John Wick y Elton John copan los estrenos

Captura de 'Rocketman'.

CARLOS MARTÍNEZ

Ya sé que si no os ofrezco un pacto esta semana no soy nadie. Lo único que puedo daros son estrenos, pero al menos os tengo que decir (con un suspiro de alivio), que despedimos el mes de mayo con buen cine de género, de acción y musical, y un par de comedias que no parecen demasiado ofensivas a la inteligencia. Tras semanas de pertinaz sequía cinéfila estamos de suerte.

John Wick es una saga cinematográfica que empezó hace menos de un lustro pero que se ha asentado con rapidez en el imaginario colectivo, gracias a su estética violencia y la dureza de su protagonista, que hace que Chuck Norris parezca la madre de Bambi.

'John Wick. Capítulo 3. Parabellum' (toda una declaración de intenciones ese título), supuestamente es el final de la trilogía. Tres películas donde hemos visto como este asesino a sueldo, interpretado por Keanu Reeves, se enfrentaba a enigmáticos e implacables enemigos. En esta ocasión los productores han echado la casa por la ventana, y además de gastarse el presupuesto en sets de rodaje carísimos, y en cámaras que ruedan muy muy muy lento, han encontrado un pico para que actores de prestigio como Angelica Huston, Halle Berry o Laurence Fishburne figuren en el reparto.

Este estreno ni la tengo que recomendar, porque es de las que tiene feligreses, no espectadores.

Ahora os voy a empezar a hablar de una película hablando de otra. Y es que es inevitable comentar 'Bohemian Rhapsody' cuando he de glosar 'Rocketman', biografía no complaciente del gran Elton John.

No solo su director, Dexter Fletcher, terminó la de Queen cuando el realizador encargado dio la espantada (las típicas «desavenencias creativas»). También la historia, el relato de infancia y creación de un mito de la música del Reino Unido, hace que los paralelismos sean múltiples. Pero esperemos que se acaben ahí, y que la que se estrena hoy no cometa los errores de la otra, es decir, que no envuelva todo en música, como un trampantojo, para que no veamos los fallos de un filme irregular, y que tenga un relato más sólido, una evolución de personajes mejor, y sea más honesta con la gente de la que intenta contar su vida.

Para ello tiene al guionista de 'Billy Elliot', y a buenos actores como Jamie Bell, Taron Egerton o, mi guardaespaldas favorito, Richard Madden. Buen cine musical creado para que Spotify se ponga las botas con las listas de clásicos modernos.

Llegamos a las comedias. Una es francesa y está protagonizada por Omar Sy. 'Infiltrado en Miami' transcurre en Florida, a donde llega un policía gabacho a solventar el asesinato de un amigo. Pero no creáis que es un thriller, sino una buddy movie de libro, donde la risa proviene del choque cultural y de la presencia de una madre metomentodo. (¿Nadie se ha percatado que título, tono e historia son extremadamente parecidos a 'Infiltrados en Miami' (2016) con Ice Cube y Kevin Hart?)

El director ha confesado querer homenajear a las comedias americanas de los ochenta, así que los más viejos del lugar podremos encontrar elementos de 'Danko, calor rojo' (1988), de 'Superdetective en Hollywood' (1984), de 'Alto o mi madre dispara' (1992) y de 'Límite 48 horas' (1982). Mejor homenaje, y más divertido, lo encontraréis en una película a reivindicar, 'Dos tipos duros' (2016), uno de mis placeres culpables.

'10 días sin mamá' es una comedia familiar Italiana, que si no nos engañan los anunciantes (que eso nunca lo hacen, claro), ha sido número uno de taquilla en la tierra de Marco. La cosa va de una madre que se marcha de vacaciones dejando a sus tres vástagos en las manos inexpertas de un marido que sólo sabe trabajar, y que trata a sus hijos con la misma pericia que yo piloto un avión.

Si sólo veis películas americanas, esperar a la versión yankee, porque os aseguro que tiene todos los números para que le hagan un remake.

Os gusten los tipos duros indestructibles, los músicos estrafalarios hechos a sí mismos, los policías trasplantados a tierras extrañas, o los padres en apuros, que tengáis una semana de cine.

Títulos de crédito

El lunes empieza la fiesta del cine, durante tres días vamos a tener la oportunidad de ir al cine por menos de tres euros (para que luego me digan, con un gin-tonic en la mano que les ha costado seis euros, que el cine es caro). Además de las de hoy, aquí van mis recomendaciones para ver algunas cosas que aún están en nuestras pantallas.

Si queréis comedia: no hay mucho bueno, lo más salvable es 'Casi imposible'.

Si queréis acción: la obra magna de Marvel, 'Vengadores. Endgame' o la oriental 'Sombra'.

Si queréis sufrir un poquito: 'La viuda' y 'El hijo', donde aprendemos los peligros de las amables ancianitas y de los niños con cara de ángel.

Y al final, si lo único que queréis es buen cine: lo mejor de Almodóvar, 'Dolor y gloria'.

Temas

Cine