Paseo por la España de 1900

Aspecto de parte de las estancias de la casa principal. /Guillermo Carrión / AGM
Aspecto de parte de las estancias de la casa principal. / Guillermo Carrión / AGM

Una selección de postales permite conocer ciudades y monumentos hoy perdidos o alterados sin salir del entorno rural de la Finca Torrecillas

Pepa García
PEPA GARCÍA

Con el ecoturismo como eje, Finca Torrecillas inaugura el nuevo curso dando un nuevo impulso a su oferta cultural, una de las patas, junto a la historia, la naturaleza y la gastronomía, sobre las que se sustenta este proyecto agroambiental que persigue seguir conservando los ecosistemas de una finca agrícola en terreno protegido y que hace del patrimonio heredado su principal motor. No en vano, esta finca ha sido habitada y explotada por la familia propietaria desde hace cinco siglos. Así, este fin de semana y el próximo, la casa principal de la finca acogerá una exposición de una selección de postales de la colección familiar, de entre 1900 y 1915, en la que los visitantes podrán realizar un viaje histórico por la España de principios del siglo XX, la que afrontaba con intentos de regeneración y reformas políticas, sociales y educativas el Desastre del 98; en la que las 'picantes' estampas coloreadas de cupletistas y actrices decoraban las misivas que familia y amigos se enviaban para mantenerse al día; las que protagonizaban populares personajes a las que su fama precedía en cada lugar del que eran autóctonos; la de tradiciones hoy borrosas o perdidas a lo largo y ancho del territorio nacional.

Desde la inaudita imagen del Castillo de Monteagudo sin el postizo del Cristo, instalado en 1951 para sustituir a otro que, durante la dictadura de Primo de Rivera, había ocupado ese desatinado lugar entre 1926 y 1936, hasta la Puerta de las Granadas de La Alhambra o la rambla de Canaletas de Barcelona, Málaga, Sevilla, Valladolid, Madrid... desfilan por estas imágenes, de las que la Finca Torrecillas atesora más de 600, recopiladas por Luis Estremera García (Santa Cruz de Tenerife, 1887), antepasado del actual gestor de este cortijo. Noventa y dos hectáreas de cultivo tradicional (olivo, almendro y algarrobo) e innovador (trufa del desierto) y terreno forestal que limita al norte con la cara sur del Parque Regional de El Valle-Carrascoy y al sur con la pedanía de Corvera. «Hay postales suficientes para mostrar, además de monumentos y ciudades de la España de principios del siglo XX, personajes populares de la época, como Manolo Pajarito, célebre pordiosero de Santa Cruz de Tenerife, o el Rey de los Gitanos, de Granada; artistas y cupleteras célebres en 'pícaras' poses y fotografías coloreadas de Teresita Calvó, Olga Madrid o Suzanne de Anjou; o costumbres españolas de la época ya perdidas en el olvido; además de estampas de las principales capitales de Europa», explica Paco de Lara, que adelanta que organizará más muestras temáticas seleccionando otras de estas postales que pertenecen a valoradas colecciones como la de los suizos Hauser y Menet, Cánovas o Granadina, entre otras.

Al margen de esta propuesta con sabor añejo y acompañada de una copa de vino, que se puede completar con una visita histórica a la casa de la que han salido buena parte de los tesoros que nutren la agenda de Finca Torrecillas, este otoño llega cargado de propuestas, como itinerarios por la naturaleza -media jornada con picnic en ruta- para observar los fósiles que habitaron el somero mar tropical que ocupó el Campo de Murcia entre hace 6 y 11 millones de años; unas ramblas que ha convertido en su hogar el búho real y por las que campean rapaces como el águila culebrera, el águila real, el busardo ratonero, el cernícalo, el autillo, el mochuelo y el gavilán, y otras 20 especies de aves más. Precisamente esta es otra de las opciones, un itinerario para fotografiar fauna y aves, para lo que la finca dispone, además, de dos 'hides', a los que está a punto de sumarse un tercero.

La guía

Cómo llegar
Para encontrar la Finca Torrecillas tome la A-30 en dirección Cartagena, si viene desde la vertiente Norte de El Valle-Carrascoy, y en dirección Murcia, si se acerca desde la vertiente Sur. Cuando haya subido a lo alto del Puerto de la Cadena, debe tomar la salida 155 (Corvera) y, pasada la pedanía murciana, seguir, en la circunvalación, en dirección a Los García. En la rotonda de Corvera Golf, debe proseguir por la salida siguiente. La carretera, sin salida, le conduce por el lateral vallado del campo de golf hasta una pista que, antes de la última curva, a la izquierda le interna en la Finca Torrecillas.
Dónde está
Finca Torrecillas. Camino Los Garcías, 90. 30153 Corvera. Murcia. 629 339 356.
-
Qué hacer
Paseando por España en 1900.
Exposición de postales históricas, fechadas entre 1900 y 1915, de las colecciones Hauset y Menet, Cánovas y Granadina con valor artístico y documental. 10€ (incluye copa de vino). Se puede visitar los días 20, 21, 27 y 28 de octubre, de 10 a 19 h.
Otras actividades.
De jueves a domingo, previa reserva. Un paseo por nuestra historia: visita guiada a la casa principal (con aperitivos y vinos), 25€; el viaje histórico de la finca: visita guiada a la casa principal y paseo por las tierras (incluida comida con platos típicos de Corvera), 49€; avistamiento de fauna (tres hides para fotografía y observación), 10€; paseo entre cultivos legendarios y flora de interés (incluye picnic en la naturaleza), 25€; y paseo de los fósiles marinos por nuestras ramblas (incluye picnic), 25€. Solo en domingos, actividades gastronómicas: ensaladas y postres para aprender a cocinar y degustar (incluye maridaje con vinos), 45€ ; y los menús de la abuela (incluye 4 platos y postre, paseo guiado por la finca y maridaje de vinos), 85€.

Y, como de Lara ha apostado por el ecoturismo como método eficaz para preservar la biodiversidad, los valores naturales y el patrimonio de la finca familiar, así como la fisionomía del paisaje, qué mejor complemento que la gastronomía tradicional. La que precisamente sale del recetario que su bisabuela reunió con mimo durante la Guerra Civil -fue lugar de refugio de la familia en tiempos de conflicto- y en libretas manuscritas. Ahora, tras la labor de recuperación de Paco de Lara, ilustra los guisos de temporada que de la mano del cocinero Antonio Carbonell se aprenden a elaborar en las jornadas dominicales. Estas semanas están dedicadas a la preparación de ensaladas, que se degustan, después de cocinarlas, acompañadas de buen vino y aliñadas con aceite de oliva y almendras de los campos centenarios de la finca.

Las actividades, que diseñan a medida para grupos, pueden ser de media jornada o jornada completa con comida típica de Corvera. Además, existe la posibilidad de pernoctar en las instalaciones de El Pocico, a apenas 500 metros de Torrecillas, insertas en el mismo paisaje y dotadas de servicio de fisioterapia y masajes para dejar definitivamente a un lado el ajetreado ritmo diario y fundirse con el entorno.