Las mujeres marcan el paso en Cartagena

La Casa de la Misericordia, para recordar a sor Francisca Armendáriz y a sor Micaela Morata. /Guillermo Carrión/ AGM
La Casa de la Misericordia, para recordar a sor Francisca Armendáriz y a sor Micaela Morata. / Guillermo Carrión/ AGM

Una ruta cuenta la historia olvidada de la ciudad a través de una docena de féminas que dejaron su huella

Pepa García
PEPA GARCÍA

La ciudad de Cartagena puede contar muchas historias, pero, en esta ocasión, sus calles van a desvelar la historia más desconocida, la que escribieron apenas una docena de mujeres cartageneras de nacimiento o adopción que dejaron huella. Una huella que debió quedar impresa pero que el machismo imperante se encargó de ir borrando. Hoy, Día Internacional de la Mujer, les invitamos a descubrir pinceladas de las vidas de una ínfima parte de las mujeres de bandera que fueron desterradas a empujones de las galerías de personajes célebres e ilustres y que la guía oficial Ramona Escarabajal, de la empresa Mediterranean Unique Experience, irá desvelando este sábado.

El recorrido comienza en la plaza Jaime Bosch, junto a la Casa de la Misericordia, hoy sede del rectorado de la UPCT: un precioso edificio modernista levantado en 1923 y relacionado con dos de nuestras mujeres, en este caso religiosas. La primera sor Micaela Morata fue fundadora de Las Clarisas en Alicante y mística (Cartagena, 1628-Alicante, 1703). Esta cartagenera, cuyo cuerpo permanece incorrupto en Alicante, cuentan que experimentaba levitaciones, visiones, ataques físicos del demonio, bilocación y el don de profetizar. Por todo ello, está en proceso de canonización.

En el mismo punto, la ruta, que lleva por título 'Mujeres ilustres de Cartagena', también recuerda a sor Micaela Armendáriz, una navarra afincada en Cartagena desde 1908, que recibió la Cruz de la Orden de Alfonso X, hija adoptiva de Cartagena y precursora de la democratización de la educación, precisamente en la Casa de la Misericordia, donde favoreció la asistencia a la escuela de los huérfanos de los mineros.

El recorrido, trufado de monumentos, concluye en la plaza del Ayuntamiento en honor a la escritora Mª Teresa Cervantes

De camino a la Casa Moreno, hoy sede de la Federación de Carthagineses y Romanos, por la calle San Diego pasarán por la plaza de la Merced. Reduzcan el ritmo y aprovechen para admirar los edificios modernistas que la rodean, entre ellos, el del Muram, pero también uno todavía sin restaurar cuyo último piso está coronado por un llamativo mirador de madera; y también los restos del decumano máximo que han descubierto bajo la plaza. Sigan por la c/ Duque para girar a la derecha en dirección a la plaza Risueño y encontrarse con los bustos del carthaginés Aníbal y el romano Escipión 'El Africano', marido y padre, respectivamente, de dos mujeres destacadas: Himilce y Cornelia. De esta última destaca Ramona Escarabajal, nuestra guía, que es la única mujer con una escultura en el foro de Roma. «Era una intelectual de primera a la que acudían para pedir consejo», detalla.

La guía

Cómo hacer la ruta
Mediterranean Unique Experience organiza este sábado 9, a las 10.30 h, la ruta 'Mujeres ilustres de Cartagena'. De la mano de la guía Ramona Escarabajal podrán conocer detalles de la vida de cartageneras de nacimiento o adopción que dejaron huella en la historia pero que han sido olvidadas. El precio es de 5 euros y los beneficios serán para la Asociación de Mujeres Unidas contra el Maltrato (MUM). Reservas: por teléfono 628 328 292, 606 111 021, o en www.muexperience.com.
Con las sufragistas
Recreación histórica de una manifestación de las sufragistas. Domingo 10, a las 12 h., desde la plaza de San Sebastián hasta la plaza del Ayuntamiento, donde se leerá un pequeño manifiesto y uno de los discursos de Clara Campoamor.

Sigan en línea recta hasta la Basílica de la Caridad, allí se conserva la imagen de la virgen que la prostituta Caridad 'La Negra' logró salvar cuando en los primeros compases de la Guerra Civil los más exaltados se lanzaron a destruir el patrimonio de contenido religioso. Además, cuenta la leyenda que esta morena clara le regaló a la Virgen de la Caridad un ramo de rosas negras, «que solo crecen en Turquía y, ahora, el lunes santo se entrega uno de estos ramos a la Virgen de la Caridad».

Por el Arco de la Caridad llegarán a la plaza de San Francisco, allí les espera el busto del actor Isidoro Máiquez, coetáneo de la actriz Mª Tomasa Antera (1797-1855), que las críticas calificaban como mejor intérprete que Máiquez, pero que los libros han olvidado y borrado de un plumazo. «De ser primera actriz en Madrid con Máiquez acabó, ya viuda, casi en la miseria», recuerda Ramona Escarabajal.

Por la calle San Francisco se llega hasta la plaza de San Ginés, un lugar céntrico en la Cartagena que vivió la maestra, escritora y pionera feminista María Dolores Bas, que escribió el libro 'Leyendas', una de las cuales se desarrolla en este escenario 'El abrazo del muerto'. Además, nos recuerda nuestra guía, «en el Ateneo que había en la actual plaza de San Sebastián ofreció una charla sobre feminismo ya en 1925».

Cojan la calle Cuatro Santos hasta el cruce con Jara. Allí, en las cuatro esquinas están los cuatro hermanos, entre ellos Santa Florentina, abadesa y fundadora de más de 40 monasterios allá por el siglo VI. Jara abajo, llegarán a las puertas del edificio Alessón, impresionante obra de Beltrí y fechado en la fachada en 1923. Aquí se recuerda a la singular Charito, «una mujer indisciplinada, independiente y liberal, pese a ser hija de un teniente coronel». Nacida en 1919 y conocida en Cartagena por no privarse de salir sola de copas -«su bebida preferida era el vermú y los cubalibres», recuerda Ramona, que llegó a conocerla- y bañarse semidesnuda en los bloques, con su actitud fue un soplo de aire fresco frente a la férrea disciplina impuesta por el franquismo, especialmente a las mujeres, que encerró entre las paredes de sus casas y las iglesias.

Ya en la plaza de San Sebastián, frente al imponente edificio del Gran Hotel, recordamos a Conchita Velázquez. Una de las mejores mezzosoprano del mundo, nació en Cartagena aunque de niña se trasladó a vivir a Barcelona, donde recibió formación. Figura destacada de la historia de la ópera, cantó en los mejores teatros y liceos de Europa y América y representó hasta en 700 ocasiones el papel de 'Carmen', de Bizet. Esta primera figura de la ópera llegó a cantar en el Gran Hotel en una de sus visitas a Cartagena, no en vano este monumental edificio modernista firmado también por Beltrí, que fue emblema del lujo de la época y que alojó en sus habitaciones a los más reputados actores internacionales que visitaban Cartagena.

El recorrido continúa por Puertas de Murcia y c/ Carmen hasta la iglesia del Carmen. Frente a ella permanece sentada en un banco, con un libro entre las manos, la escritora cartagenera Carmen Conde (1907-1996), primera mujer académica de la RAE y fundadora de la Universidad Popular de Cartagena, que a lo largo de su vida no dejó de marcar hitos como mujer. De hecho, con tan solo 16 años era auxiliar de sala de delineación de la Sociedad Española de Construcción Naval, además de maestra y defensora de la República, lo que la obligó a vivir oculta en Madrid.

La ruta concluye en la plaza del Ayuntamiento, al que recientemente la escritora y pintora María Teresa Cervantes (1931) ha donado su archivo, su biblioteca y su pinacoteca, y a la que Cartagena le acaba de dedicar una plaza bautizada con su nombre en el Barrio Universitario.

Homenaje a las sufragistas

El domingo 10, a las 12 h., Cartagena revivirá la lucha de las sufragistas por lograr el voto femenino. Un derecho que obtuvieron con esfuerzo mujeres feministas pioneras como Clara Campoamor, y también la escritora y maestra cartagenera María Dolores Bas, que en 1925 daba charlas feministas en la ciudad. Convocada por la Concejalía de Igualdad y la Asociación Cultural Amigos Modernistas de Cartagena, cuyos miembros acudirán vestidos de época para la recreación histórica (pancartas incluidas), animan a participar a todos los ciudadanos -mejor vestidos con camisa blanca y sombrero- para rendir un merecido homenaje a las sufragistas. La manifestación partirá de la plaza San Sebastián y concluirá en la plaza del Ayuntamiento, donde leerán un manifiesto y un discurso de Clara Campoamor.