Julián Páez: «No me gusta nada el falso concepto de la pureza»

Julián Páez en plena actuación. / juanchi lópez
Julián Páez en plena actuación. / juanchi lópez

J. ALBARRACÍN

Compositor, escritor y profesor de flamenco, además de historiador del arte y con una amplia experiencia en la gestión cultural, Julián Páez (Murcia, 1972) es uno de los mejores cantaores de la Región de Murcia. Heterodoxo desde el conocimiento, esta noche presenta 'Poetas, flamencos y otros pretextos' en La Madriguera, en velada programada por Murcia Flamenca, acompañado al toque por Tomson. Le pido explicaciones.

Julián Páez

Cuándo
Viernes 11, a las 21.30 horas.
Dónde
La Madriguera (Beniaján)
Cuánto
9 €.

-¿Qué es 'Poetas, flamencos y otros pretextos'?

-El título alude a los contenidos del programa. Hay palos flamencos tradicionales interpretados a mi manera, hay algunas adaptaciones de poemas y los otros pretextos hacen referencia a mi mundo, a mi imaginario personal. Composiciones propias de diferentes motivos que pueden tener que ver con otros autores o con otros géneros musicales.

-Siempre le gustó jugar con la música y la palabra.

-Sí, porque a mí me gusta mucho la poesía, igual que me gusta la pintura y las artes en general. Cuando uno se aproxima a un autor, a un poeta o a un artista importante, siempre sale la filiación, el contacto con su obra y el conocimiento de la misma. A la hora de desarrollar una labor creativa es muy importante tener buenos referentes o, por lo menos, poder manejar una información con la que saber articular un discurso propio.

-Leo que este recital se resuelve en el límite de los géneros. ¿A qué se refiere?

-Hoy en día los géneros musicales o las prácticas artísticas tienen un carácter híbrido. No me gusta nada el falso concepto de la pureza, que aún hoy hay quien sigue debatiendo sin demasiado sentido. Los géneros están ahí para utilizarlos según lo que el artista quiera expresar. No tengo por qué mantener fidelidad a un género. El arte actual va en este sentido.

-Supongo que su cante se puede considerar más morentista que camaronista.

-Personalmente a lo mejor soy más morentista, pero los dos han sido muy importantes a la hora de abrir nuevos caminos dentro de la experimentación en el flamenco y en saber adaptarlo a los nuevos públicos. Porque todo aquello que se queda estancado, que no evoluciona o que no se adapta a las nuevas sensibilidades, de alguna forma está condenado a convertirse en un objeto museístico, sin conexión con la realidad o con las inquietudes de su tiempo. Creo que tanto Camarón de la Isla como Enrique Morente, al igual que Paco de Lucía, han sido dos personajes fundamentales en este sentido.

-¿Qué le parecen los últimos fenómenos surgidos de la heterodoxia flamenca: Niño de Elche, Rocío Márquez, Rosalía...?

-Te podría hablar de cada uno de ellos en particular, pero en general todo esto me parece muy positivo, porque de alguna manera están haciendo que gente joven se interese por el flamenco. Son artistas que conectan con la sensibilidad del público joven. Y esto es importante.

-Sr. Páez, ¿no sorprende que, teniendo festivales con tanta tradición como Lo Ferro y el Cante de las Minas, no salgan más figuras del flamenco de esta tierra?

-Sí, incluso ahora tenemos también conservatorios. Pero claro, ¿de qué nos sirve que se estudie, que se enseñe en las escuelas, si luego no tenemos un circuito profesional donde se puedan poner en práctica estas enseñanzas? Locales donde los intérpretes puedan tener una remuneración y seguir con la práctica de su cante en el ejercicio profesional, poner en práctica sus conocimientos, entrar en contacto con otros artistas y desarrollarse como profesional. Así es complicado.

-¿No le interesa el rock?

-Siempre me han interesado el rock y el pop, porque también forman parte de nuestro acervo cultural.

 

Fotos

Vídeos