por estudiar Enología y Viticultura, su segunda pasión-, decidió volver la mirada a sus raíces. Bisnieta de una jumillana, buscó, con el asesoramiento de su jefe técnico de campo, los mejores tierra y viñedos disponibles en la DO Jumilla para darle un giro a su vida. «Fue lo que determinó la ubicación de la bodega», cuenta mientras explica el rincón privilegiado en el que se encuentra.

Además, consciente de la importancia creciente que el enoturismo tiene para las bodegas (en 2018, 69.252 visitantes disfrutaron de estas experiencias), quiso sumar a sus raíces otro ingrediente fundamental: la gastronomía. Un arte que aprendió de su madre, Mercedes Romero, una amorosa anfitriona que siempre abrió las puertas de su casa y el abanico gustativo a los amigos; quien también ha dado nombre a su colección 3 Calas: «Es su flor favorita y simboliza la elegancia, la belleza y la sencillez».

La guía

Cómo llegar
Desde Murcia. Deben coger la A-30 en dirección a Madrid y dejarla en la salida 112 (Jumilla / Yecla / Valencia) para continuar por la A-33 hacia Jumilla. Sigan por la N-344 hacia Jumilla y, antes de entrar en la población, por la salida 67, giren a la derecha hacia el Polígono Industrial y, tras 8,3 km. por la ctra. del Carche (RM-A15), llegarán a la Bodega Madrid Romero.
-
PROPUESTAS ENOTURÍSTICAS
Bodega Madrid Romero.
Ctra. del Carche, Km. 8,3. Jumilla. 968 107122.
Enoexperiencias:
Visita '3 Calas' (vino de bienvenida, paseo por bodega y viñedos, cata de los tres vinos 3 Calas Madrid Romero y Licor de Vino dulce, acompañada de un aperitivo de cortesía); cuesta 12€. Visita 'Finca La Solana' (vino de bienvenida, recorrido exhaustivo por bodega y viñedos, cata de aromas, cata de los siete vinos de la bodega maridados con un aperitivo, y regalo); 20€. Visita 'Colección Chapó' (además de la visita 'Finca La Solana', el aperitivo se amplía hasta convertirse en un almuerzo informal con platos gourmet y regalo especial); 28€.
Personalizadas:
También organizan visitas adaptadas a cada cliente con servicio de restauración y un menú gourmet personalizado.
Música entre Vinos.
Desde el pasado 8 de junio y hasta el 20 de julio, La Ruta del Vino de Jumilla propone disfrutar de conciertos en directo en diversas bodegas de la DO Jumilla, con cata de vinos y degustación de productos autóctonos. Mañana (sábado 22), a las 20.30 h., hay programadas dos citas: una en Bodega Madrid Romero, con la actuación del grupo de jazz Sharay Duque & Jazz Friends; y otra en el Museo del Vino Hacienda del Carche-Casa de la Ermita con 'FYV Band' y su tributo al pop español de todos los tiempos. Precio: 28 euros. Reservas: 968 780237.

Con todos esos ingredientes, además del tesón, el esfuerzo y el espíritu emprendedor paternos y la importancia de la sonrisa, los lazos familiares y la cocina con amor maternos, ha creado Rosana Madrid esta bodega gastronómica de producción muy limitada, en la que ofrece los siete vinos de su catálogo (blanco, rosado y tinto joven '3 Calas'; Roble Tinto de Media Crianza; Colección Chapó Roble Crianza; y Vinos de Licor, blanco y tinto), que este año ampliará con dos más. Precisamente con el vino de bienvenida, el Vino de Licor blanco, elaborado con uva moscatel, comienza la enoexperiencia en este viñedo ubicado a los pies del cerro en el que se conserva un antiguo pozo de la nieve de Sierrecica de Enmedio (lugar de interés etnográfico), donde también hay documentados un yacimiento de la Edad del Bronce (en el Cerro de la Cresta) y el de la Cueva de la Sierrecica, con un enterramiento eneolítico (III milenio a. C.).

Firme defensora, como su padre, de que el buen vino crece de la tierra, cuida el proceso al detalle y lo explica con devoción por el trabajo bien hecho. «El cultivo se realiza como si fuera ecológico (aunque no tenemos la certificación), ya que no usamos herbicidas ni pesticidas, solo feromonas para confundir sexualmente a las plagas que pueden dañar los viñedos y la uva», y todo se hace a mano. Desde la poda marrón, en la que se cubren las 'cicatrices' una a una con un pincel para evitar enfermedades a las vides, hasta la vendimia pasando por la poda en verde, en la que «quitamos hojas y yemas para que no nazcan la próxima temporada. Durante la vendimia, hacemos una preselección a pie de viñedo, racimo a racimo, que se recolectan en 'palops' para que estén más aireados y se refrigeran durante 48 horas», cuenta Rosana. Y añade que, antes de pasar a la siguiente fase del proceso, se vuelven a escoger, en la mesa de selección, uno a uno los racimos para vinificar. El resto se desechan. Define sus vinos como vinos de parcelas, que clasifica por parcela, variedad (cultiva monastrell, cabernet sauvignon, syrah, petit verdot) y edad de la vid (la media es de 18 años). Además, cuenta que la mayoría crecen en espaldera para aumentar la calidad del fruto (se puede dirigir la masa foliar, que está más aireada y recibe mayor cantidad de luz).

Sin duda, con el sentido de la vista aguijoneado por la inmensidad verde que estos días se extiende en el horizonte y el color dorado del vino de licor blanco; el del tacto estimulado por las texturas de la tierra que se pisa y las cepas que se rodean durante el recorrido por el viñedo; el oído atento al sonido del viento circulando entre la vegetación y a las aves que habitan este paraje, y, cómo no, a las historias que con pasión va narrando la enóloga; y el olfato despierto ante los aromas de los vinos primero y la cata de aromas al final; los cinco sentidos entran en juego en esta enoexperiencia en la que el gusto, la vista y el olfato cobran especial relevancia ante la cata y degustación final.

Siete vinos y siete copas en unas mesas preparadas con mimo para conquistar los ojos que las miran, antes de ganarse el paladar con la cata de los siete vinos Madrid Romero y los aperitivos a base de paté de morcilla, humus, olivarada, jamón de pato, minicalabazas y minipimientos rellenos de queso, foie con trufa, mozarella con miel de romero y polen y tortas escaldás.